viernes , 3 febrero 2023

Transcripción de la entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia en la Inauguración del Diplomado en Derechos Humanos y el uso de la Fuerza en la Actuación de los Cuerpos de Seguridad

Transcripción 46/2012
24 de mayo de 2012

Pregunta (P): … quejas por abuso policiaco en la ciudad de México?

Doctor Luis González Placencia (LGP): El 11% de las quejas que recibimos el año pasado tienen que ver con algún tipo de abuso policial, y de las 13 Recomendaciones que emitimos en el año, cuatro por lo menos refirieron actos de tortura.

P: ¿Estos casos contra quienes en particular, contra elementos de la Procuraduría General..?

LGP: Son tres instituciones, por supuesto la Policía de la ciudad de México, recordarán ustedes el caso de Tepito que fue muy divulgado, la Procuraduría General de Justicia, la Policía de Investigación y en el ámbito penitenciario, los custodios.

P: En este caso, de acuerdo con la percepción de la Comisión ¿los elementos policiacos están capacitados para llevar a cabo la función, sobre todo si conocen el marco legal  que rige su función?

LGP: Lo que hemos visto, particularmente en los casos en los que hemos emitido Recomendación, es que, si están capacitados, esa capacitación no se aprecia, cuando vemos actos como estos. Yo creo que es importante destacar aquí que hay un componente que hay que erradicar, que no se lee en ningún Manual, que no se lee en ningún instrumento internacional, que es la actitud de venganza que luego acompaña a actos como estos, particularmente cuando se parte de una concepción equivocada del espíritu del cuerpo, cuando la Policía se siente agredida reacciona o sobrerreacciona con actos de tortura, como actitud, como una actitud de defensa de ese espíritu de cuerpo, y eso es importante que ellos lo sepan, que ellos se den cuenta, que como se decía aquí, la fuerza que utilizan es fuerza pública, no es fuerza de ellos como cuerpo, y que están por lo tanto obligados a administrarla.

P: Su ponencia ¿en qué se va a centrar?

LGP: Básicamente en torno a la relación que hay entre Seguridad y Derechos Humanos, la seguridad se consigue a través de los derechos humanos, el tema de la necesidad de que ellos apliquen, sepan aplicar lo que está en los manuales, lo que están en los instrumentos internacionales, y un tema que a mí me importa mucho comentar con ellos es el de la responsabilidad. La labor que ellos realizan es una labor compleja, es una labor que no les permite a veces tomar decisiones adecuadas, porque está en riesgo también su integridad y su vida, pero eso no significa que esos actos deban quedar en la impunidad, hay una responsabilidad que hay que asumir.

P: Para ellos ¿es una tarea fácil? Partiendo del punto de vista que muy poca porción de la población tiene respeto por los elementos policiacos y confianza en ellos?

LGP: Lo que hemos notado sobre todo en unas situaciones que se han dado en  la ciudad, que todas y todos ustedes conocen, el caso de la ladys de Polanco, casos de abuso de poder como el de Tepito, dan muestra de dos actitudes que se tienen; una que ve claramente en la Policía a la gente que se puede denigrar, a la que se puede ofender y a la que se puede pasar por encima; y otra actitud que al contrario, que ve más bien una fuente de temor en la actuación policial. Ambas actitudes son erróneas y desafortunadamente generan un círculo vicioso que hay que romper. La Policía no puede reaccionar contra esta discriminación de la que es objeto, con abuso y con malos tratos y tortura. Hay que cambiar  por lo tanto, tanto la actitud ciudadana respecto de la Policía, como la actitud de la Policía respecto de la ciudadanía, y eso pasa por la construcción de confianza, de certeza y por la eficacia.

P: Llama la atención que se reúnen aquí todos los representantes de Seguridad Pública, de la Procuraduría, de Reclusorios, y sin embargo siguen dándose casos de tortura, incluso que ustedes han estado documentando lo que pasó en la comunidad de San Fernando, y todavía hace un minuto el representante de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario continúa afirmando que no hubo tales actos de tortura, ¿qué es lo que está pasando ahí? Pareciera que en el discurso hay toda la disposición, pero en los hechos entonces no está sucediendo.

LGP: Lo importante aquí es documentar estas situaciones, como lo ha venido haciendo la Comisión, yo creo que está muy claro, por lo pronto en las Recomendaciones que se emitieron el año pasado, están documentados los casos, está probada la tortura. En el caso del Centro de Justicia para Adolescentes, estamos realizando la investigación, pero estamos recabando todos los elementos, los partes médicos, las propias observaciones que nuestros médicos hicieron sobre estos jóvenes, y toda la evidencia para en un momento dado, ya determinar si efectivamente hubo tortura o no la hubo, pero lo cierto es que sigue ocurriendo, está ahí es evidente…

P: Que hubo un abuso de la fuerza en ese caso en específico.
LGP: Así es, nosotros presumimos ese abuso, y lo investigamos.

P: ¿Cómo podemos creerles que tienen toda la disposición, que les dan estos diplomados, si al final de cuentas no aceptan hechos como los ocurridos la semana pasada?

LGP: Para nosotros es importante cumplir con lo que nos toca, que es por una parte, señalar cuando estos abusos ocurren, pero también por la otra, poner los elementos en la mesa de discusión y de diálogo para que ellos los tomen. Ahora, cursos como estos, que esperamos, tengan como resultado reducir la tortura y los malos tratos, también a nosotros nos sirven para elevar el estándar y para poderles, cuando hacemos los reclamos, hacérselos con mayor energía, porque estamos hablando de gente que ya se capacitó.

P: Quisiera que me explicara ¿cómo quedó el asunto del Grupo Tiburón? Si esta disolución del Grupo iba a ser de manera inmediata o iba a ser de manera gradual

LGP: Se planteó el tema como una desaparición gradual, así es.

P: Y lo que creen ustedes o lo que presumen ustedes en el asunto de menores es que fue el Grupo Tiburón el que participó para calmar esa riña en San Fernando.
LGP: Pero como bien dices es una presunción.