viernes , 3 febrero 2023

Palabras del Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la entrega del Reconocimiento en Derechos Humanos “Ponciano Arriaga Leija 2011”

Discurso 11/2011
18 de noviembre de 2011

Muy buenos días a todas y todos, bienvenidas y bienvenidos a la CDHDF,

Es un gusto saludar a nuestros invitados especiales:

doctor Jorge Carpizo,
señor Javier Hernández,
doctora Patricia Galeana,
doctora Isabel Monroy,

Así como a los miembros del jurado:

Luis Raúl González,
Nashelly Ramírez y
Santiago Corcuera,

gracias por estar aquí

Esta mañana no proponemos cumplir con tres importantes objetivos:

El primero es el de visibilizar y desde luego conmemorar el Bicentenario del natalicio de Ponciano Arriaga Leija, quien nació un día como hoy 18 de noviembre en 1811; hombre ejemplar, ilustre liberal que fundó en febrero de 1847 la Procuraduría de Pobres en el Estado de San Luis Potosí, institución que constituye el primer antecedente de la figura del Ombudsman en México.

Escucharemos de su vida de la voz y la experiencia de dos importantes especialistas, la doctora Isabel Monroy, Directora del Colegio de San Luis y la doctora Patricia Galeana, quien además de ser una de las historiadoras más reconocidas del país, es amiga cercana de la CDHDF, consejera de este Organismo y recientemente reconocida con la Medalla al Mérito Ciudadano por la ALDF.

Con motivo este aniversario, un segundo objetivo de esta ceremonia es el de asignar el nombre de Ponciano Arriaga a la Sala del Consejo de este Organismo, que es el espacio de reunión donde las y los consejeros deliberan y contribuyen y apoyan las decisiones más importantes que se toman en la institución.

Y el tercer objetivo es el de instaurar en este día, Bicentenario del natalicio de Ponciano Arriaga, un premio nacional que lleva su nombre, a la trayectoria, y a la lucha y defensa de los derechos humanos. No obstante ser la primera vez que lo otorgamos en esta modalidad, ese premio tiene un antecedente en el reconocimiento que hasta el año pasado se otorgaba para destacar el trabajo de quienes colaboran en la CDHDF, razón por la cual le tenemos un especial cariño y con gusto lo vemos crecer ahora para convertirse como he dicho en un premio nacional que busca reconocer los esfuerzos de vida de quienes, desde las diversas trincheras de la sociedad civil, aportan sus propias historias a la de los derechos humanos.

Como ha sido el caso del Hermila Galindo, esperamos que el Ponciano Arriaga alcance niveles de valor y tradición que lo consoliden como el premio de derechos humanos por antonomasia en México, y dada la estatura de quienes lo reciben por primera vez, no me queda duda de que así será muy pronto

Siéntanse por tanto, muy bienvenidos y bienvenidas a esta ceremonia, gracias por compartir con nosotros este importante momento