viernes , 3 febrero 2023

Entrevista al Presidente De La CDHDF, Luis Gonzaléz Placencia, en el Foro de Análisis el Derecho a la No Discriminación: Avances y Retos A 10 Años de la Reforma del Artículo 1° Constitucional.

Transcripción 63/2011
15 de agosto de 2011

Pregunta (P): Queremos que nos dé su punto de vista acerca de estos allanamientos que se han dado en diferentes hogares, especialmente el del poeta.

Doctor Luis González Placencia (LGP): Les comento que en principio desde que nos enteramos iniciamos una queja de oficio, después ya platicando con el propio poeta, él estuvo de acuerdo con la queja, iniciamos una investigación en el lugar, hicimos varios recorridos y nos dimos cuenta de que no era el único lugar que había sido allanado. Tenemos hasta ahorita identificados ocho domicilios en los que ocurrió una situación similar o peor incluso; hay denuncias de violencia física, hay denuncias de que se sustrajeron pertenencias. Nos preocupa muchísimo porque estamos hablando de una zona en que la gente ha tenido poco acceso a la prensa, esto no se ha sabido por el caso del poeta, pero tememos que haya más situaciones como esta.

P: ¿Han presentado quejas?

LGP: Ahora tenemos esta queja en donde hemos acumulado todos estos testimonios. Estamos siguiendo varias líneas, la primera tiene que ver con la presunta responsabilidad de las autoridades del Distrito Federal, eso se deriva de que la actuación de la policía del Estado de México tuvo que estar coordinada con las autoridades del Distrito Federal. En ese sentido nosotros pensamos que se debieron haber tomado algunas previsiones para proteger a la ciudadanía. Entonces estamos trabajando en esa línea con la Procuraduría y con la Secretaría de Seguridad Pública. En esa misma línea una derivación tiene que ver con que se hicieron distintas llamadas de auxilio a la policía local, a la Policía Preventiva, que no fueron atendidas, no sólo es el caso del poeta, sino que tenemos identificados otros casos más. Por otro lado estamos investigando también como entrarle al tema para no dejar de lado el hecho de que la policía del Estado de México actuó en territorio del Distrito Federal con esta violencia. Se está evaluando ahora, haremos un desglose para la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, y conjuntamente podemos seguir este caso. Desde luego vamos a estar observando la labor de la Procuraduría capitalina que tiene ya varias denuncias. Seguramente ayudaremos a poner más denuncias en los casos en lo que esto no ha ocurrido en las familias que fueron afectadas, y naturalmente como yo ya he dicho en múltiples ocasiones no podemos aceptar de ninguna manera que por más importante que sea el golpe que se da a la delincuencia organizada se pase por encima de los derechos de las personas. No encontramos ninguna justificación para ello. Y desde otra perspectiva, dado que ya ocurrió así, lo que esperamos aquí es que haya una respuesta contundente tanto del gobierno del Estado de México y todo el apoyo del gobierno de la ciudad de México para que se reparen los daños.

P: ¿Esto puede sentar un precedente?, porque según datos que se conocen, se allana un domicilio con lujo de violencia y que no se encontró ningún delincuente. ¿Puedo presentar algún precedente esto?

LGP: Desafortunadamente, según datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, esta es una situación que ocurre en todo el país, lo que pasa es que ahora se ha hecho pública. Creo que vale la pena aprovechar que se ha hecho pública para hacer un llamado a la autoridad en este sentido, en este caso se ha tratado de justificar el hecho con la aprehensión del líder de esta organización de “La Mano con Ojos”, pero nos parece a nosotros que eso que es obligación de la autoridad hacerlo, de ninguna manera implica pasar por encima de los derechos humanos de las personas. Una cosa es que deba cumplir con su obligación la autoridad, eso me parece que tenemos que exigirlo también, y otra muy distinta es que lo haga sin consideración sobre la propiedad, las pertenencias y la integridad de ciudadanos que no tienen nada que ver.

P: Pero además revela también la ineficacia con la que actúan las policías y como cualquier ciudadano podemos ser víctimas de este tipo de abuso y violaciones a los derechos humanos, que como usted dice son cada vez más recurrentes; entonces ante estas situaciones que se están recrudeciendo por el narcotráfico y el crimen organizado, ¿cómo se puede hacer para prevenir y evitar este tipo de situaciones?

