miércoles , 1 febrero 2023

Necesario que el Senado revise el dictamen de reforma al Artículo 24 a fin de garantizar el Estado Laico.

Boletín 46/2012
1 de febrero de 2012

•             La acción del Estado no debe estar definida por una creencia religiosa o moral particular

Ante el próximo dictamen del Senado respecto de la reforma al Artículo 24 de la Constitución Mexicana, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) considera necesario que el Senado revise cuidadosamente el contenido y alcance de esta iniciativa de modificación constitucional, a la luz de la defensa del Estado laico y las instituciones que tutelan los derechos de todas las personas, sin discriminación e independientemente de las doctrinas morales que se profesen de manera libre y responsable.

La laicidad del Estado mexicano, es decir, la obligación de comprometerse con el respeto irrestricto del pluralismo moral y la no oficialización de ninguna religión o moralidad en particular, asentada en el Artículo 24 constitucional, constituye el marco para la impartición de una educación cívica que orienta a las personas hacia la construcción de una cultura de respeto a los derechos humanos, las diferencias y el diálogo democrático basado en la pluralidad social y la no discriminación como valores fundamentales de la democracia.

Para la CDHDF, la laicidad también implica que las normas y criterios con que el Estado rige su acción no deben estar definidos por una creencia religiosa o moral particular. La laicidad es una forma de garantizar y proteger el derecho de todas las personas a decidir de manera libre acerca de religión, sus preferencias sexuales, su identidad de género o conducta moral.

Pero, más importante, la laicidad constituye un freno a cualquier tentativa de oficializar una visión religiosa o moral, la cual, incluso siendo la que profesa la mayor parte de la población, no debe tener carácter obligatorio.