sábado , 4 febrero 2023

Sesión de preguntas al Doctor Luis González Placencia, en la conferencia de prensa sobre temas relativos a la situación de los derechos humanos en la ciudad de México

Transcripción 9/2011
9 de febrero de 2011

Pregunta (P): ¿Cuál es la postura doctor, del Gobierno del Distrito Federal, y hasta dónde llegan los alcances del ustedes?

Luis González Placencia (LGP): Estamos en espera de la respuesta a la Recomendación. Esperamos nosotros que estos argumentos que les hemos presentado hayan sido plenamente analizados por el Gobierno de la ciudad, la instancia que está elaborando la respuesta, y en esa medida, confiamos en que la Recomendación sea aceptada en todos sus términos; es decir, no vemos ninguna razón para no aceptar la Recomendación, nos parece que la evidencia está muy clara, en la investigación y que, en atención a esta vocación que el Gobierno  ha manifestado en diversas ocasiones de ser respetuoso de  los derechos humanos, finalmente acepte la Recomendación.

P: Pero a final de cuentas ¿cuánto tiempo tienen para emitir esa respuesta? Y si no la aceptan o si la aceptan, pero sigue la construcción ¿qué va a pasar?

LGP: Sí, tienen hasta el día 11; es decir, el próximo viernes para emitir la respuesta. Si no es aceptada la Recomendación, ellos tendrán que explicar por qué no la aceptan. Hay que comentar que la Delegación Magdalena Conteras ya aceptó la Recomendación, está dirigida a tres autoridades: la Delegación Álvaro Obregón lo ha manifestado públicamente, aunque no nos ha hecho llegar la aceptación; entonces, restaría la del Gobierno de la ciudad. Si el gobierno no aceptara esta Recomendación, tendrá que explicar por qué no la acepta, y frente a los argumentos que nosotros hemos esgrimido, tendríamos que esperar una respuesta que fuera del mismo nivel que estos argumentos. Creemos de verdad, insisto yo mucho, en que no hay razón para que se diera una no aceptación. Si fuera el caso, existen algunos recursos legales con los que cuenta la Comisión para garantizar que el Gobierno de la ciudad explique las razones por las cuales no acepta. La Ley nos faculta para solicitarle al Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea del Distrito Federal, que llame a la autoridad, para que explique ante el Pleno de la Asamblea sus razones. Desafortunadamente la ley no nos permite ir más allá, pero para nosotros es muy importante que quede muy claro que esta Comisión está haciendo lo que le toca hacer, que hará todo lo que tenga que hacer para hacer valer su Recomendación y para que quede claro que la integridad moral de esta Comisión está incólume.

P: ¿Ya revisaron si están sustentadas las quejas de los vecinos que están a favor de la Supervía? No sé si también ellos tienen sustento y si es real todo este respaldo de las tantas firmas que han enviado. ¿Ustedes ya prevén una negativa por parte del Gobierno del Distrito Federal en este sentido? Porque, que yo recuerde, no se había hecho un desayuno para nuevamente referir todo el sustento legal que tiene una Recomendación, ¿ya ustedes están previendo la negativa del DF?

LGP: En las reuniones que hemos tenido con los vecinos que están a favor del proyecto, lo que hemos encontrado nosotros es que los argumentos que ellos presentan, son exactamente el mismo tipo de argumentos que nos llevaría nuevamente a una Recomendación como ésta. Es decir, aquí se da una situación en la que en realidad no importa si las peticionarias o peticionarios reales, eventuales, posibles, los que llegaran acá, están a favor o en contra de la Supervía, no es relevante si están a favor o en contra, lo que es relevante es que las violaciones que se alegarían en uno y otro caso, nos habrían llevado a realizar la misma investigación, y nos habrían llevado exactamente a las mismas consecuencias. Porque lo que se alega, por parte de vecinos que están a favor de la obra, es que se afecta su derecho a la movilidad, que se afecta su derecho, igual,  a la salvaguarda de un medio ambiente sano, de una vivienda adecuada, y esos hechos, que solamente muy recientemente se presentaron queja, y los estamos analizando para ver si los incorporamos efectivamente como una queja que investigue la Comisión, pero todos esos son hechos que nuevamente nos remiten a la obligación que tenía el Gobierno de la ciudad de hacer todo este procedimiento de manera clara y apegada  a la ley, es decir, por eso es importante este desayuno, y por eso lo estamos haciendo, para explicar que, no es relevante estar a favor o en contra de la Supervía, lo que es relevante es que estas omisiones del Gobierno de la ciudad afectaron los derechos de quienes fueron nuestras peticionarias y peticionarios, y también afectan los derechos de quienes están a favor de la propia obra. Entonces, creo que es muy importante, porque eso, digamos, despeja el debate de estar a favor o en contra, tendría que anularlo es debate, aunque desafortunadamente no podemos garantizar que así se dé en los hechos, con argumentos, lo que sí podemos establecer es que ese debate no es relevante, y por lo tanto la autenticidad o no de las manifestaciones tampoco está en nuestra consideración. Nosotros hemos recibido y seguiremos recibiendo a quienes vengan a manifestarse contra la resolución de la Comisión, y les explicaremos esto que les hemos explicado a ustedes, y les explicaremos de qué manera estas omisiones resultan a final de cuentas también en la violación a los derechos humanos de esos sectores.

