jueves , 29 septiembre 2022

El avance en los derechos de la población LGBTTTI aún no refleja cambios de aceptación en la sociedad: Ombudsman capitalino

Boletín 205/2012
31 de mayo de 2012

• Presentan el “Diagnóstico de la situación de las políticas públicas para el ejercicio de los derechos humanos de la población LGBTTTI en el Distrito Federal”.

No obstante el avance legislativo en el reconocimiento a los derechos de la población lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI), lo cierto es que este desarrollo no necesariamente refleja cambios inmediatos en la sociedad, aseveró el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia.

“Todavía hay un importante trecho que avanzar para lograr una conciencia laica, una conciencia que trascienda hacia lo que los especialistas denominan una moral posconvencional; es decir, una que permite la posibilidad de coexistencia de múltiples estilos de vida y que dan cuenta de la diversidad humana”, subrayó.

En la presentación del “Diagnóstico de la situación de las políticas públicas para el ejercicio de los derechos humanos de la población LGBTTTI en el Distrito Federal”, editado por la CDHDF y la organización Enclave, Equidad Social y Transparencia, AC, enfatizó que si bien es cierto que no hay en los ordenamientos jurídicos un despliegue normativo como el que se esperaría para la protección de esta población, sí existen otros instrumentos para que el Estado cumpla con sus obligaciones.

“Hay instrumentos que protegen los derechos a la intimidad, a la vida familiar, a la autonomía, a los derechos sexuales y reproductivos; y los instrumentos internacionales que protegen la libertad de decisión, la integridad y la vida”, subrayó.

El Ombudsman capitalino puntualizó que la normatividad debe aplicarse de manera integral para proteger los derechos de todas y todos aquellos que ven vulnerados sus garantías por motivo de la orientación sexual.

Dejó en claro que no basta con generar cambios legislativos si no se trabaja también en términos de política pública para que los derechos puedan ejercerse a plenitud.

“Los pendientes que existen, por ejemplo, en materia de acceso al derecho a la salud y a la seguridad social, que tienen hoy los matrimonios heterosexuales, tienen que garantizarse de manera plena para todas las personas que contraen matrimonio, con independencia de cuál sea su sexo”, enfatizó.

El Presidente de la CDHDF recordó que en el Distrito Federal la discriminación es un delito y para que funcionen las leyes de manera adecuada quienes son víctimas de éste delito deben denunciar.

En este sentido, se pronunció por impulsar una moral de tipo poscovencional que impulse el respeto a la diferencia.

“Toleramos lo que no aceptamos, lo que no nos gusta, pero no tenemos otra posibilidad que convivir con aquello que no nos gusta y eso refleja una actitud de rechazo. El respeto significa aceptar al otro como es y en esa misma dinámica hacernos aceptar como somos”, finalizó.

En su oportunidad, la Presidenta de Enlace, Equidad Social y Transparencia, AC, Sara Murua Hernández, lamentó que la agenda de la población LGBTTTI no se tome en cuenta en los programas presupuestales de los gobiernos, tanto a nivel local como federal.

“El Diagnóstico en ese sentido es muy crítico”, indicó.

Además, señaló que lo que ha encontrado la Red Interinstitucional de Atención para la Diversidad Sexual (RIADS), integrada por más de 20 instituciones del Gobierno capitalino que busca frenar la discriminación, es que no hay indicadores o estadísticas de atención a la diversidad sexual.

A su vez, el Presidente del Consejo Asesor del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF), Jorge Yáñez López, reiteró que el hecho de contar con un marco normativo, que sirve incluso de modelo a otras entidades, no lleva implícito el acceso inmediato a servicios y programas institucionales que modifiquen el problema sistémico de la discriminación.

“El Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal, que contempla 87 líneas de acción que las dependencias públicas tendrían que realizar para reducir brechas de desigualdad hacia este sector, se topa en la práctica con incumplimientos”, dijo.

Afirmó que las demandas ciudadanas de la población LGBTTTI aún no han dejado de representar la agenda incómoda de los derechos humanos y de los programas de desarrollo metropolitano.

En la presentación del “Diagnóstico de la situación de las políticas públicas para el ejercicio de los derechos humanos de la población LGBTTTI en el Distrito Federal” participó también el asesor de la Secretaría de Desarrollo Social del Distrito Federal, Ricardo Hernández Ramírez.