jueves , 9 febrero 2023

Cimentar un proyecto de vida en libertad, clave para la reinserción social: Rosalinda Salinas.

Boletín 95/2012
11 de marzo de 2012

  • Necesario erradicar en los Reclusorios la administración del ocio

La Segunda Visitadora de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Rosalinda Salinas Durán, advirtió que el inicio de todo tratamiento en reclusión debe de partir de ayudar a construir o identificar el proyecto de vida personal y focalizar el tratamiento para irlo materializando durante el tiempo que la persona se encuentra en prisión.

Durante su participación en el Congreso Internacional Análisis, perspectivas y soluciones para el Sistema penitenciario en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, Venezuela, señaló que cimentar un proyecto de vida en cada persona en libertad es la apuesta clave para lograr la reinserción social.

Detalló que el proyecto de vida “es la ruta personal, voluntariamente decidida, focalizada al logro de un fin propio a través del cumplimiento de metas a corto, mediano y largo plazo, en las que necesariamente se incluya la reparación del daño a la víctima”.

Apuntó que la importancia del tema radica en la detección de actividades escolares y oportunidades laborales que no están sincronizadas entre sí para la consolidación de un proyecto de vida que pueda tener desarrollo cuando la persona privada de libertad salga de prisión.

Expuso que de las entrevistas recientemente aplicadas a personas que trabajan en reclusorios del Distrito Federal, resultó que la actividad que se encontraban desempeñando no tiene coincidencia con la intención de desarrollo personal cuando obtengan su libertad; es decir, personas que se desempeñan como carpinteros en realidad buscarán, según las encuestas, administrar un lugar informal de venta de comida “puesto de tacos”.

“Construir un proyecto de vida en prisión se vuelve más susceptible en tanto los internos realizan actividades más calificadas y menos mano de obra”, advirtió Rosalinda Salinas.

Resaltó que la propuesta deriva de la necesidad de erradicar en los reclusorios “la administración del ocio y cimentar proyectos de realización lícita y viables para enfocar el interés y oportunidades de reinserción de las personas privadas de libertad”.

En su participación, presentó los datos generales de los reclusorios de la ciudad, en donde expuso la capacidad instalada en los reclusorios varoniles y femeniles para adultos y en Comunidades para Adolescentes, e hizo énfasis en las condiciones de hacinamiento que se exacerban en los reclusorios preventivos varoniles Norte, Sur y Oriente.