P: Andrés Carreón, de Radio Mil. Oiga, preguntarle directamente ¿cuál es su respuesta a quienes están a favor de la Supervía y dicen que la Comisión, en la Recomendación que emitió hace algunos días, es totalmente parcial?

LGP: Claro; primero, se los hemos dicho de frente: esta Comisión es parcial por ley. Es decir, no es un tercero aparte, no es un Tribunal, no es un juzgado; es una Defensoría, y en tanto que Defensoría, está de parte de quienes son nuestros defendidos y defendidas. Ahora, esta posición de parte se sostiene en la medida en la que se puede probar fehacientemente que nuestros defendidos tienen razón. Es decir, no es una posición acrítica. Si nosotros verificamos en la investigación que nuestros defendidos no tienen razón, se los decimos y se termina el asunto, pero en este caso, como ustedes han podido observar, la investigación nos lleva de la mano a establecer de qué manera fueron violados estos derechos y por qué razón consideramos que la resolución de la Comisión apoya entonces, ahora con argumentos jurídicos probados, han sido presentados, o por lo menos parte de los que han sido presentados, por nuestras peticionarias y peticionarios. Se los hemos explicado a las persona, porque de pronto parece que se esperaría que la Comisión actuara en función de lo que la mayoría plantea, y no, eso no lo hemos hecho nunca; no estamos nosotros para conceder a las mayorías, ese es un tema que obedece a otras razones de otra naturaleza, de naturaleza política, más bien. La Comisión tiene una actuación, por ley, contra-mayoritaria; es decir, la Comisión puede y debe emitir resoluciones que eventualmente estén en desacuerdo con decisiones de mayoría. Y la única manera de sustentar estas decisiones, es con la fortaleza de los argumentos que nosotros esgrimimos.

P: Doctor, ayer que venían las personas, supuestamente a favor de la construcción, comentaban que a la Comisión le faltó hacer más trabajo en su investigación, al momento en el que mencionan violaciones al medio ambiente, que le faltó poner en un equilibrio los daños que se iban a causar y los beneficios que se iban a obtener con esos daños. Por un lado, comentaban que, por ejemplo, el derecho al medio ambiente, que lo de la tala de árboles, detalles de ese tipo. Estas personas comentaban que, por ejemplo, ellos también exigían su derecho a un medio ambiente sano que, por ejemplo, en el tráfico se pasan hasta seis horas y que ese tiempo causan emisiones y contaminación. Entonces, al construirse esa Supervía se eliminaría esa parte. Por otro lado, también decían que ellos están concientes de que la construcción iba a impactar de alguna forma a cierto grupo de la población, que ellos no estaban cegados al decir que  eso no iba a causar daño a nadie, pero que a la larga había forma de poder ir mitigando ese impacto y que si se están presentando las formas para hacerlo, a la Comisión le faltó ponderar esa situación, de qué era el beneficio y qué era lo que estaba pidiendo la Comisión.

LGP: Gracias. Mira, Luis, te lo explico de esta manera: eso está previsto en la ley de medio ambiente, precisamente exige la consulta pública sobre la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para eso: para que una vez que tú tienen la MIA, la pones en conocimiento de la ciudadanía, de manera tal que quien tenga algo qué decir sobre ese tema lo diga y se debata. No es, ninguna de estas consultas de las que hemos hablado, son plebiscitarias, eso es muy importante afirmarlo; es decir, no se trata de someter a votación si se hace o no se hace la Supervía. De lo que se trata con estas consultas es de incorporar un elemento cualitativo, que permita conocer, sobre el supuesto de que nadie lo conoce todo, cuáles son las opiniones, las objeciones que puede haber respecto de un proyecto, cualquiera que sea, que pueda poner en riesgo la viabilidad del medio ambiente. Nos queda claro, yo creo que esa es una línea de principio, que cualquier construcción afecta al medio ambiente, cualquiera, pero precisamente por eso es que la ley exige esta consulta pública, para que entonces quien va  hacerse cargo de la construcción diga: “Esto es lo que puede pasar y estoy previendo resolverlo de esta manera”. Y entonces, cualquiera persona que se considere con conocimientos para poder opinar, y con la información adecuada para poder opinar, diga: “Oye, a mí me parece que esto no, porque esto puede causar daños más adelante”, si eso no pasa y esos argumentos no se controvierten, entonces se deja afuera una cantidad de argumentos que tiene peso propio y que al ser incontestados de manera oficial ocasionan toda la problemática que tenemos ahora, es decir, que haya versiones sobre cuáles pueden ser las afectaciones, que haya versiones sobre cuáles pueden ser los beneficios y que no haya manera de institucionalmente darle cauce a todas estas versiones que se presentan. Entonces, te lo digo con toda claridad, no descalificamos esta opinión de los vecinos y vecinas; justo ese es el problema: el problema es que hay incertidumbre y que esa incertidumbre no se resolvió de la manera institucional por la que debió haberse resuelto, que es la que la ley propone.

