sábado , 20 julio 2024

Advierte CDHDF condiciones de violencia, esclavitud, servidumbre y trata de personas para las trabajadoras del hogar

Boletín 123/2011
9 de abril de 2011

El menosprecio y la negación de derechos laborales a quienes desempeñan trabajo del hogar, en su mayoría mujeres, permite clasificar dicha práctica como violencia contra la mujer, pero también como una forma contemporánea de esclavitud, de servidumbre o incluso trata de personas, advirtió el Secretario de Vinculación con Organizaciones de la Sociedad Civil de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), José Antonio Guevara Bermúdez.

Durante su intervención en el Foro Internacional Trabajo Digno para las Trabajadoras del Hogar, lamentó que al respecto existan pocos estudios sobre la materia en este tipo de terminología y exhortó a que sean retomadas por las instituciones académicas.

Guevara Bermúdez exhortó también al Estado mexicano a que en la 100 Conferencia Internacional del Trabajo, a realizarse en junio próximo, se sume a la propuesta mundial de “Trabajo decente para los trabajadores domésticos”, a través de su firma del Convenio sobre el trabajo decente para los trabajadores domésticos y de la Recomendación sobre el trabajo decente para los trabajadores domésticos.

Dijo que, si bien México reconoce los derechos laborales para todas las personas de igual manera y sin distinción, “lamentablemente a las trabajadoras del hogar se les limitan los derechos humanos laborales en términos no aceptables”, de manera Constitucional y al margen de los instrumentos internacionales de derechos humanos, como el Convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC).

“Creemos que Naciones Unidas, a través de los Mandatos que tiene en su Consejo de Derechos Humanos, debe trabajar profundamente estos temas, visitar y recibir información sobre lo que sucede en México con las trabajadoras del hogar, a través de la Relatoría de Violencia Contra la Mujer, la Relatoría sobre Trata de Mujeres y Niñas, la Relatoría sobre Formas Contemporáneas de Esclavitud y el Grupo de Trabajo Sobre Leyes que Discriminan a las Mujeres”, subrayó.

Antonio Guevara dijo que la CDHDF continuará promoviendo el respeto y garantía de los derechos de las trabajadoras del hogar, y llamó a las instituciones públicas de derechos humanos a que se sumen, sobre todo ahora que la Constitución reconoce a los derechos humanos contenidos en los tratados internacionales como parte del sistema jurídico mexicano y fortalece el sistema para su protección.

“Aunque la OIT cuenta con convenios y recomendaciones para exigir condiciones justas, dignas y seguras, no ha incluido explícitamente el trabajo del hogar; las normas que podrían serle aplicables están dispersas en varios instrumentos internacionales, por lo que se hace necesaria la creación de un Convenio específico”, explicó Guevara Bermúdez.

Los proyectos de Recomendación y Convenio propuestos tenderán puente para que la legislación y la regulación respecto del trabajo del hogar sea reconocido y dignificado, para que las y los trabajadores del hogar no duden que el derecho les asiste y que la era de la discriminación, la explotación y el trato desigual en el reconocimiento y el disfrute de sus derechos ha terminado o por lo menos está por concluir”, precisó.

Dijo que el Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal contiene líneas de acción en la materia, de obligado cumplimiento para diferentes entes que deberán trabajar para impulsar en la ciudad los derechos de las y los trabajadores del hogar, así como promover sus derechos humanos laborales y condiciones de igualdad.

Es importante reconocer que desde hace 20 años se conformó la red regional liderada por trabajadoras del hogar, la Confederación Latinoamericana y de El Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLACTRAHO), integrada por sindicatos y organizaciones de al menos once países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Paraguay, Perú y República Dominicana.