martes , 7 febrero 2023

Entrevista al Ombudsman capitalino, Luis González Placencia, en la ceremonia del 18 Aniversario de la CDHDF.

Transcripción 80/2011
3 de octubre de 2011

Pregunta (P): Esta mañana se encontraron dos cabezas en el Periférico, ¿qué es lo que está ocurriendo en el tema de la seguridad en la ciudad de México? ¿Ya estamos avanzando a otros niveles como en otros estados?

Doctor Luis González Placencia (LGP): Bueno, pues desafortunadamente estamos viendo una seria de episodios aparentemente inconexos entre sí: hechos de violencia en el Wings la otra ocasión, un tiroteo en la Delegación Benito Juárez y ahora esto que es desde luego muchísimo más grave. A mí me parece que tenemos que buscar la manera de hacer una lectura de contexto de estos eventos; tener claridad, las autoridades nos tienen que decir con toda claridad si están o no están conectados, o si tienen que ver con una ola de violencia que esté asociada con la criminalidad organizada. Me parece que es momento de hacer un llamado a las autoridades para que actúen responsablemente y nos permitan a las y los ciudadanos tener claridad sobre lo que está ocurriendo.

P: ¿Se han incrementado las quejas de los ciudadanos respecto a esta ola de violencia?

LGP: No, no especialmente porque como ustedes saben nosotros no tenemos competencia directa en ese tema, pero sí sabemos que el número de denuncias se ha incrementado, y estamos continuamente en contacto con la Procuraduría de Justicia de la ciudad, con la Secretaría de Seguridad Pública, para ver de qué manera las cifras que nos dan a conocer pueden considerarse efectivamente reales o no.

P: Aparte de que sean creíbles o no creíbles estas cifras que da la Procuraduría, ¿la cifra negra de los delitos en el Distrito Federal también va en aumento?

LGP: Como no tenemos un indicador claro que nos permita saberlo a ciencia cierta, podemos suponerlo e inferirlo a través de otros datos, como los que ha dado el INEGI recientemente. Si atendemos esos datos, vamos a ver que sí efectivamente hay una cifra oscura que está creciendo en la ciudad.

P: ¿Esto no violenta los derechos humanos a una vida tranquila de las personas?

LGP: Sí, naturalmente. Ya empezamos a escuchar, hasta ahora sólo son comentarios rumores, de gente, mucha gente que ha estado cercana a estos eventos de violencia y que empieza a manifestar temor. De ahí la necesidad de que las autoridades sean muy claras en sus pronunciamientos, que dejen perfectamente claro cómo estos hechos de violencia se están resolviendo, de modo que le den seguridad a las personas en la ciudad.

P: En este sentido, ¿el Gobierno del Distrito Federal no está actuando a tiempo en este sentido? ¿Se está retrasando para dar esa claridad a este tipo de situaciones que se están viviendo?

LGP: Bueno, pues hemos visto algunos avances. Todavía nos parece a nosotros que deben ir más allá, por ejemplo en el homicidio muy desafortunado de las dos compañeras periodistas que también ocurrió hace poco tiempo; de los demás casos no tenemos noticia, todavía no sabemos qué fue lo que pasó; algunos indicios de lo que ocurrió en el Wings; la idea de que fue un robo o un asalto lo que pasó en Benito Juárez; ahora habrá que ver qué es lo que nos dicen las autoridades respecto a estos hallazgos recientes. En todo caso, me parece que sí es importante que haya muchísima claridad y muchísima responsabilidad en la explicación que oficialmente se da se da a estos sucesos.

P: ¿La percepción de impunidad sigue aumentando entre los habitantes capitalinos?

LGP: Pues desafortunadamente sí, mientras más ocurren este tipo de eventos y no hay un resultado eficiente naturalmente que sí aumenta la sensación de impunidad.

P: Oiga, Doctor, ¿qué opinión le merece el hecho de que no haya estado el Jefe de Gobierno en este evento?

LGP: Bueno, en esta ocasión sí nos avisó que no venía. Este es un evento social, aquí sí, por ejemplo, era un tema más bien de que él tuviera claridad en sus agendas de lo que quería atender, pero en esta ocasión sí nos avisó.

P: ¿Pero el no venir qué significa?

LGP: Yo insisto en que en los aniversarios de la Comisión, si mal no recuerdo, nunca ha estado presente el Jefe de Gobierno.

P: ¿Ya tuvo contacto o alguna otra información que le dé la Asamblea Legislativa con respecto a la situación de la comparecencia del Jefe de Gobierno?

LGP: Lo que sé es que ya se están definiendo los criterios. Me parece que hay un avance importante. El Diputado David Razú me ha hecho saber que ese avance ya se ha dado y que iniciarían con las comparecencias antes de que finalice el año.

P: Señor, nada más un comentario sobre los 18 años de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

LGP: Yo creo que es muy importante la celebración que estamos haciendo, son 18 años de vida de una de las instituciones más reconocidas en la ciudad de México, no tengo duda que en el país y también con un gran reconocimiento internacional. Este es un espacio en donde la gente puede tener confianza, aquí la escuchamos, aquí le resolvemos a las personas. Me parece que hemos cumplido. Nos falta muchísimo todavía, pero estamos en esa dinámica y celebramos que esta Comisión siga siendo un ejemplo de institucionalidad, y aunque a veces la defensa de ciertos temas nos hace impopulares, lo cierto es que mientras le cumplamos a las víctimas nosotros estamos contentos.

P: Doctor, ¿y sí en verdad está teniendo el objetivo que debe de tener la Comisión de Derechos Humanos?, porque finalmente ustedes también presumen sobre la mejora en la realización de Recomendaciones, pero finalmente no sirve de nada, ¿no?

LGP: Yo creo que sí, en el mediano y en el largo plazo sí estamos viendo cómo la autoridad se ha acostumbrado mucho más a tener que lidiar con el tema de los derechos humanos. Definitivamente si hacemos una comparación de lo que tenemos hoy en la ciudad de México y lo que teníamos hace 18 años hemos avanzado muchísimo, no como quisiéramos, desde luego que quisiéramos que hubiera una respuesta inmediata y eficiente a nuestras Recomendaciones, pero los argumentos que vamos colocando se van poniendo en el debate. Ustedes lo podrían observar en las reformas recientes tanto al Sistema Penal como a la Reforma Constitucional. Son temas que no estaban en la agenda hace 18 años. Hoy están gracias a esta Comisión y a otras Comisiones de Derechos Humanos, y a los movimientos en general de defensa de derechos humanos. Por supuesto la relación es difícil, la relación no es sencilla porque al Gobierno no le gusta que le digan cómo hacer las cosas, pero lo que vamos viendo es que en el mediano y en el largo plazo hay un mayor respeto por estos derechos, una mayor conciencia y también una mayor responsabilidad cuando no se aceptan las Recomendaciones o cuando se cumplen.

P: ¿Pero la mayor parte de las Recomendaciones de este año han sido prácticamente rechazadas o ignoradas?

LGP: Han sido aceptadas parcialmente más bien, que ese es un tema que tenemos y que he platicado ya también con la Asamblea Legislativa para     que modifiquemos la ley, porque está salida que da hoy la ley de aceptaciones parciales se convierte en una válvula que permite evadir responsabilidades. Entonces pensamos que es mucho más importante que haya una definición clara sobre la aceptación o no de las Recomendaciones y no que éstas se negocien. Eso tiene que ver con defectos de diseño en la ley que tienen que ser resueltos.

P: Oiga, Doctor, ¿a 18 años la Comisión de Derechos Humanos ya estaría lista para, como se diría coloquialmente, dotarla de mayores dientes para que pueda no nada más recomendar, sino aplicar posiblemente sanciones…?

LGP: Es un debate que no tiene que ver con el desarrollo de la institución, sino más bien con el tipo de objetivos que se persiguen. No hemos estado de acuerdo nosotros con que las Recomendaciones sean obligatorias, porque eso tendría implicaciones y por ejemplo nos convertiría en una especie de tribunal y ya hay tribunales. Lo que sí es importante es que esos dientes se construyan de una manera distinta, por ejemplo generando la obligación de que la autoridad responda ante la Asamblea Legislativa; por ejemplo incrementando la responsabilidad sobre las Recomendaciones que no se cumplen una vez que han sido aceptadas, esa es una manera de hacerlas vinculantes sin que eso se dé desde la propia naturaleza delOmbudsman. Hoy gracias a la Reforma Constitucional hay más elementos para trabajar en ese sentido, y lo que sí diría es que tenemos 20 años deOmbudsman en el país; de esos 20, 18 los hemos recorrido en esta Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y de verdad no tengo ninguna duda de que el efecto que han tenido estos organismos públicos, en particular este que hoy me honro en presidir, ha sido definitivo para un cambio de actitud en las autoridades.

P: ¿El que la Asamblea de Representantes tenga una mayoría de un partido y el Jefe de Gobierno sea del mismo partido no ha sido un obstáculo para la protección de los derechos humanos en el Distrito Federal y hacer valer cuestiones como la comparecencia de Marcelo Ebrard?

LGP: Claro, afortunadamente aún cuando la Asamblea tiene mayoría de un partido, pues ciertamente ese mismo partido está conformado por distintos grupos, eso ha ayudado muchísimo a que no haya una posición de bloque en la Asamblea, y aunque hemos tenido nuestros roces también con ese órgano legislativo, lo cierto es que el trabajo que tenemos con las y los diputados ha sido bastante bueno, bastante progresista. Naturalmente la racionalidad que opera ahí es una racionalidad política, y ellos buscan proteger los intereses políticos que les interesa proteger desde todos los partidos, eso es un poco lo que hacen todos los partidos. Sin embargo, hemos sacado adelante iniciativas legales importantes. Ojalá podamos de verdad ya consolidar este procedimiento que obligaría a las autoridades a comparecer, eso es algo que estaba en la ley desde hace mucho y no se había implementado, ahora estamos buscando que ya quede perfectamente implementado; y también estamos avanzando mucho en el diálogo con la hechura de las leyes, porque cada vez va quedando más claro que no obstante que la Asamblea tiene plena autonomía para legislar, hacerlo con base en los derechos humanos ayuda muchísimo a que las leyes no se conviertan en violatorias de derechos.

P: ¿Pero este partidarismo sí ha sido un obstáculo para la ejecución de los derechos humanos en el Distrito Federal?

LGP: Yo diría que en este momento no ha sido así. Afortunadamente hemos contado con buenas sinergias. Los diputados a veces jalan a veces no jalan, pero ha ayudado muchísimo la buena comunicación que tenemos con todos los grupos, con todos los partidos, y cuando unos no apoyan otros sí, entonces eso digamos que ha sido un elemento importante para consolidar la acción de la Comisión. Gracias.