sábado , 4 febrero 2023

Entrevista al Doctor Luis González Placencia, después de la inauguración de las Jornadas de Análisis y Discusión para la Implementación de la Reforma Constitucional del Sistema de Justicia Penal en el Distrito Federal

Transcripción 70/2011
5 de septiembre de 2011

Pregunta (P): Hablaba de que en el Distrito Federal se podría tener una reforma penal que sentara precedentes también en el país. Usted, ¿cómo la ve?

Luis González Placencia (LGP): Bueno, por lo pronto, me da muchísimo gusto que haya estado aquí presente la Diputada Alejandra Barrales, creo que el mensaje que envía tiene que ver con la sensibilidad sobre el tema, sobre la necesidad de que ya nos pongamos a trabajar en este tema; que haya estado el Procurador Mancera, a mí me parece muy importante. Y esperemos que ahora en la discusión se vayan dando las condiciones para que podamos tener efectivamente una reforma modelo en el Distrito Federal. Como en muchos otros momentos he dicho: desde el punto de vista legislativo, el Distrito Federal ha dado muestras de avances importantes y de atreverse a hacer cosas que en otros lugares no se hacen y me parece que hoy es turno para que en el sistema de justicia penal, en este momento de altísima violencia que estamos viviendo en el país, la ciudad muestre que es posible crear un sistema penal que seas respetuoso de los derechos humanos y que se dirija de manera contundente contra la delincuencia.

P: ¿Cuáles serían los factores fundamentales que hay que tomar en cuenta?

LGP: Bueno, en principio, como decía yo hace un momento, es importante saber que esta es una reforma que está basada en el debido proceso y que por lo tanto está, digamos, centrada en los derechos fundamentales; que frente a la violencia de allá afuera es importante limitar la violencia que el propio sistema produce: instituciones como el arraigo, por ejemplo, o la exclusión de beneficios de libertad para las personas que están acusadas de delincuencia organizada y que incrementan la violencia, son más problemáticas de lo que en realidad resuelven. De ahí la importancia, pues, de tener un sistema que sea integral, que desde la policía, la procuración de justicia, la ejecución de penas, permita generar certezas y cree salidas. Me parece también muy importante que la Diputada Barrales haya hablado sobre la importancia de las penas alternativas, ese es un tema que hace 30 años se discute y que no ha sido posible implementar; se habla de falta de dinero, pero me parece que no podemos quedar en el círculo vicioso de que porque no hay dinero no se legisla, al contrario, creo que legislar no cuesta, hay que ponerle dinero, pero en principio están dadas todas las condiciones para que se legisle en la materia.

P: Hablando de penas alternativas, ¿qué delitos se tomarían en cuenta?

LGP: Bueno, la reforma penal constitucional abre una posibilidad muy interesante para que la mayor parte de los delitos puedan ser tratados por esa vía. Incluso, en algunos casos de delitos, digamos de alto impacto, es posible también recurrir a penas alternativas, aquí la situación también es comprender cuál es el objetivo de la pena y cómo se cumple, si la cárcel efectivamente sirve para cumplir con ese objetivo o al contrario. Me parece que los ejemplos que tenemos, cotidianos, lo que demuestran es que la cárcel no solamente no readapta, sino que al contrario, crea  más delincuencia.

P: ¿Cómo ve los avances en cuanto a las investigaciones sobre las periodistas asesinadas? ¿El manejo es el prudente?, toda vez que dicen que no estaban en alguna actividad periodística en ese período…

LGP: Claro. Sé, por el Procurador, que están abiertas todas las líneas de investigación, ninguna se ha cerrado, y ellos están agotando todas. Nosotros vamos a estar atentos a lo que se haga en la Procuraduría; me parece que por la naturaleza del caso será muy importante que haya claridad, que haya objetividad y que la resolución que tome el Ministerio Público, los resultados sean los que generen certeza, sobre todo en el medio periodístico.

P: ¿Cómo ve lo de crear una Fiscalía para la atención a la víctimas de esta lucha…?, sobre todo porque al parecer era una figura que estaba ya contemplada…

LGP: Sí, lo que muestra esta decisión es, por una parte, es digamos un cambio, que me parece favorable hacia entender que el problema de la violencia no se ataca solamente con policía, pero también nos preocupa que haya otras instituciones que ya están encargadas de esos temas, eso daría cuenta quizá de la necesidad de organizar más, mejor, de articular mejor a las instancias que se encargan de ese tipo de problemáticas y, lo que es más importante aquí es que estas medidas, estas políticas, no pueden asociarse solamente al crimen, estamos hablando de personas y, en ese sentido, el Gobierno Federal está obligado a articular toda la política social con la finalidad de garantizar derechos.

P: No hubo ninguna mención, en el Informe, de derechos humanos…

LGP: Así es. Sorprende y lamentamos mucho que no haya el Presidente hecho mención al tema de derechos humanos. Esperamos que esté inserto en la política de este último año, creo que es la última oportunidad que tiene el Gobierno Federal para demostrar que le importan los derechos humanos.

P: ¿Está debiendo en esa materia?

LGP: Desafortunadamente sí, aunque hay un avance muy importante en el tema de la reforma constitucional en materia de los derechos humanos: lo que importa es que esa reforma se transforme en políticas públicas y en programas de protección de derechos. Ojalá que en este último año aproveche el Gobierno Federal para hacerlo así.

P: ¿No son anuncios que se dan como respuesta mediática?, sobre todo porque ya hay otro tipo de Fiscalías que ya están creadas y no hay avance sobre los temas?

LGP: Sí, ese es justamente lo que nos preocupa: que se trate solamente de una medida de último minuto y que no se haya trabajado mucho antes en la articulación de lo que ya existe, y que es mucho, en el Gobierno Federal. Gracias.