domingo , 5 febrero 2023

Exhorta CDHDF a Ejecutivo local a un cambio de actitud que redunde en el reconocimiento de las víctimas y a enmendar daños por violaciones a derechos humanos

Boletín 192/2012
23 de mayo de 2012

• Aún queda tiempo para demostrar su interés por consolidar un régimen de derechos, advierte Ombudsman al presentar su Informe Anual 2011

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, exhortó al Ejecutivo Local a encabezar, junto con su Gabinete, un cambio de actitud hacia el mandato de este Organismo Defensor, que redunde en el reconocimiento de las víctimas de violaciones a sus derechos humanos, así como para enmendar los daños causados.

“Un gobierno democrático no sólo es el que promueve los derechos, sino aquel que reconoce cuando los viola y se compromete con la reparación integral de los daños a las víctimas”, dijo en la presentación de su Informe Anual 2011 ante la sociedad civil.

El Ombudsman capitalino dijo que aún “Queda tiempo para demostrar que el interés que el Gobierno de la ciudad ha explicitado por consolidar un régimen de derechos puede transmitirse también a todos quienes integran el servicio público e irradiar hacia los otros Órganos de Gobierno de la ciudad”.

Y es que, pese a los esfuerzos señalados en materia de salud y seguridad pública, González Placencia habló también por las miles de personas victimizadas por autoridades del Distrito Federal, de las que dan cuenta las atenciones y los servicios otorgados en esta Comisión.

Es mandato de la CDHDF, insistió, “representar a las víctimas, víctimas de Estado, y buscar que se las resarza y que se enmiende lo necesario para que los actos que les victimizaron no vuelvan a ocurrir”.

Seguro estoy, expresó, que la ciudad tiene todo para que Gobierno, Comisión y sociedad civil avancemos juntos en la construcción de una efectiva cultura de derechos; y agregó que “Fortalecer a la Comisión y respetar su autonomía es muestra de vanguardia política, y de compromiso con los derechos de todas y de todos”.

González Placencia celebró que la ciudad de México, a diferencia del resto del país, esté a la vanguardia en la promoción de los derechos humanos, gracias a la fortaleza y organización de la sociedad civil, que ha demostrado una sólida conciencia sobre sus derechos.

Destacó la incidencia de la CDHDF, a través de la elaboración de Informes Especiales, Informes ante Organismos Internacionales, litigio estratégico de casos, acciones conjuntas con defensorías locales, conferencias de prensa, debate público en medios de comunicación, amicus curiae y Acciones de Inconstitucionalidad presentadas ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), así como su presencia y participación ante la Comisión (CIDH) y la Corte Interamericanas de Derechos Humanos (Corte IDH), la Unión Europea (UE) y los Grupos de Trabajo del Sistema de Naciones Unidas.

Dijo que la CDHDF articuló todos sus esfuerzos y herramientas para denunciar escenarios de violaciones a derechos humanos, a través de la emisión de 13 Recomendaciones en 2011, en las que es ya impostergable intervenir: la relación entre gobierno y ciudadanía con motivo de la construcción de obra pública y privada; la violencia estructural contra las mujeres, las personas privadas de la libertad y las poblaciones callejeras; y el sistema penal.

La intervención, señaló, deberá considerar la Reforma Constitucional en materia de derechos humanos y de su impacto en la vida pública, en virtud de la cual la CDHDF ha creado también nuevos espacios para maximizar sus capacidades de defensa, su potencial de promoción y sus posibilidades de incidencia en materia de derechos humanos, como la Quinta Vistaduría, la Consultoría General Jurídica, el Centro de Investigación Aplicada en Derechos Humanos, la Unidad de Acompañamiento a Víctimas con enfoque psicosocial, y la Coordinación de Relatorías para la libertad de expresión, los derechos de las mujeres, de la infancia y la juventud, para defensoras y defensores y para las personas con discapacidad.

En su intervención, la Presidenta de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Alejandra Barrales Magdaleno, coincidió en señalar los avances en el marco jurídico local que colocan a la ciudad a la vanguardia en materia de derechos humanos a nivel local e incluso con reconocimiento internacional.

Adelantó que la V Legislatura que encabeza materializará iniciativas de reforma que se han trabajado junto con la CDHDF, y que reconocen derechos y amplían las libertades de las personas que habitan y transitan en la ciudad de México.

