domingo , 21 julio 2024

Entrega de la Medalla “Emilio Krieger”.

Boletín 350/2011
20 de septiembre de 2011 

En la ceremonia de entrega de la Medalla “Emilio Krieger” 2011 de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD), el Ombudsman capitalino, Luis González Placencia, señaló que las buenas prácticas “son posibles incluso en contextos de polarización social y desconfianza respecto de la política como ámbito para la resolución pacífica de conflictos y el procesamiento de las deudas históricas de justicia”.

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) habló en el marco del 20 aniversario de la ANAD y destacó el reconocimiento otorgado al padre Alejandro Solalinde, cuya labor al frente de la Capilla “Albergue Hermanos del Camino”, ha sido fundamental para la defensa de los derechos y la seguridad de los migrantes que ingresan a México de camino hacia Estados Unidos.

“Su trabajo se vuelve doblemente destacado, porque implica hacerse cargo de un colectivo largamente olvidado por las autoridades mexicanas y porque le ha significado poner en riesgo su vida e integridad por lo que él cree es una tarea moralmente valiosa y políticamente impostergable”, dijo.

Indicó que en el caso de la abogada Estela Ángeles Mondragón, ésta ha tomado responsabilidad por la discriminación inmerecida hacia los indígenas raramurís de Chihuahua, experimentando como consecuencia la pérdida de vidas cercanas y la experiencia del acoso por visibilizar la situación de atraso y exclusión en que se ha colocado a esta población.

Mencionó que, por su parte, la periodista Sara Lovera López, representante del periodismo con perspectiva de género, ha ejercido su visión crítica para visibilizar los temas pendientes en materia de promoción y garantía de los derechos de las mujeres, a través de su trabajo en la Agencia Comunicación y Organización de la Mujer A. C. (CIMAC) y el periódico La Jornada.

“La CDHDF observa con beneplácito el fortalecimiento de los lazos que acercan el trabajo de la ciudadanía y las organizaciones civiles a la creación de sinergias con las instancias públicas, por eso, también creemos en la importancia de reconocer a quienes se han hecho cargo de la responsabilidad colectiva de defender los derechos”, agregó.

Asimismo, resaltó que el trabajo de la ANAD muestra que es posible pensar al derecho “no como un territorio agreste a los no iniciados, sino como la instancia de mediación entre la ética y la política; es decir, entre las demandas de una acción responsable, democrática y no instrumental, y la lógica del poder político siempre necesaria de controles democráticos”.

A su vez, el Consejero de la CDHDF y Presidente de la ANAD, Manuel Fuentes Muñiz, expuso la entrega en la defensa de los derechos humanos de la periodista Sara Lovera López, la abogada Estela Ángeles Mondragón y el sacerdote José Alejandro Solalinde Guerra, además de los 60 años de ejercicio profesional del abogado Jesús Campos Linas.

Evocó a uno de los fundadores de la ANAD en 1991, el jurista Emilio Krieger, a 12 años de su muerte. “Hoy lo recordamos con la entrega de la medalla que lleva su nombre a personas que son ejemplo de tenacidad y honestidad a favor de los demás.  Este reconocimiento es un mensaje de gratitud desde la sociedad civil para quienes, sin cargos públicos y sin gozar de medios a su alcance, abren caminos para otros, y en cambio poseen mucha voluntad y coraje”.

La periodista Sara Loreva agradeció que la ANAD entregara este galardón por vez primera a una o a un periodista, así como que se hable de la condición social de las mujeres, “que no les da miedo entregar un reconocimiento a una feminista contumaz, que no se avergüenza ni le pone cortinas de humo a su lucha en favor de que se reconozcan los derechos de las mujeres, y que dejen de ser víctimas y dejen de ser consideradas como menores de edad”.

El Padre Alejandro Solalinde aseveró que los migrantes y transmigrantes son el signo más importante de los tiempos actuales, “el éxodo imparable de migrantes del Sur está transformado las visiones, las conciencias y las prácticas sociales, pone en evidencia la corrupción, pero al mismo tiempo está despertando la solidaridad, se está globalizando la lucha pacífica del ser humano”.

Mencionó que hay cerca de 500 defensores y defensoras de migrantes, la lucha por los derechos humanos de las personas migrantes ha convocado a unas 40 organizaciones nacionales e internacionales, “hombres y mujeres indignados por el trato injusto y criminal  a nuestras hermanas del sur, unimos fuerzas para que ninguna persona migrante o transmigrante sea extorsionada, violentada, secuestrada o asesinada”.

La abogada Estela Ángeles Mondragón agradeció a los rarámuris, “que de modo cotidiano me comparten su vida y su cultura, sin pedir nada a cambio; ellos me han enseñado que la vida si no se comparte no tiene sentido alguno; me han hecho abogada, es decir intercesora, luchadora de sus derechos, gestora y sobre todo, su amiga”.