viernes , 3 febrero 2023

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la presentación del libro y lanzamiento del Concurso de Cuento ¿Y si yo fuera una persona refugiada…?

Transcripción 18/2011
3 de marzo de 2011

Pregunta (P): Sobre la migración a la ciudad de México por el tema de la inseguridad, cuéntenos un poco más sobre este tema y si ustedes han identificado cuántas personas han llegado a esta ciudad, que paradójicamente ya es la más segura del país.

Doctor Luis González Placencia (LGP): Así es, desafortunadamente no existen registros confiables sobre el tema; sin embargo, sí estamos teniendo noticias a través de diversas Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) de que estos desplazamientos están comenzando a ocurrir. Me parece que es un asunto que tenemos que visibilizar. La Comisión está trabajando ahora dentro del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal, específicamente con el tema de personas refugiadas, pero creo que este es un elemento que tenemos que reincorporar justamente para saber cuál es la magnitud.

P: ¿Cuáles son las características de esas personas que están llegando aquí al Distrito Federal, desplazadas de otras ciudades?

LGP: No tenemos claridad, pero son de diversas condiciones sociales. Por supuesto quienes primero pueden hacerlo son quienes tienen mejores posibilidades de encontrar manera de sobrevivir acá en la ciudad, pero justamente de lo que se trata es de poder visibilizar quiénes están llegando, en qué condiciones están llegando y de qué manera poderlos ayudar.

P: ¿Las causas del desplazamiento?

LGP: La violencia, principalmente.

P: ¿Qué es lo que refieren estas personas que llegan?

LGP: Inseguridad en las zonas en donde viven; incapacidad para realizar las actividades que cotidianamente realizan; una afectación directa en sus modos de vida y en general una sensación de secuestro dentro de sus propias casas.

P: ¿Regularmente de dónde son originarios?

LGP: Del norte del país en general.

P: ¿Se tiene un estimado o un promedio de cuántos más o menos llegan?

LGP: No, no existe una estimación porque el fenómeno, digamos, es relativamente nuevo. Lo que tenemos son datos de algunas organizaciones y en general, digamos, comentarios que se han hecho de estas organizaciones sobre estos desplazamientos.

P: ¿De qué zonas están llegando, sobre todo?

LGP: Hacia el centro, al Distrito Federal.

P: ¿Pero de qué estados o ciudades?

LGP: Del norte del país en general, no está claro todavía si es alguna ciudad en particular.

P: ¿Tienen algunas cifras aproximadas?

LGP: No, porque no es un fenómeno que se haya cuantificado todavía; sin embargo, justamente de lo que se trata es de poderlo visibilizar y de poder establecer su magnitud.

P: ¿En la mayoría vienen solos o vienen con las familias?

LGP: No tenemos claridad, sabemos que se están moviendo hacia acá y que justamente hoy existe la claridad de que la ciudad de México es el espacio más seguro del país. Entonces, bueno, justo se trata de establecer las características de este fenómeno nuevo.

P: ¿Se corre el riesgo de que ya que una vez que están aquí en la ciudad ellos no tengan los servicios básicos como salud, alimentación, un empleo, una casa?

LGP: Justo por eso es que es importante que podamos establecer cuál es la magnitud de este fenómeno para poder saber en todo caso cómo se van integrando a los servicios de salud, laborales y por supuesto educativos.

P: Presidente, respecto a la censura de la película Presunto Culpable, ¿qué opina de eso?

LGP: Creo que es apresurado hablar de censura porque de lo que estamos hablando es de una resolución judicial. En principio la persona que acude al Poder Judicial a solicitar un amparo lo hace en ejercicio de un derecho. Habrá que ver cuál es la resolución de la juez, estamos hablando de una suspensión temporal, entonces una vez que se dilucide si hay algún conflicto de derechos o si hay una violación a algún derecho de la persona que solicitó el amparo se podrá saber cuál será el destino de la película.

P: ¿Pero mientras tanto ya no se está exhibiendo?

LGP: No, porque de ser el caso, existe una situación de violación continuada. Entonces es importante que se decrete esta suspensión para que esa violación cese. La información que se ha difundido, hay que verificarla, es que la persona que está interponiendo el amparo es un menor de edad, entonces ahí priva el interés superior del niño, en este caso del adolescente, y aunque eso es algo que tiene que dilucidar la juez, digamos, que ella encontró razones suficientes como para decretar esta suspensión.

