martes , 16 agosto 2022

Para generar conciencia sobre los derechos humanos, ACUDE realiza proyecto en zona marginada de Tlalpan.

Boletín 05/2012
5 de enero de 2012

• Consolida la organización comunitaria en torno a su derecho a la cultura y educación

En el Distrito Federal, sobre todo en zonas marginadas, existe una poca conciencia sobre los derechos de niñas, niñas y personas adultas mayores debido a que no ejercen sus derechos a la educación y a la cultura, aseguró la representante de la asociación Hacia una Cultura Democrática (ACUDE), María Eugenia Linares Pontón.

Este problema, dijo, está ligado al debilitamiento del tejido social, el cual se traduce en el aislamiento del individuo de su entorno inmediato debido a la pérdida de sus principales redes sociales y de sus valores, como la confianza y la solidaridad.

Explicó lo anterior al hablar del proyecto “Mi comunidad aprende, participa y educa, promoviendo cultura y lectura”, que formó parte del Programa de Fomento a Iniciativas Ciudadanas en Materia de Educación y Promoción de los Derechos Humanos en el Distrito Federal, impulsado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol).

Dicho proyecto se llevó a cabo para fortalecer a los grupos sociales e iniciativas de niños, niñas y personas adultas mayores de la comunidad de San Juan Tepeximilpa, zona de alta marginación ubicada en la Delegación Tlalpan, con el propósito de consolidar su proceso organizativo en torno a su derecho a la cultura y educación.

Linares Pontón destacó que Tepeximilpa es una comunidad de escasos recursos. El ambiente local se caracteriza por un alto índice de desocupación juvenil, madres solteras y baja escolarización, lo que tiene como consecuencia índices significativos de alcoholismo, drogadicción y delincuencia, que producen formas de relación violentas y desintegración familiar.

“A estos problemas se suma el limitado acceso a la cultura, ya que la mayor concentración de opciones culturales reside en las zonas céntricas de las ciudades y las delegaciones, haciendo poco común o incluso inexistentes, las manifestaciones artísticas y culturales en las comunidades de la periferia”, resaltó.

Para este proyecto, el personal de ACUDE actúa como facilitador de procesos de enseñanza-aprendizaje de carácter vivencial, con la intención de promover en las personas y en la comunidad la toma de conciencia de sus derechos y capacidad de transformación.

Entre las actividades desarrolladas destacaron: la creación de un Comité Comunitario de Educación y Cultura; cine clubes dirigidos por niños, niñas y adultos mayores; la reconstrucción histórica de la comunidad y talleres que promuevn la participación de la población de Tepeximilpa. Con la puesta en marcha de este proyecto apoyado por la CDHDF e Indesol, apuntó, se consolida la organización de la comunidad, con el objetivo de que puedan ejercer sus derechos y se logre la autogestión de sus procesos de vida, ampliando sus alianzas con las autoridades y Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) hacia el logro del bien común.

ACUDE es una organización que cuenta con más de 14 años de experiencia en la planeación, desarrollo y evaluación de procesos formativos y proyectos educativos para la promoción de la participación, desarrollo comunitario y fortalecimiento de tejido social, con especial énfasis en derechos humanos, cultura democrática, construcción de ciudadanía, entre otros.

Ha trabajado con diversos grupos de población: niños, jóvenes, docentes, organizaciones sociales y civiles, representantes vecinales y personas adultas mayores.

Deja una respuesta