sábado , 20 julio 2024

Caso Cerezo muestra que medidas cautelares son un pendiente importante en la agenda del estado mexicano.

Boletín 502/2011
22 de diciembre de 2011

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) hace un llamado a las autoridades competentes para que establezcan contacto directo con las personas defensoras de derechos humanos y en coordinación con éstas implementen las medidas de protección que resulten necesarias.

Este Organismo tuvo conocimiento que el pasado 21 de diciembre dos patrullas de la Policía Federal, un auto blanco particular y seis policías uniformados, permanecieron frente al domicilio de la organización defensora de derechos humanos Comité Cerezo, ubicada en la ciudad de México y beneficiaria de las medidas cautelares MC-246-06 emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Los integrantes del Comité Cerezo señalaron, por medio de un comunicado, que desconocían el motivo de la presencia de los policías federales y que éstos tocaron el timbre de la organización y tomaron fotografías del inmueble, situación por la cual realizaron diversas gestiones para saber el motivo de su presencia en dicho lugar. La autoridad federal respondió por la tarde que estaba ahí para reforzar las medidas de protección a raíz de la última amenaza de muerte recibida en contra del Comité Cerezo México en el mes pasado.

Debido a los hechos narrados a la Dirección General de Orientación y Quejas de la CDHDF, personal de este Organismo se apersonó en el lugar de los hechos para brindar acompañamiento a las personas defensoras.

Al respecto es necesario señalar que las medidas cautelares implementadas en favor de las personas defensoras de derechos humanos deben ser acordadas con los beneficiarios de las mismas, en razón del principio de aceptabilidad, uno de los cinco elementos esenciales para el ejercicio de un derecho; la aceptabilidad implica que se haya recabado el consentimiento de las personas para materializar el ejercicio.

La CIDH señala que en la petición de medidas cautelares se deben implementar con la aceptación de los beneficiarios. Asimismo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en la “Guía para implementar medidas cautelares en beneficio de defensores de los derechos humanos” refiere que las mismas deben elaborarse siempre en coordinación con los defensores de derechos humanos o sus representantes.

La CDHDF reconoce el esfuerzo de las autoridades federales para implementar las medidas cautelares dictadas en 2006 por la CIDH. Sin embargo, se requiere  de una mayor coordinación al  implementar medidas cautelares para proteger de manera efectiva a las personas defensoras de derechos humanos.