jueves , 26 enero 2023

Seminario «Derechos Humanos: un nuevo modelo constitucional»

Boletín 51/2011
14 de febrero de 2011 

Al referirse a la Reforma Constitucional en Derechos Humanos que se está discutiendo en el Senado de la República, el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, dijo que se deben establecer mecanismos para hacer que la autoridad se sienta obligada a aceptar las Recomendaciones que emiten las Comisiones de Derechos Humanos.

En el Seminario “Derechos Humanos: un nuevo modelo constitucional”, organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), González Placencia consideró que las Recomendaciones deben mantenerse como no vinculantes, porque las comisiones son defensores.

Mencionó que en alguna otra iniciativa se había planteado la idea de que la Comisión pueda seguir jugando como defensor, en otra instancia; “frente a la no aceptación de una Recomendación, que la Comisión pueda llevar a juicio a la autoridad que no está cumpliendo, ahora en un proceso jurisdiccional”.

Consideró que el planteamiento de la Reforma que transfiere la facultad de investigar violaciones graves a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y las Comisiones locales, facultad que hoy tienen todas las Comisiones de derechos humanos, viene acotada, “y preocupa particularmente cuando se le asigna esta facultad al Consejo Consultivo, que así dejaría de ser Consultivo”.

Apuntó que la naturaleza de los Consejos tiene que ver con su conformación ciudadana, para abonar a la autoridad moral de la institución, y la salvaguarda de ese carácter ciudadano, no comprometido como servidor público, “es fundamental, de lo contrario se mina la autonomía del propio Consejo y de la Comisión”.

González Placencia planteó que la actividad del Ombudsman tiene dos momentos de legitimación, “uno que se refiere a que sea electo con base en procedimientos claros, transparentes, que acoten en lo posible que en esa decisión haya algún tipo de intervención en lo que será la autonomía delOmbudsman, y la legitimidad de ejercicio”.

Por su parte, la investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Karina Ansolabehere, expuso que la Reforma de Derechos Humanos es un avance en la mayor parte de sus aspectos, pero “las modificaciones vinculadas con la elección del Ombudsman nacional, la manera como se refuerzan las Recomendaciones y la referencia al Consejo Consultivo de la CNDH y la facultad de investigación, ameritan un debate más amplio”.

Indicó que la Reforma se centra en las facultades, la capacidad de control y las fuerza de las Recomendaciones, pero descuida lo que sucede hacia adentro, “el diseño institucional de la CNDH está pensado bajo el modelo delOmbudsman, de una persona con amplia fuerza moral que tiene capacidad para incidir, pero ante la situación actual del país, un esquema institucional sostenido exclusivamente en la autoridad moral de una persona quizá se torne insuficiente”.

Opinó que la facultad de investigación ya la tienen las Comisiones de Derechos Humanos y no habría que redundar otorgándosela. “A pesar de que la Corte (Suprema Corte de Justicia de la Nación) se quiere deshacer de esta facultad de investigación, es públicamente más importante que permanezca en la Corte, a que pase de manera desdibujada a las Comisiones de Derechos Humanos”.

Indicó que si bien las investigaciones y los informes han sido insatisfactorios, ha habido un aprendizaje institucional y éstos han marcado avances. Dijo que la Corte es una institución colegiada, donde hay mecanismos de contrapeso y un proceso de debate colectivo que ampara de alguna manera el resultado de las investigaciones.

Agregó que la facultad de investigación en algunos casos que se consideren paradigmáticos, muy importantes y como excepción, no como regla, debería permanecer en la Corte Suprema de Justicia.

A su vez, el ex Presidente de la CNDH, José Luis Soberanes, sostuvo que faltó reflexión en la propuesta legislativa sobre el Consejo de la CNDH, ya que éste es un Consejo Consultivo, no decisorio, es un consejo ciudadano “y la pregunta es ¿los consejeros van a pasar a ser servidores públicos, van a cobrar, se puede pedir amparo contra las resoluciones del Consejo?

A su vez, el Consejero de la CNDH, Rafael Estrada Michel, señaló que esta Reforma es un tema de cultura política, “porque finalmente de lo que se trata es de abatir los grandes niveles de impunidad y de cinismo que frecuentemente existen ante el incumplimiento de las Recomendaciones, que en materia de derechos humanos se presentan en nuestro país”.

Indicó que el modelo de la Reforma constitucional tiende a una mayor responsabilidad para los órganos que ejercen las facultades deOmbudsman, y “con el asunto de las comparecencias ante el Senado, por un tema costo político, a que los funcionarios públicos sean mucho más responsables, porque se tendrán que enfrentar a una Cámara”.

Por otra parte sostuvo que un Consejo ciudadano es una instancia mejor pertrechada contra ciertas presiones.