viernes , 27 enero 2023

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la Ceremonia de la Firma de la Carta Compromiso por los Derechos Humanos en la Ciudad de México que signaron las y el candidato a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

Transcripción 43/2012
21 de mayo de 2012

Pregunta (P): Inaudible…

Doctor Luis González Placencia (LGP): Esto es previo a la posibilidad de que cualquiera de las candidatas o el candidato asuma la Jefatura de Gobierno, sobre la relevancia que tienen los derechos humanos en la ciudad, sobre los avances que ya tenemos. Esta Carta Compromiso refleja los avances que se tienen en la ciudad, pero es un punto de partida apenas, a partir de ahí se puede construir mucho más; y también un llamado de atención sobre la necesidad de generar una sinergia positiva entre gobierno y la Comisión.

P: Señor, ¿cuáles son las principales demandas o necesidades en derechos humanos en la ciudad?

LGP: Tenemos varias áreas en donde hay pendientes muy importantes. Nosotros hemos señalado con mucha insistencia todo el tema de procuración de justicia, el ámbito de la procuración de justicia; las policías, todavía Seguimos teniendo casos de tortura, de abuso policial en la ciudad; el tema de las prisiones, por supuesto; pero también hay otros sectores que no son tan visibles o que no han sido tan visibilizados que sufren de violaciones continuamente, estamos hablando de las poblaciones callejeras, por ejemplo; estamos hablando de los jóvenes en diversas zonas de la ciudad que son victimizados y son criminalizados; estamos hablando de las mujeres que en las instituciones públicas son víctimas frecuentes de todo tipo de abuso; y un escenario que ha surgido en los últimos años que tiene que ver con la relación del gobierno con la ciudadanía con motivo de las construcciones tanto de obra pública como de obra privada.

P: Hablando de eso, ¿cuáles serían los casos que quedan pendientes en este Gobierno capitalino ya a su salida y si me podría dar alguna calificación que se merezca este gobierno en derechos humanos?

LGP: Yo creo que ha habido un avance importante, hay que decirlo con claridad. Lo cierto es que cuando uno ve lo que pasa en otras ciudades de la República aquí en la ciudad de México, primero, tenemos un marco jurídico mucho más amplio, hay leyes de avanzada sin duda; también tenemos una actitud de parte de los y las servidoras públicos diferente frente a los derechos humanos, digamos que ya han entendido que forma parte de su tarea; y quizá lo que ha hecho falta es lo necesario para que esto se materialice, para que la sociedad en su conjunto entienda el valor de los derechos. Además en este Gobierno se generó el Programa de Derechos Humanos que es el único que ha sido posible consolidar en el mundo, ese es un logro muy importante que se dio por supuesto a iniciativa de la Comisión, pero con la ayuda y la sinergia que se logró con el Gobierno. No te daría una calificación para no ser injusto…

P: ¿Pero sí se quedaron muchos temas en palabras bonitas y no en aplicación de…?

LGP: Sí, se quedaron muchos temas. Ojalá que el Gobierno siguiente quien sea que lo encabece los asuma de inicio, éstos que comentaba yo hace un momento. La Comisión es un termómetro interesante de lo que falla. Nuestro trabajo no es aplaudirle al Gobierno lo que hace bien, ellos tendrán que cacarearlo por su cuenta. Nos toca a nosotros señalar, aunque fuera un ciudadano al que se le violaron los derechos, nos toca a nosotros señalarlo. Entonces como decía, hemos identificado a partir de las quejas que tenemos estos escenarios que les comentaba yo y que sí se convierten en una prioridad para la atención en el próximo Gobierno.

P: ¿Buscaría una mejor relación con el Gobierno capitalino, ya que en este no tuvo una muy buena relación con Marcelo Ebrard?

LGP: Sí, yo creo que… Haber, es importante que se entienda que la Comisión es un órgano de Estado, que la coordinación y la comunicación que debe haber con los demás órganos de Estado debe ser positiva, debe ser fructífera, pero sin que ello signifique un menoscabo en la autonomía, sin que ello signifique tampoco que un órgano como éste va a no decir lo que tiene que decir, a no expresar lo que tiene que expresar, porque además hay que considerar que cuando la gente se acerca a nosotros la Comisión es el último lugar después de muchos en los que no les hicieron caso, en los que no les hicieron justicia. Entonces hay una obligación nuestra, más allá de las relaciones personales que se puedan establecer con los gobernantes hay una obligación nuestra de alzar la voz por la gente que así nos lo pide.

P: ¿Cuántas Recomendaciones quedaron inconclusas en este sexenio o cuáles fueron los más importantes?

LGP: Aquí el tema ha sido que aunque el número de Recomendaciones rechazadas bajó, el número de las aceptadas también, y es que esto se debe a esta figura que es la aceptación parcial que hoy existe como posibilidad, y que entonces permite que se acepte parte de la Recomendación, parte no. Normalmente lo que no se acepta es lo más importante, pero a nivel de estadística estas Recomendaciones aparecen como no rechazadas, lo cierto es que es como ver el vaso medio vacío o medio lleno.

P: ¿Cuál es el porcentaje?

LGP: El año pasado, por ejemplo, todas ellas fueron aceptadas parcialmente, este año vamos también más o menos por el mismo camino. Entonces un llamado que hemos hecho también al candidato y las candidatas tiene que ver con eso, con la necesidad de que se revise este régimen de aceptación de las Recomendaciones y particularmente que se cumpla con ellas.

P: ¿Se debería hacer una reforma o iniciativa para que las Recomendaciones sean tomadas en cuenta por ley?

LGP: Bueno, deben serlo por ley. Ahora estamos en un proceso de revisión de la Ley de la Comisión porque tenemos un marco jurídico nuevo, hay que nuevamente replantear el horizonte jurídico de la Comisión y ahí se está llevando adelante una discusión sobre este tema, no es un tema que tenga una salida sencilla.

P: Señor, la aceptación de los candidatos cuál ha sido…

LGP: Todos han firmado, entonces esperamos que así siga siendo…

P: ¿Algún candidato que haya tenido mayor voluntad, señor?

LGP: No, todos, los cuatro por igual…

P: Oiga, la Subsecretaría del Sistema Penitenciario señaló que había sido un poco severo lo que ustedes dijeron acerca de lo que había pasado ahí en la Comunidad de San Fernando.

LGP: Esos son los datos que nosotros tenemos, efectivamente son datos a partir de los testimonios de los jóvenes, pero eso no les quita ningún valor. La investigación se está llevando adelante y la investigación ya nos dirá cuál fue la magnitud del daño que se les ocasionó.

P: ¿Pero ustedes sí tienen entonces conocimiento de que haya entrado el Grupo Tiburón ahí al tutelar?

LGP: Estamos investigando si esto efectivamente ocurrió, lo que tenemos ahora, como te decía, son los testimonios de los jóvenes con los que nos entrevistamos y eso para nosotros es un punto y por supuesto que merecen toda nuestra atención.

P: Y por ejemplo en la cuestión de las lesiones, ustedes también decían que no se les dio la atención médica necesaria porque hubo cuestiones como de fracturas y demás, pero  la Subsecretaria dice que ahí están los certificados de la Secretaría de Salud.

LGP: Afortunadamente eso es fácil de verificar. Nuestros médicos también harán los estudios que sean pertinentes, vamos a revisar desde luego los certificados y aquí lo importante es que el tema está bajo investigación, entonces una vez que tengamos ya la información emitiremos una resolución final.

P: Oiga y sobre el caso de los policía, los judiciales que fueron detenidos la semana pasada, ayer ustedes estaban diciendo que también abrieron una Investigación de Oficio e incluso algunos de los personajes están relacionados con otras violaciones en otras quejas que ustedes tienen.

LGP: Claro, nos ha preocupado mucho el tema porque estamos hablando de policía en funciones que habían sido señalados ya por la Comisión en otros momentos como participantes de violaciones de derechos humanos. Nos preocupa mucho el mensaje que se envíe sea un mensaje de no tolerancia de estos actos y de no impunidad. Sabemos que están ya siendo o en camino de ser procesados, ojalá que verdaderamente se cumpla con estos procesos de manera adecuada para que en caso de comprobárseles participación en delitos sean sancionados penalmente.

