viernes , 3 febrero 2023

Condena CDHDF asesinato de corresponsal de Proceso en Veracruz

Boletín 157/2012
29 de abril de 2012

  • Llama a autoridades competentes a agotar líneas de investigación

La periodista Regina Martínez, corresponsal de la revista Proceso en Veracruz, fue encontrada asesinada la tarde de este sábado en su domicilio, en Xalapa, Veracruz. El cuerpo de la periodista presentaba golpes contusos en la cara y el cuerpo y señales de estrangulamiento, de acuerdo con la versión de la Procuraduría General de Justicia del estado de Veracruz, a cargo de Felipe Amadeo Flores Espinosa.

La periodista llevaba más de 10 años como corresponsal de Proceso y antes había sido reportera del Diario de Xalapa y corresponsal del diario La Jornada en Veracruz. Cabe señalar que en Veracruz, a la fecha, han sido asesinados 10 periodistas; en tanto que dos más desaparecieron.

La CDHDF expresa solidaridad con las y los familiares de la periodista y se suma a las múltiples voces que han condenado el asesinato. Asimismo, hace un llamado a las autoridades competentes para que agoten la línea de investigación de los hechos relacionados con las labores de la periodista; derivado de la naturaleza del delito, éste exige ser atendido.

De acuerdo con informes de organizaciones como Artículo 19, en cuatro de cinco crímenes de periodistas en Veracruz, anteriores al ayer de Regina Martínez, no hay un sólo detenido. Ello habla del nivel de impunidad imperante en el estado.

La CDHDF reitera que es obligación del Estado mexicano investigar estos homicidios de manera eficaz y eficiente, para así determinar sus causas y sancionar a los responsables como parte de la protección del derecho a la vida.

La carencia de adecuadas investigaciones y la impunidad, en relación con asesinatos de periodistas, configuran además una violación del derecho a la libertad de expresión en su dimensión individual y social, por el grave efecto de propiciar la repetición de los mismos.

Las autoridades responsables de las investigaciones deben garantizar, conforme al estándar de debida diligencia, la rigurosidad y competencia en la práctica de diligencias indispensables para el pleno esclarecimiento de los hechos y en la identificación, orden, recolección y custodia de las pruebas.