viernes , 27 enero 2023

La tortura es un problema crónico: CDHDF y OACNUDH

Boletín 267/2012
22 de julio de 2012

La práctica de la tortura es un problema crónico en México, aseguraron el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, y el Oficial Nacional de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), Alan García Campos.

Al participar en el taller “Aplicación y uso del Protocolo de Estambul”, organizado por la CDHDF y la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Querétaro, el Ombudsman capitalino aseguró que la tortura representa la forma más extrema de deshumanización y desprecio por la otra persona.

“La tortura implica una forma de privatización, de particularización de la fuerza pública, y esto es importante que se entienda porque está relacionado con este componente de compasión que también tiene esta práctica”, señaló.

Al abordar el tema “Balance sobre la situación de la tortura en México y el derecho a la integridad personal” en el patio central de la sede de la Comisión Estatal de Querétaro, indicó que las quejas relacionadas con el Ministerio Publico y los cuerpos de seguridad siguen siendo la principal fuente de trabajo de los Organismos Públicos de Derechos Humanos del país, lo cual, dijo, es grave.

“Eso es grave en un contexto en el que, paradójicamente, hemos venido transitando, que es el fortalecimiento del marco jurídico nacional y local a la luz de la Reforma Constitucional en Materia de Derechos Humanos”, subrayó.

Sin embargo, enfatizó, pese a la Reforma Constitucional el discurso de los derechos humanos en lugar de fortalecerse se ha desgastado.

“Estamos viendo un proceso en el que en la descalificación y la apuesta por la fuerza, el valor de los derechos humanos se va dando en un contexto en el que pareciera que se trata de obstáculos a la consecución plena de la justicia, del orden y la seguridad”, finalizó.

Por su parte, Alan García Campos advirtió que la práctica de la tortura en México se encuentra en una situación crítica debido a su crecimiento a partir de la llamada lucha contra el crimen organizado.

Detalló que los organismos internacionales de derechos humanos le han destinado al país 1,5167 Recomendaciones sobre múltiples temáticas, de las cuales 153 tienen que ver con el derecho a la integridad personal, lo que supone que 10% ellas abordan esta problemática.

Sobre el derecho a no ser sometido a tortura, informó que hay 108 Recomendaciones. “Es decir, el 6.8% de las Recomendaciones de organismos internacionales, tanto del sistema de Naciones Unidas como el sistema Interamericano, guardan relación con este tema”, recalcó.

Explicó que de las seis sentencias en las que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) ha encontrado responsable al Estado mexicano, en cinco de ellas se ha acreditado la violación al derecho a la integridad personal, y en tres de estos casos se acreditó tortura y en dos tratos crueles, inhumanos y degradantes.

El funcionario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recordó que la Asociación de Cristianos para la Abolición de la Tortura (ACAT) reportó que hubo un retroceso frente al aumento de este flagelo, pues es practicada de forma recurrente por todas las fuerzas del orden y utilizada como un método de investigación constante.

A su vez, el Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos del estado de Querétaro, Miguel Nava Alvarado, aseveró que los derechos de las personas hoy en el país, debido al contexto actual por el que atraviesa, constituyen uno de los pocos “mecanismos no violento” que tiene la sociedad para enfrentar el abuso, el exceso y la omisión de las autoridades.

“Desafortunadamente, hoy las violaciones a derechos humanos tienen que ver con el tema de la tortura, la desaparición forzada y con algunos casos de ejecución sumaria”, manifestó.

Reiteró que la defensa de los derechos ciudadanos constituye un bastión en contra del abuso o la omisión de los servidores públicos.

Al finalizar la conferencia magistral del taller “Aplicación y uso del Protocolo de Estambul”, el Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, y elOmbudsman queretano, Miguel Nava Alvarado, firmaron un Convenio Marco de Colaboración para conjuntar esfuerzos en pro de los derechos de las personas. El Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Tlaxcala, Francisco Mixcoatl Antonio, fungió como testigo de honor.