P: ¿Cómo va la queja que interpuso la señora Wallace en contra de la revistaProceso?

LGP: Bien, la estamos investigando, la seguimos integrando, estamos en comunicación con sus abogados y una vez que tengamos elementos ya emitiremos una resolución final.

P: ¿Pero ya se sabe en contra de quién sería, contra los dueños de la revista o de…?

LGP: No, nosotros estamos investigando a las autoridades que eventualmente pudieron haber permitido el acceso a esta información que son tres: la Procuraduría de Justicia de la ciudad, la Secretaría de Seguridad Pública y el Sistema Penitenciario.

P: ¿En cuánto tiempo se podrá saber si hay alguna irregularidad?

LGP: Seguramente en un mes aproximadamente. Estamos hablando con todas las autoridades, haciendo visitas a los lugares, revisando los archivos, en fin.

P: Oiga, Ombudsman, ¿cómo vio las propuestas de los candidatos sumado a este compromiso que signaron? ¿Son buenos intentos, buenas promesas, pero qué faltaría?

LGP: Bueno, faltará que las materialicen ahora que cualquiera de ellas o él lleguen a la Jefatura de Gobierno. Revisando sus plataformas sí nos damos cuenta de que en algunos casos hay temas de derechos humanos que no son anunciados como tales; en otros casos hace falta una perspectiva de género, por ejemplo. Es interesante ver que a pesar de que son tres candidatas la perspectiva de género no está del todo instalada. Y lo que vemos entonces con la firma de esta Carta Compromiso, que todos leyeron y que todos estuvieron de acuerdo en firmar, es que hay una posición favorable al tema. Ojalá que cualquiera de quien llegue a la Jefatura de Gobierno efectivamente los asuma. De cualquier manera ya están firmados, ahora podemos exigírselos.

P: ¿Cuál va a ser la estrategia de la Comisión en dado caso que cualquiera de ellos quede no hacer que se les olvide y que quede en letra muerta?

LGP: Queremos, y lo hemos platicado con ellas y con el doctor Mancera, reunirnos una vez que los resultados estén claros, reunirnos con ellas y él para platicar sobre cómo tendría que ser la relación con la Comisión. Yo creo que ahora hay un marco que exige que esa relación sea distinta; es decir, la Comisión no es solamente un órgano más en la ciudad, es un órgano Constitucional, y dado que los derechos humanos se convierten en el eje de la política pública, se convierte en una instancia en la que hay que consultar prácticamente para todos los temas, con miras a evitar que se cometan violaciones, a identificar los problemas que son estructurales y a resolver los pendientes que tenemos.

P: Isabel Miranda fue la única que se comprometió, por así decirlo, en entrevista a hacer obligatorias estas Recomendaciones que usted realiza, ¿también podría faltar eso en los candidatos?

LGP: Bueno, lo importante aquí es que lo hagan una vez que ya asuman. Ahora es importante que los hayan firmado, que se comprometan. Todos estos compromisos están en la ley, todos estos compromisos están en la Constitución, están en el Programa de Derechos Humanos, entonces ya están obligados a ello, pero para nosotros era muy importante que lo refrendaran públicamente y ante ustedes.

P: Sobre esta necesidad de hacer obligatorias las Recomendaciones, ¿hay algo que se pueda hacer para concretarlo de manera pronta?

LGP: Nosotros estamos en una discusión sobre eso, porque hay diversas posiciones. En lo personal yo no estoy seguro de que hacer obligatorias las Recomendaciones sea el mejor camino, pero estamos escuchando varias voces porque estamos ahora en un proceso de reforma de nuestra propia Ley. Seguramente a principios de la legislatura siguiente se conocerá la iniciativa que le vamos a proponer a algún diputado o diputada para que la presenten ante la Asamblea, seguramente de la Comisión de Derechos Humanos de la propia Asamblea, y ahí veremos ya si la discusión nos llevó por el lado de hacer obligatorias las Recomendaciones o más bien de generar otros mecanismos para vincular al Gobierno con el cumplimiento. Gracias.