jueves , 26 enero 2023

CDHDF inicia queja por las condiciones deplorables del cementerio donde yacen las víctimas del New’s Divine.

Boletín 57/2012
10 de febrero de 2012

 

  • Llamado a la Delegación para dignificar el Panteón Atzacoalco Viejo

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) inició investigación de oficio por las deplorables condiciones en las que se encuentra el  panteón Atzacoalco Viejo, ubicado en Cabo Fenisterre y Cerrito, en la Delegación Gustavo A. Madero, lugar donde yacen los restos de las víctimas del fallido operativo policiaco en la discoteca New´s Divine, en junio de 2008.

La Delegación incumple los acuerdos celebrados con las y los integrantes de la Organización “Voces de justicia No+Impunidad: New’s Divine”, para mantener en circunstancias dignas este cementerio.

Es la Tercera Visitaduría General quien está a cargo de esta queja, ya que a pesar de los múltiples requerimientos y solicitudes que hizo esta Comisión a la Delegación, las instalaciones del panteón se encuentran muy deterioradas, sin que a la fecha la autoridad haya realizado acciones para revertir la situación.

Así, ha ocurrido la destrucción de andadores, al grado de que muchas de las tumbas ya no se distinguen, al encontrarse cubiertas de basura; también se han encontrado costales con huesos, huesos expuestos, animales muertos (gallinas, patos, borregos, cerdos), en estado de putrefacción, así como lápidas dispersas en todo el panteón y tumbas abiertas.

La CDHDF hace énfasis en que efectivamente, quienes administran este tipo de espacios públicos tienen la función de hacerlo con calidad, pero, en el caso de quienes yacen a consecuencia de un abuso de autoridad, la desatención de estos recintos se convierte en una doble ofensa a la dignidad de quienes murieron de manera arbitraria.

Este Organismo estima que las autoridades de la ciudad de México deben ser particularmente sensibles al dolor de las víctimas de violaciones a derechos humanos. Para ello, deben tomar las medidas apropiadas para prevenir, revertir, investigar, sancionar y reparar las consecuencias de actos que tiendan a generar la revictimización.

En este sentido, es obligación de las autoridades, en particular la Secretaría de Salud y la Delegación Gustavo A. Madero, garantizar que los panteones cuenten con las condiciones sanitarias y de accesibilidad apropiada, de tal manera que sirvan para preservar la memoria de quienes han muerto en cualquier circunstancia.

El respeto a los restos mortales, además, preserva los sentimientos de las personas vivas hacia sus familiares o personas más cercanas, quienes en vida estuvieron ligados a ellos y ellas por lazos de afecto,  siendo éste el valor jurídico que se debe proteger.

El orden jurídico reconoce la importancia que debe darse a las personas fallecidas. El marco normativo nacional fija las obligaciones anteriormente señaladas de las personas vivas hacia las muertas.

El ex juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), Antonio Augusto Cançado Trindade, señaló “Frente a la angustia generada por la muerte de un ser querido, los ritos fúnebres, con los restos mortales, buscan traer un mínimo de consuelo para los sobrevivientes. De ahí la importancia del respeto a los restos mortales …  [el] irrespeto de los restos mortales del ente querido afectan, pues, a sus familiares inmediatos en lo más íntimo de su ser”.

Es menester destacar que para los familiares de las víctimas de los trágicos sucesos del New’s Divine, observar las deplorables condiciones de salubridad en las que se encuentra actualmente el panteón Atzacoalco Viejo les causa sufrimiento, potencializa el dolor que provocó la pérdida de sus familiares y hace recordar las vejaciones de las que fueron víctimas sus hijos e hijas.

Asimismo, esta situación mina la confianza de las y los deudos sobre la intención de la autoridad para reparar, en la medida de lo posible, los daños ocurridos.

Por lo antes expuesto, este Organismo hace un llamado enérgico al Delegado en Gustavo A. Madero, a efecto de que se lleven a cabo acciones permanentes para dignificar el Panteón Atzacoalco Viejo.