Por su parte, el Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), Edgar Elías Azar, se refirió a la nueva época a la que los juzgadores tanto como las entidades públicas deberán responder en el marco de la Reforma Constitucional, en lo que respecta a los principio de convencionalidad y pro persona, “sin atajos interpretativos”, dijo.

Destacó que el Distrito Federal cuenta con el primero y hasta la fecha único sistema de indicadores de derechos humanos en el mundo, acorde con la Organización de la Naciones Unidas: “Nuestro Tribunal ha otorgado un carácter prioritario a la promoción, protección y defensa de los derechos humanos y género, así como al Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal, que nos pone a la vanguardia en la creación de políticas públicas interinstitucionales que tiene por objetivo conseguir una mejor calidad de vida para todos”.

Al hablar en representación del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, el Subsecretario de Gobierno capitalino, Juan José García Ochoa, consideró a la CDHDF como la Comisión más autónoma, más independiente, más activa y más comprometida del país.

Dijo que la actual administración ha atendido 40 mil quejas que la CDHDF ha representado y ha promovido, pero estimó insuficiente el trabajo de atención al sistema de quejas y Recomendaciones del Organismo, “es necesaria una intensa colaboración permanente con este para poder incidir y transformar las políticas públicas”.

Señaló la necesidad de discutir temas como la manera como se informa y se da acceso a la participación ciudadana en las políticas públicas de la ciudad, particularmente en las obras públicas, apoyados en la Ley de obra pública que se discute en la ALDF, para garantizar que los ciudadanos tengan mayor participación en la definición de las obras que les afectan.

Confió en que la ciudad pueda tener su propia Constitución en la que queden plasmados todos los derechos y las libertades conquistadas, así como el Derecho a la ciudad de quienes la habitan y la transitan. Tal aspiración “debe ser un objetivo común de ciudadanos, instituciones, organizaciones, defensores de derechos humanos y de esta que es nuestra Comisión de Derechos Humanos”.

A su vez, la Consejera de la CDHDF Nashieli Ramírez, señaló que cada vez que no se acepta una Recomendación y no se avance en su cumplimiento se revictimiza a la víctima, “se limita la protección de los derechos de las personas frente a los abusos que en el ejercicio de sus funciones pudieran cometer los entes públicos y se niega la posibilidad de que situaciones injustas e irregulares no vuelvan a repetirse corrigiendo por quienes corresponda, conductas inaceptables”.

Añadió que cada vez que se califican las tareas de vigilancia y defensa, como críticas personales o disensos sin fundamento, no sólo se debilita el mandato de esta Comisión, sino también se retrasa el establecimiento de una democracia sólida, plena y asentada.

Además, siguió, se retrasa la consolidación de un gobierno que no se defina por la prestación de servicios públicos, sino por su carácter garantizador de los derechos humanos y las libertades ciudadanas. “Adicionalmente, querámoslo o no, se toleran espacios de oscuridad, de opacidad, o de tinieblas que abren las puertas a la corrupción”.

Dijo que si bien todos los avances en materia de derechos humanos que se han tenido en la ciudad se debe a la conjunción de esfuerzos, a la concurrencia de la sociedad y de todos los actores institucionales, incluyendo a la CDHDF, en el pasado reciente esta concurrencia parece desdibujarse y con ello se debilita la garantía y la promoción de los derechos.

Por su parte el activista Eduardo Gallo, representante de la Sociedad Civil, refirió que del Informe de la CDHDF se desprende que todos los problemas de violencia generalizada que se viven en prácticamente todo el país no inciden de manera drástica en la vida de los habitantes de la ciudad o en violaciones a sus derechos humanos.

Señaló sin embargo que hay problemas que se están incubando, relacionados con el crecimiento poblacional, tales como la imposibilidad de garantizar que en 20 años se va a poder vivir aquí, que habrá agua para los habitantes de la ciudad, que se podrá retirar y confinar la basura en un lugar seguro, y la existencia de vialidades que permitan la circulación de todos los vehículos.

Dijo que para que la CDHDF cumpla con los retos que enfrenta “como esperan y exigen los ciudadanos”, requiere de coordinación y la construcción de acuerdos institucionales con otras dependencias, del apoyo sustancial del Jefe de Gobierno, de todo el Poder Judicial y la propia ALDF, además de que tenga la facultad de presentar denuncias penales.