LGP: Desafortunadamente hay una carencia importantísima de capacitación, es como querer cazar moscas con escopetas. Desafortunadamente eso sí implica que haya una cantidad importante de víctimas, y me parece que la actitud de la autoridad no se puede quedar de ninguna manera en una disculpa. Es importante que se ofrezca esta disculpa, es importante que haya una garantía de reparación, pero lo más importante es que haya una garantía de no repetición, y eso únicamente se puede lograr si hay una adecuada capacitación, si hay mecanismos de inteligencia que permitan verdaderamente saber en dónde se ubican las personas, o si hay protocolos inclusive porque entiendo la dificultad puede tener ubicar el paradero de una persona, pero debe de haber protocolos que eviten que en estas búsquedas la policía destruya, veje a las personas, se lleve sus pertenencias, etcétera.

P: ¿Siguen los daños colaterales entonces?

LGP: Desafortunadamente sí, y yo creo que eso, ya desde hace mucho tiempo, hay que evitar esa concepción de que en esta “guerra” va a haber víctimas colaterales. No podemos aceptar que siga habiendo víctimas en la “guerra” contra el narcotráfico.

P: También esta declaración del Jefe de Gobierno del Distrito Federal sobre esta prohibición de entrada de caravas al Distrito Federal, ¿qué lectura le daría?

LGP: No tengo claridad sobre cuál fue el sentido en el que el Jefe de Gobierno planteó el tema, a mí me parece en todo caso lo que sí debe ocurrir en este momento preciso es que debemos fortalecer todos aquellos lazos que impliquen la solidaridad y el fortalecimiento de las redes de la sociedad civil, y en esa misma dinámica ir exigiendo que las autoridades en donde sea que actúen, actúen con pleno apego a sus responsabilidades, que se hagan responsables de los delitos que cometen.

P: En este llamado que hace usted a las redes civiles y sociales, también se enmarca la propuesta del Movimiento por la Paz y la Justicia de que sea la ciudadanía la que también participe en la seguridad de nosotros mismos, ¿qué tan viable es esto?

LGP: Aquí hay que hacer un matiz importante, me parece que el Movimiento, este y otros movimientos de víctimas, nos señalan un síntoma importantísimo que da cuenta del malestar que se vive hoy en el país. Hay necesidad de abrir el espacio a propuestas que tengan en consideración análisis de expertos sobre las problemáticas. Yo aprovecho este momento para hacer una consideración sobre lo que hizo la UNAM, que parece fantástico, que me parece fundamental, primero porque da cuenta de un proceso de reflexión en el que se sentaron diversos actores sociales a pensar el problema, a plantear una solución racional que tiene una vocación civilizatoria. No es un llamado a la guerra, es un llamado más bien a la unidad, y que parte también de la idea de hacer un diagnóstico que es importantísimo tener, que no tenemos hoy en día. Tenemos un diagnóstico con perspectiva de guerra, necesitamos un diagnóstico que sea al contrario, un diagnóstico que sea con perspectiva de pacificación, y creo que la UNAM ha puesto ahora el primer elemento para una discusión que tendríamos que elaborar en el país de manera mucho más seria y digamos que la necesitamos ya en este momento.

P: ¿Y cree que esto es urgente, porque a los 40 mil ya se unieron en un breve plazo otros 10 mil, ya son 50 mil muertos?

LGP: Así es, y desafortunadamente a eso hay que añadirle el número de desplazados, el número de personas desaparecidas, en fin; el problema aquí es que…, bueno, la calidad de las ejecuciones, que como vemos cada vez estamos viendo ejecuciones más violentas,  así que a las víctimas de la criminalidad hay que añadirle las víctimas de las fuerzas policiales, de las Fuerzas Armadas, de ahí la urgencia de un diálogo que sea serio, que reflexione sobre el problema y que genere soluciones viables.

P: Sobre eso que decía que esté aumentando la forma de ejecutar, hoy mismo se encontró ya un cadáver decapitado en el Distrito Federal.

LGP: Sí, yo me he enterado por las noticias, me parece que es tema delicado porque se le atribuye precisamente a la organización de “La Mano con Ojos”, y yo creo que hay que tener aquí muchísima claridad para que se investigue cuáles con las motivaciones de este asesinato y justamente para que se tomen las precauciones necesarias para que la población en general, la que no está involucrada en esta “guerra”, este salvaguardada.

P: En el tema de que un ciudadano llame y que se tarden seis horas, ¿hay una violación de derechos ahí, qué es exactamente lo que ves ahí y qué va a pasar al respecto?

LGP: Mira, yo decía que teníamos varias líneas de investigación sobre el tema, una tiene que ver con eso, no solamente es el caso del poeta que estuvo llamando a esta línea de atención inmediata y que no recibió ayuda, en todos los demás casos tenemos también denuncias en este sentido, y esto constituye la primera línea de investigación de la Comisión sobre qué responsabilidades tienen las autoridades del Distrito Federal en la ausencia de protección de estas personas. Gracias.