P: Doctor, ante una negativa, inminente negativa que ya se ve venir del Distrito Federal, por sus discursos, ¿cómo quedan los derechos humanos en la ciudad de México?, se apostó mucho en esta Recomendación, es importante para la Comisión de Derechos Humanos, pero aún más, en cuestión de las garantías de los ciudadanos, ¿habrá réplicas de otras instituciones tan delicadas como la Subsecretaría del Sistema Penitenciario, que presenta muchísimas irregularidades en cuestión de derechos humanos? Si la cabeza no acepta y no reconoce la legitimidad de la Comisión de Derechos Humanos ante una negativa, como ya se ha venido planteando…

LGP: Bueno, sí, lo que esperamos es que eso no pase, Israel. Pensamos que justamente estos argumentos que hemos presentado nosotros son suficientes como para motivar que la Recomendación se acepte y como para motivar que haya un mensaje, justamente que apoye, digamos apuntale, la legitimidad de una Comisión como esta en una ciudad como ésta. Esta Comisión es posible, porque existe una ciudad que ha tenido este grado de avance en el plano de los derechos humanos; entonces, tenemos toda la claridad de que de no ser así, pues esta Comisión no tendría posibilidades siquiera de manifestarse contra cualquier acto violatorio de derechos humanos. Entonces, me parece que como es un tema de elemental congruencia, si esta ciudad ha sido una ciudad que se ha proclamado como protectora, defensora de los derechos humanos, tiene que apoyar las decisiones de su Comisión de Derechos Humanos y, en este sentido, aceptar la Recomendación. Si estos errores que están documentados en la Recomendación son evidentes, y lo que reclaman entonces es que se reconozca que esos errores fueron cometidos y que se dé una muestra clara de que hay voluntad real de salvaguardar los derechos de todas las personas. Los derechos humanos no están sometidos a consideraciones mayoritarias; entonces, no se puede afirmar que se respetan si se le respetan a una mayoría y no a una minoría, es como estar embarazada: no se puede estar poquito embarazada, se está embarazada o no se está embarazada. Aquí, o se respetan los derechos humanos o no se respetan los derechos humanos; se respetan o no; no es cuestión de los que están más a favor y los menos que están en contra.

P: Entonces, ¿usted pide congruencia al Gobierno del Distrito Federal en su discurso oficial con respecto al respeto de los derechos humanos y la aceptación de esta Recomendación?

LGP: Así es.

P: Una de las preocupaciones que han externado los opositores a la Supervía es respecto a la preservación ecológica; días después ustedes emiten la Recomendación, la primera del año, la Secretaría del Medio Ambiente, la federal no la local, concede permisos para que se construya la Supervía. ¿Harían ustedes una nueva reflexión en torno a este punto en específico?

LGP: No, en principio no tenemos el documento a la vista, no está dentro de  nuestra consideración y además ahí respetamos totalmente el ámbito de competencia de la autoridad federal que se pronuncia sobre situaciones específicas; entonces, eventualmente ellos tendrán que explicar sus consideraciones y para nosotros, en este asunto está este punto terminado.

P: Doctor, sobre el foro-estadio Azcapotzalco también es una obra por iniciar, ¿tiene ya documentado si estamos frente una caso similar a lo que es la Supervía si se están violando derechos humanos?, ¿qué información tiene al respecto?

LGP: Tenemos un queja que se está investigando en la Tercera Visitaduría, todavía es pronto para poder decir cuál podrá ser el desenlace, lo que esperamos es que las experiencias de éste caso sirvan para atender ese y otros casos que eventualmente se presentan con motivo de construcciones en la ciudad. Concretamente por el hecho de que no se tuvo acercamiento en principio con la comunidad para informar en qué consiste la obra y cuáles van a  ser las consecuencias, hasta ahora la petición expresa que nos han planteado las personas peticionarias es que los acompañemos en los distintos espacios que han tenido de diálogo con sus autoridades , además las visitas de campo en donde las propias autoridades les están definiendo algunas cuestiones respecto a los alcances de la propia obra , hay ahorita un periodo de evaluación de la información de parte de la autoridad, la propia Comisión de Derechos Humanos hasta ahora está procesando y sistematizando esa información que hemos recabado ya para dar los siguientes pasos para la investigación que serán ya solicitudes formales de información a las diversas autoridades .

P: ¿Es cierto que van a quitar los dos deportivos que están ahí, que son los pulmones de esa zona?, ¿ustedes tienen ese dato?

LGP: Formalmente no lo tenemos, no hay una posición definitiva de la autoridad, lo que la autoridad ha comentado es que está abierta ahora a recibir todo tipo de opinión han comentado no se van a destruir casas, no se van  a afectar propiedades privadas, en fin todavía no hay una postura de la que formalmente se hay dado a la Comisión.

P: ¿En qué porcentaje aumentaron las quejas en Distrito Federal en comparación con los cuatro años de la administración anterior?

LGP: La información no la tengo en este momento, te la haré llegar después, para darte los porcentajes precisos. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *