martes , 7 febrero 2023

Se requiere un nuevo perfil de jueces que elaboren resoluciones apegadas a los derechos humanos

Boletín 127/2012
6 de abril de 2012

  • Que apliquen sin miedo todo el poder del Poder Judicial

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, sostuvo que se requiere un nuevo perfil de jueces en nuestro país que actúen sin miedo al elaborar sus resoluciones apegadas a los derechos humanos.

Durante el Curso Reformas Constitucionales en Materia de Amparo y Derechos Humanos, realizado en el Instituto de la Judicatura Federal, enfatizó que necesitamos un perfil de jueces diferente. Reformas como la constitucional en materia de derechos humanos obligarán, sin importar en que nivel estén, a aplicar todo el poder del Poder Judicial sin miedo.

El Ombudsman capitalino afirmó que un ejemplo del nuevo perfil se observó en el proyecto del Ministro Arturo Zaldívar sobre el caso Florence Cassez: es novedoso y empujó el estándar a seguir.

Apuntó que no hay un recetario, hay que actuar en caso, es una labor que se ira construyendo día a día. Se requiere construir resoluciones apegadas al principio pro persona, apegadas a los derechos humanos.

Al participar en la Mesa: “Aspectos Relevantes en el Curso”, Luis González Placencia estuvo acompañado por los Magistrados Leonel Castillo González y Jean Claude Tron Petit, así como por Luis Miguel Cano López, José Luis Caballero Ochoa y Karina Ansolabejere.

El Presidente de la CDHDF explicó que la evolución de la reforma constitucional tiene que ver con reconocer el rol central de los derechos humanos por su impacto fundamental en el papel de los jueces que este país requiere.

“No sólo en el plano jurídico, sino en la política pública. Hay que entender esta idea porque ya no son lo que eran antes. Los derechos humanos no son metafísica jurídica, han evolucionado”, sentenció.

Relató que hace 10 años el Instituto de la Judicatura Federal se dio a la tarea de ir formando esta noción de jueces, de ir generando dichas condiciones más allá de una reforma constitucional posible.

“El perfil inicial requiere una posición distinta frente al Derecho y la protección de estos derechos. Significa considerar que cuando se habla de protección de derechos, hablamos de protección de personas. Esto tiene una implicación en la manera en que entendemos las normas jurídicas”, señaló.

Luis González Placencia aseveró que a partir de los 90s se habló de una nueva posición de jueces que generaría un hiperactivismo judicial. Esta nueva filosofía coloca a los jueces como garantes de la democracia. El cambio de rol de los jueces en las nuevas democracias, dijo, protegen los derechos de todas y todos, incluyendo los de las minorías.

Eso implica también una visión política acerca del papel que tiene el Derecho para ir construyendo una democracia como la que aspiramos. Por tanto, la única manera de controlar efectivamente el activismo judicial es a través de una argumentación sólida y rigurosa, destacó.

El Presidente de la CDHDF  afirmó que esta noción conlleva a posicionarse de forma distinta, a aprender que las normas no son sólo normas, hay que buscar contenidos para que a través de las argumentaciones se generen estos controles al activismo judicial.

Cabe destacar que el Curso Reformas Constitucionales en Materia de Amparo y Derechos Humanos, realizado en el Instituto de la Judicatura Federal, estuvo dirigido a secretarios y actuarios de órganos jurisdiccionales federales; defensores públicos y asesores jurídicos del Instituto Federal de la Defensoría Pública.