viernes , 3 febrero 2023

Necesario abatir la cifra oscura de los casos de abuso sexual contra niñas, niños y jóvenes: CDHDF

Boletín 54/2011
16 de febrero de 2011 

Durante la Firma de Carta Compromiso de la Red de Referencia y Contrarreferencia para la Atención de Casos de Violencia sexual contra niñas, niños, adolescentes y jóvenes, el Ombudsman  capitalino, Luis González Placencia, subrayó la necesidad de abatir la cifra oscura que hay en el tema del abuso.

Señaló que el contexto de violencia generalizada que está en la esfera de la discusión pública contrasta con otras formas de violencia que no se ven, “porque forman parte de una manera de construir relaciones interpersonales que se dan en el ámbito de lo íntimo; el tema del abuso sexual toma relevancia por eso”.

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) dijo que no se trata de decir si las víctimas de abuso sexual son más o menos que las de la gran criminalidad o la gran violencia.

“Ese componente de secrecía por los tabúes que existen todavía alrededor de la sexualidad, debido a la cercanía con la que se construyen estas relaciones abusivas y al círculo que se va generando entre los abusadores y las personas que son abusadas, que, con mucha frecuencia, pasan de la confianza, al chantaje, luego a la culpa y al silencio, ocasiona que haya una altísima cifra oscura que tenemos que ir abatiendo”, apuntó.

Señaló la importancia de revertir ese círculo, rompiendo el silencio, hablando libremente de esos temas, “enfrentarlos de manera clara, de cara a la dimensión de la problemática, y en esa medida ir desmontando los elementos estructurales que hacen posible que no se conozcan los casos. Si podemos desculpabilizar estos procesos estaremos en condiciones de que haya una mayor cantidad de denuncias”.

Destacó que el trabajo de la Red pone la institucionalidad al servicio de la visibilización y detección de estos problemas, y de la atención para la prevención. Mencionó que, si como señalan los especialistas, haber sido abusado suele ser condición para ser abusador, intervenir tiene un doble beneficio, ayuda a quien sufrió el abuso y a prevenir la aparición de nuevos abusadores.

Por su parte la Directora de Educación por los Derechos Humanos de la CDHDF, Paz Echeñique Pascal, destacó que en la Red participan instituciones públicas del sector salud, educación y justicia y Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), en una estrategia para proveer atención integral y multidisciplinaria especializada, dirigida a proteger la vida de la infancia y la juventud en la ciudad de México, y a promover la vigencia de sus derechos.

A su vez, la consultora independiente Irma Saucedo indicó que el tema de violencia sexual es poco trabajado en el mundo, hay poco conocimiento del impacto y el daño a mediano y largo plazo que tiene.

“No hay manera de interrumpir el ciclo de la violencia si no intervenimos de manera oportuna en la prevención, en las etapas más importantes de definición de comportamientos y actitudes de los ciudadanos, que es la de la adolescencia, cuando se construyen patrones de comportamiento”, expuso.

Expresó que hay una responsabilidad de los operadores del Estado, ya sea en procuración de justicia, salud o educación, de garantizar los derechos humanos de los niños y las niñas que han sufrido algún tipo de violencia.

Anotó que las leyes no son suficientes si no tienen un correlato de mecanismos, instituciones y personas especializadas en todos los niveles del servicio del Estado, no se cumple con los mandatos adquiridos por el país al firmar los convenios internacionales.

En su intervención, la Investigadora del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente”, Luciana Ramos Lira, aseveró que estamos ante un problema de salud pública grave, oculto, y cada vez hay más evidencia de casos de abuso sexual infantil, de niñas y niños.

Hizo hincapié en la relevancia de pensar cómo esta violencia tiene un impacto tan grave en la salud mental, porque la forma de violencia que ocurre en la infancia es la que está más asociada, junto a la negligencia, con problemas de salud mental como las adicciones, la depresión y síntomas postraumáticos.

Resaltó que al intervenir, como lo hace la Red, se previene en términos de reproducción de la violencia, “porque se gasta demasiado dinero en criminalización y en armas y poco se trabaja con la población infantil y adolescente”.

En la firma de la Carta Compromiso e inicio de los cursos de especialización que ofrece la Red también estuvo presente el Director del Hospital Pediátrico de Iztapalapa, Ramón Carvallo Herrada.

El objetivo de esta firma es ratificar el compromiso ético, profesional y jurídico que las instituciones integrantes de la Red asumen para trabajar por el respeto de las niñas, los niños, los adolescentes y jóvenes, sobrevivientes del abuso sexual.