viernes , 3 febrero 2023

Entrevista al Doctor Luis González Placencia, al término de la inauguración del Foro “Los Derechos de las Niñas: un Tema Pendiente en la Agenda Nacional”.

Transcripción 17/2011
3 de marzo de 2011

Pregunta (P): Platíquenos por favor qué tan grave es el asunto de las niñas en el país de que hay que darles más preferencia a ellas que a los niños.

Luis González Placencia (LGP): No se trata de preferencias, se trata de entender que estructuralmente las condiciones de las mujeres frente a las de los hombres son de mucha mayor desventaja y eso se reproduce también en el sector de la infancia. El planteamiento es muy simple: mientras se proteja más a las niñas, más se protege a los niños. Y no al revés, no necesariamente proteger a los niños implica proteger a las niñas.

P: En cuento a accesibilidad, podemos hablar de porcentajes en la escuela, la salud, de los diferentes derechos. ¿De qué estamos hablando en el tema de las niñas?

LGP: Estamos hablando de que las niñas están en una situación de mayor complicación de acceso a los derechos a la educación, a la salud… en el horizonte de los derechos de la infancia las niñas se encuentran en una desventaja mucho mayor.

P: ¿Cómo sería la desventaja, sería de 2 a 1?

LGP: No hay criterio claro que permita ver como es esa clase de desventaja, no sólo es cuantitativa sino cualitativa, es en términos de la forma en la que se entiende a las niñas, en las que se viven las relaciones con las niñas. Por ejemplo, es muy claro que en algunos fenómenos que se dan hoy en día y que son muy preocupantes, la trata con fines sexuales, las niñas tienen una situación mucho más complicada que los niños. No necesariamente es un tema cuantitativo, sino más bien cómo se perciben a las niñas.

P: ¿En ese sentido deberían de hacer una reforma legal?

LGP: Hay una serie de reformas que ya se están planteando que tienen que ver con criterios de acceso a la educación, que tienen que ver con criterios de acceso a la salud, al esparcimiento, a la protección y otras más que tienen incidencia en el ámbito penal, pero no basta con eso. Es necesario afinar la política pública y las relaciones cotidianas que tenemos los adultos con las niñas y los niños, que también ahí son diferenciadas.

P: ¿En el tema de bulliyng, las niñas también estarían expuestas en mayor medida a esta violencia?

LGP: Se da por supuesto en niñas como en niños, me parece que aunque no hay datos claros, si he sabido que hay muchas niñas involucradas en temas de bulliyng. Desde luego en los niños se aprecia… se justifica más por la naturaleza de las relaciones entre los hombres y en las niñas eso suele ser más condenado, entonces ahí también vemos una relación de desigualdad.

P: ¿Hay una diferencia en este tipo de violencia entre niñas y niños?

LGP: No tenemos datos que nos permitan afirmar eso. Parece ser que cualitativamente estamos hablando de una situación que afecta a ambos sexos.

P: Las cifras que se han dado últimamente en ese sentido ¿la CDHDF tiene ya detectados algunos casos o cuál es la acción que ustedes hacen para atacar este problema?

LGP: Nosotros apoyamos mucho a las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), que están haciendo un trabajo de campo en estos temas, porque la competencia nuestra se refiere a situaciones en que normalmente es la autoridad la que viola los derechos de la infancia. La mayor parte de los casos que tenemos están relacionados con niños institucionalizados, pero como se sabe, en el pasado una de las Recomendaciones más fuertes de esta Comisión tiene que ver con el caso Casitas del Sur que implica directamente una vulneración de los derechos de la infancia.

P: La Procuraduría ya está investigando un caso sobre un niño que fue ya víctima de bulliyng y que sería el primer caso que se está estudiando ya como tipo penal, bueno no…, como una investigación que está investigando la Procuraduría, el bulliyng no está tipificado ¿Se necesitaría una reforma aquí en este caso para que pudiera garantizarse?

LGP: No creo que criminalizar sea el camino, más bien hay que ver cuáles son las otras circunstancias que están permitiendo que esta violencia se exacerbe en las escuelas y castigar a los niños no, al contrario, me parece  que agravaría la situación.

P: En otro tema, se determinó que el documental éste de Presunto culpablesaliera de la salas de cine, donde se evidencia de alguna forma el sistema de justicia en México, ¿Qué opinión le merece?

LGP: Creo que sería apresurado hablar de censura, sin duda porque se trata de una decisión judicial, la persona que está solicitando el amparo es una persona directamente implicada y tiene derecho a hacerlo. Se dice que es una persona menor de edad, entonces aquí la Juez le tocará hacer la valoración porque efectivamente hay derechos que protegen la identidad de las personas especialmente si se trata de personas menores de edad. Yo tengo confianza en que ese hecho no opaque el sentido fuerte que implica la denuncia que se hace en la película; estamos hablando de dos problemas diferentes que hay que tratar de no mezclar; a la Juez le tocará entonces ya dilucidar si se violaron derechos o no en este caso.

P: Oiga le quiero preguntar ¿En las casas hogares hay más niños que niñas? o ¿Cómo está ese asunto? y si ¿Hay maltrato más a niñas o a niños?

LGP: No tenemos datos directos de eso porque no es competencia de la Comisión abordar temas con las casa hogares, pero lo que sí sabemos es que hay problemas muy serios con el tema de la adopciones; efectivamente lo que va ocurriendo con las parejas es que entre más grandes estén los niños menos quieren adoptarlos, adoptan más niños que niñas. No hay datos claros que la Comisión tenga pero me parece que la circunstancia en términos generales es así.

P: Señor ¿La Comisión tiene algún plan para asistir a las escuelas para combatir el acoso escolar o para brindar asesoría a los maestros, profesores alumnos?

LGP: Tenemos por supuesto varios programas en los que intervenimos, hay aquí una Dirección de Educación y un programa de Educación para la Paz en el que estamos trabajando.