martes , 31 enero 2023

Las Comisiones de Derechos Humanos deben convertirse en modelos de instituciones democráticas: LGP.

Boletín 93/2012
9 de marzo de 2012

  • Habla a integrantes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Tlaxcala

Al compartir la experiencia de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) a integrantes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Tlaxcala, el Ombudsman capitalino, Luis González Placencia, señaló la importancia de que “en un contexto de alta violencia, desconfianza y corrupción como el que vivimos, nuestras instituciones se vayan convirtiendo en modelos de instituciones democráticas, a eso le apostamos”.

El Presidente de la CDHDF  hizo énfasis en que vivimos un entorno muy complicado en el país, de manera que “no podemos pensarnos de ninguna manera, ninguna Comisión del país, como un adorno o como un juguete, el rol que nos toca jugar es un rol fundamental y tenemos que asumirlo”.

Recalcó que, como institución de Estado, “estamos ahí para hacer funcionar bien al Estado; no somos sus enemigos, estamos encargadas de que las instancias del Estado desarrollen su trabajo de manera adecuada, a partir de las quejas ciudadanas; somos una defensoría de las y los ciudadanos frente a los abusos reales o potenciales del poder”.

En la conferencia, Modelo Protección de los Derechos Humanos en la CDHDF, González Placencia expuso que en el diseño de ese modelo se identificaron dos actitudes: la formalista, estrictamente apegada a lo que la ley dice, y donde los casos se cerraban a los 15 días, y la fundamentalista, donde los asuntos se quedaban abiertos indefinidamente y generaban unos expedientes gigantescos.

“Estas actitudes demeritan la actuación de cualquier Comisión, la primera la hace un ente burocrático, que sólo se dedica a tramitar los asuntos, y la segunda la hace un ente ineficaz, por ello la necesidad de profesionalizar la labor de investigación dentro de la CDHDF, porque no necesitábamos ni tramitólogos ni adalides de los derechos humanos”, indicó.

Apuntó que el punto de partida es que hay una asimetría histórica entre la autoridad y la ciudadanía, por lo tanto, el trato entre la autoridad y la ciudadanía no puede ser un trato de iguales, entonces, “lo que nos toca a nosotros es compensar esa asimetría, la CDHDF asume que su función desde el punto de vista axiológico, es la de generar horizontalidad,  y empoderar a las personas”.

Subrayó que lo que eso supone es ponerse al lado de la víctima, como ocurre con cualquier defensor o defensora, “lo relevante es lo que la víctima nos dice, y nuestra tarea en ese sentido es tratar de documentar lo que la víctima nos dice, en principio creyéndole a la víctima y durante la investigación ir construyendo la convicción de que lo que la víctima nos dice, efectivamente ocurrió”.

Mencionó que la actitud con las personas peticionarias tiene que ser la de estar a su lado, de acompañarla, de ahí la relevancia de la formación de los Visitadores. “Pero no se trata sólo de buena fe, humanitarismo o caridad, porque el contenido profesional de nuestra intervención supone que podamos empoderar a esa persona a través de un  procedimiento técnico, controlable, objetivo”.

Refirió que una de las limitaciones con las que nació la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y que heredaron todas las Comisiones fue que se instauró un proceso de investigación muy similar al que opera en el Ministerio Público, que en realidad dista mucho de ser una investigación con toda la forma.

“Es un modelo más bien extremadamente formalizado en el que se planteaba un diálogo epistolar con la autoridad, que además, ha colocado a las Comisiones de Derechos Humanos en un rol de una especie de Oficialía de Partes, que recibe la información de la autoridad, se la pasa a las víctimas, y luego le pide a las víctimas que le den más información para al final de cuentas tratar de llegar a una conclusión”, abundó.

Aseveró que el procedimiento se basa en una premisa que es importante asentar, pero que pocas veces se entiende, que es el rol de defensor que tiene la Comisión de Derechos Humanos, las Comisiones son defensores, eso quiere decir que no son neutrales, son defensores y eso las coloca del lado de las víctimas.