sábado , 4 febrero 2023

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, después de la Conferencia de Prensa sobre Situación de los Reclusorios Capitalinos

Transcripción 14/2012
27 de febrero de 2012

Pregunta (P): Inaudible…

Doctor Luis González  Placencia (LGP): De esos hay una constante, aproximadamente un 30% que pueden tener que ver con homicidios y suicidios…

P: ¿En las tres fechas?

LGP: En las tres fechas, el resto son muertes naturales, pero lo que nos preocupa a nosotros es que todas estas muertes tienen que ser investigadas y tienen que establecerse patrones para poder saber, por ejemplo, si las muertes naturales efectivamente se deben a razones naturales, o si hay algo que el sistema está dejando de hacer para proteger la vida de las personas, y si los suicidios efectivamente son suicidios, o si no más bien hay un tema ahí que los asemeje más a suicidios. En el caso de los homicidios, de manera muy clara, ahí si hay una responsabilidad de la institución por que le toca cuidar la integridad de los internos. Entonces nos llama la atención el tema porque toda la violencia que hemos visto en otros penales, en otros reclusorios que se da de manera muy manifiesta y muy visible, acá está de manera latente; es decir, no podríamos decir que aquí no está pasando nada. Sí está pasando y está pasando desde hace mucho tiempo, y yo creo que el llamado va en el sentido de poder garantizar que se prevean las circunstancias para que ya no siga falleciendo gente dentro de la institución penitenciaria y para que también se evite que una contingencia pueda implicar la muerte masiva de internos.

P: Doctor, estamos hablando de que en penales en el interior de la República existe  la presencia de grupo identificados con el narcotráfico, ¿en el DF podríamos hablar de esta misma situación, de Zetas o de la Familia?

LGP: Nosotros no tenemos documentado que haya internos que tengan que ver con estos grupos, tampoco eso quiere decir que no los haya. Hasta hoy no se ha manifestado ninguna situación que haga visible la presencia de estos grupos, pero eso no significa que no haya grupos de poder al interior de esa institución, esos los ha habido siempre, y tienen que ver justamente con internos que manejan distintos negocios al interior de la institución.

P: ¿Sabemos cuántos homicidios ha habido en estos tres años?

LGP: Este dato te lo puedo confirmar, o te lo puede dar Rosalinda con más claridad.

P: El asunto éste del confinamiento en los penales, ¿qué tan grave es?

LGP: Es una complicación, porque lo que implica en el fondo es tratar de buscar circunstancias que sean todavía más graves de reclusión se convierte también en una herramienta de castigo, digamos, no ajustada al debido proceso. Yo creo que ese es un tema que hay que revisar, pero en el conjunto de problemas de la institución; es decir, podríamos pensar en sanciones de aislamiento si las prisiones estuvieran en condiciones dignas y seguras, esas sanciones de aislamientos no tendrían por qué ser, digamos, más afectivas.

P: ¿Sabemos qué tiempo los han confinado dentro y más o menos bajo qué condiciones?

LGP: Esas son decisiones del Consejo Técnico y nosotros hemos manifestado aquí que justamente por ello es que salen del tema del debido proceso. Lo que no tiene sentido es que se prive a personas que ya está privadas de la libertad, se les prive de la poca libertad que pueden tener dentro de la institución penitenciaria sin un procedimiento debido. Es una paradoja, pero el  castigo o el internamiento dentro de una prisión es más grave que la propia privación de libertad, y las condiciones para que se les imponga son mucho más laxas que las que tienen que transcurrir para que tengan que ser privados de la libertad por un juez.

P: ¿Es muy común entonces?

LGP: Sí, es común.