martes , 31 enero 2023

Entrevista al Doctor Luis González Placencia, en la inauguración del Foro “Miradas hacia un trabajo digno para las personas trabajadoras del hogar. Convenio 189 y Recomendación 201 de la Organización Internacional del Trabajo”, en el Senado de la República

Transcripción 19/2012
14 de marzo de 2012

Pregunta (P): Quisiera que nos platicara sobre este evento, ¿cuál es la importancia del trabajo femenino, del trabajo del hogar? y ¿cuáles son las necesidades apremiantes para ello?

Luis González Placencia (LGP): Es importante decir que este Foro es el inicio de una serie de discusiones, de diálogos que esperemos que se den, encaminados a la ratificación del Convenio 189 de la OIT. Para nosotros es muy importante que se reconozca que actualmente el trabajo de las personas en el hogar es un trabajo que sigue teniendo tintes de servidumbre, tintes medievales. Desafortunadamente todavía falta mucho para que las personas consideremos a quienes trabajan en nuestras casas como trabajadores. En algunas ocasiones se les llega a considerar como miembros de segunda en la familia, y con eso se justifica el maltrato. La gente se asusta todavía si hablamos de que tienen derecho a vacaciones, de que tienen derecho a la seguridad social, y eso a nosotros como patrones, todos los que tenemos a alguien que trabaja en nuestra casa, como patrones, esto debería ocuparnos. De eso se trata el Foro.

P: Sobre ese asunto del derecho de las personas, sus derechos laborales, ¿qué es lo que se ha trabajado con el Congreso, para ver hasta dónde se puede lograr?

LGP: El Convenio se aprobó ya el año pasado, ahora lo que estamos buscando es la ratificación; una vez que sea ratificado habrá que desarrollar la legislación necesaria, desde luego en la Ley Federal del Trabajo, y en todos aquellos instrumentos normativos que se requieran para hacer claro que hay una obligación de los empleadores respecto a las trabajadoras del hogar.

P: Específicamente, ¿de qué habla este Convenio?

LGP: Justamente de reconocer a estas personas como trabajadores, es decir, evitar que se les siga tratando como si fuesen esclavos o siervos, y más bien promover condiciones para que haya contratos, para que haya pleno respeto de sus derechos y para que haya también la exigencia de responsabilidades para quienes no cumplan con esos derechos.

P: ¿Con la ratificación del Convenio es suficiente o hay que reformar la Ley Federal del Trabajo?

LGP: Tengo entendido que en este momento hay una discusión en la Secretaría del Trabajo, precisamente previa a la ratificación, para ver si es necesario desarrollar legislativamente el tema. Seguramente eso lo sabremos en el momento en el que el Senado ratifique.

P: Señor, ayer se reunió la señora Miranda de Wallace con algunos Ministros de la Suprema Corte, ¿usted considera que esto es justo, es apropiado? ¿cómo va ésta discusión respecto al caso de Florence Cassez

LGP: Desde el momento que los Ministros aceptaron reunirse con la señora Wallace y quienes la acompañaron, me parece que eso da una muestra de apertura de parte de los Ministros de la Primera Sala, ahí yo no tendría ninguna objeción; yo creo que ellos están en su derecho de hacerle saber a la Corte cuáles son sus argumentos. Aquí lo importante es que en todo caso la Corte pueda decidir con base en argumentos estrictamente jurídicos, que son los que están vertidos en el proyecto del Ministro Zaldívar; de manera tal que no quede ninguna duda de que hubo algún tipo de presión social o política sobre el fallo final.

P: ¿Usted considera que sí habría esta presión social?

LGP: Hay una discusión pública fuerte, yo creo que hay una polémica que se ha dado ahora en el país, que es muy interesante porque está empujando discusiones más allá del caso Cassez, sobre el tema del debido proceso, sobre la actuación de la policía y del Ministerio Público en México. Naturalmente eso genera un contexto de opinión, algunos se han expresado a favor del proyecto, otros en contra; pero insisto mucho en que por eso la argumentación que se presente a la hora de decidir ya en la Primera Sala el fallo final, la argumentación que se presente va a ser muy importante para poder entender si esa presión tuvo algo que ver o no.

P: ¿Se podría considerar esta actividad que está realizando la señora Miranda de Wallace, que es candidata a la Jefatura de Gobierno, como una actividad política, como proselitismo?

LGP: Eso ya tendría que determinarlo la autoridad electoral y los demás candidatos en la contienda. Me parece a mí que ella ahora está ejerciendo esta función que ha tenido como activista social; creo que es difícil disociarla de su actual actividad política, pero en todo caso quienes se sentirían agraviados o quienes se sintieran agraviados tendrían que plantearlo frente a la autoridad electoral. Gracias.