P: ¿Pero no sería entonces un acto de censura, sería simplemente respetar los derechos de un menor de edad?

LGP: Sí, porque es un acto que deviene del ejercicio de un derecho por parte, en este caso, de una de las persona que participó en el juicio. No hay que confundir eso con el hecho de que audiencia es pública y debe ser pública, pero existen algunos criterios de protección de datos personales, como la imagen, desde luego, el nombre, que además son todavía más rígidos y más rigurosos cuando hablamos de menores de edad.

P: ¿Pero esto ayuda un poco al gobierno mexicano?

LGP: No hay duda, y yo creo que eso también hay que dejarlo claro, la denuncia que hace la película hay que insistir sobre ella, y como esta película no tiene fines de lucro a mí me parece que la posibilidad de que se divulgue, digamos, en los circuitos académicos y en términos generales como un producto que señala las fallas del sistema de justicia mexicano, eso no tiene nada que ver con el problema que la tiene ahora en los tribunales. Estamos hablando de dos cosas que son diferentes y me parece que el valor del filme no debe ser puesto en entredicho.

P: ¿Sobre la reforma de derechos humanos que está atorada en el Senado?

LGP: Pues que esperamos que salga. Ojalá hoy ya se resuelva este tema que nos tenía atorados que era el de considerar las preferencias sexuales dentro de la Constitución. Me parece que los argumentos que se presentaron en términos de que eso alentaba delitos no tienen ningún fundamento. Así que hay confianza en que hoy podamos tener ya esa ley.

P: Doctor, por otra parte, ayer la Comisión saca una información referente a que ya dio por aceptada parcialmente la Recomendación 1/2011. ¿Esto qué quiere decir?

GLP: Nada, se había dicho que no habíamos hecho una solicitud formal, que efectivamente la hicimos y ayer recibimos la respuesta, y la respuesta confirma efectivamente la aceptación de cuatro de los ocho puntos dirigidos al Gobierno de la ciudad y la no aceptación de los primeros cuatro en los que se incluye la suspensión, entonces nosotros la consideramos así y haremos lo que la ley ya nos permite hacer, que es hacerlo del conocimiento de la Asamblea.

P: ¿Cuándo lo harán de su conocimiento?

LGP: Bien, seguramente en el Informe, porque lo que la ley plantea, es que es obligación de la Asamblea, digamos, llamar a los servidores públicos que no están cumpliendo con las Recomendaciones o que las están aceptando parcialmente. Formalmente hablando, no tengo yo facultades para, digamos, incitar a la Asamblea, lo que yo puedo hacer es informarlo en el momento en que rinda mi informe de actividades.

P: ¿En el momento de informar a la Asamblea ya estará obligada a llamar a comparecer a Marcelo Ebrard?

LGP: Me parece que en el momento en que la Asamblea conoce de esta situación, está obligada a hacerlo desde luego.

P: ¿Y ya lo conoce oficialmente o puede decir lo mismo que el Gobierno de la ciudad, de que no fue notificado oficialmente?

LGP: Ya lo conoce todo el mundo y como no hay una disposición expresa que indique que soy yo quien debo hacerlo de su conocimiento, los diputados tendrán que asumir esa obligación en motu propio.

P: ¿Tendrían que asumirla lo más pronto posible, en vista de que el problema sigue pasando?

LGP: Pues eso ya les corresponde a ellos tomar la decisión y explicarla, por supuesto.

P: ¿Cómo calificaría usted la respuesta del gobierno de Marcelo Ebrard al decir que no va a aceptar los cuatro puntos principales de la Recomendación?

LGP: Bueno, pues como he dicho en otras ocasiones, nosotros entendemos las razones por las cuales no está aceptando estos cuatro puntos; sin embargo eso no quiere decir que las justifiquemos, y pues lo que pensábamos nosotros es que justamente al Gobierno es al que le toca no solamente explicar por qué no acata las Recomendaciones en su totalidad, sino dar cuenta de cuáles son las justificaciones que tienen para no hacerlo.

P: Entonces en el informe usted informara a la Asamblea que la Recomendación está como aceptada parcialmente.

LGP: Así es, lo que la ley plantea es eso justamente, que en el momento de rendir mi comparecencia ante la Asamblea, hago del conocimiento de la misma, qué autoridades no aceptaron la Recomendaciones o no la han cumplido. Gracias.