martes , 7 febrero 2023

En 15 años, La Casa del Árbol atendió a más de 403 mil personas.

Boletín 06/2011

5 de enero de 2011

A 15 años de su fundación, La Casa del Árbol de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) ha atendido a un total de 403 mil 774 niñas, niños, adolescentes, jóvenes, docentes y padres de familia en temas relacionados con los derechos de la niñez.

 Inaugurada el 4 de enero de 1996, La casa del Árbol se creó para responder al mandato de la Convención sobre los Derechos de la Niñez, convirtiéndose en el primer espacio lúdico en la ciudad de México para el conocimiento y ejercicio de los derechos de la infancia.

 Desde 1996 a la fecha, su misión ha sido la de dar a conocer y promover los principios establecidos en la citada Convención, así como las leyes que garantizan los derechos humanos de las niñas y los niños en México.

Además, su objetivo principal es la de promover, mediante acciones educativas, el conocimiento y el ejercicio de los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes, con el fin de contribuir a la construcción de una cultura de respeto y vigencia de sus derechos.

 En sus inicios, contaba con cuatro unidades didácticas conocidas como: El Mapa; Las Hojas del Árbol; La Pantalla; La Balanza y el Módulo de Orientación.

 Diversas personalidades nacionales e internacionales han visitado este espacio lúdico-educativo de la CDHDF, entre las que se encuentran el actor Roger Moore y el Relator Especial para la Independencia de Jueces y Magistrados de las Naciones Unidas, Dato’Param Cumaraswamy.

 La Directora General de Educación por los Derechos Humanos, Paz Echeñique Pascal, explicó que en la actualidad La Casa del Árbol cuenta con cuatro áreas interactivas y lúdicas, en las que las niñas y los niños conocen sus derechos y compromisos desde la educación para la paz y los derechos humanos.

 Indicó que su propósito es dar a conocer los derechos de la niñez para que sean incorporados a la vida cotidiana y desarrollar nociones, habilidades y actitudes para una convivencia noviolenta en las escuelas, en las familias y en la comunidad.

 Recordó que en su primera etapa de vida atendió básicamente a niñas y niños de grupos escolares de tercero a sexto año de primaria y que es a partir del 2001 cuando la CDHDF pone en marcha un programa más amplio de atención a la infancia.

 Aseguró que el trabajo de la CDHDF en materia de promoción, capacitación y formación en derechos humanos es hoy un referente en la ciudad de México, así como un aliado fundamental de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC).

 En ese sentido, Echeñique Pascal identificó a la violencia como el principal obstáculo para el ejercicio de los derechos de niñas, niños, adolescentes y jóvenes, manifestada a través de los diferentes rostros de la discriminación.

 Por ello, agregó, el propósito de la CDHDF hoy en día es que las y los niños puedan reflexionar sobre sus derechos plasmados en la Convención sobre los Derechos de la Niñez, instrumento esencial en los procesos de formación.

 «Un objetivo importante es visibilizar la necesidad de la población infantil y de las y los jóvenes en cuanto a que son sujetos de derechos y no objeto de ellos y que deben respetarse», dijo.

 La funcionaria de la CDHDF enfatizó que hoy en día La Casa del Árbol atiende a toda la comunidad escolar. «Estamos hablando de directores, docentes, niñas, niños, adolescentes, jóvenes y padres y madres de familia», subrayó.

 Explicó que La Casa del Árbol trabaja en dos horarios: de 09:00 a 12:00 horas y de 15:00 a 18:00 horas, una capacitación de tres horas durante la cual se pretende sensibilizar a la niñez desde su propia conceptualización como persona con derechos y que reconozca los derechos de las otras personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *