martes , 7 febrero 2023

‘Trata’, tercer negocio ilícito más rentable del mundo.

Boletín 395/2010
14 de diciembre de 2010

El Secretario Ejecutivo de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), José Luis Gutiérrez Espíndola, aseguró que la trata de personas es la nueva forma de esclavitud del Siglo XXI, pues es el tercer negocio ilícito más lucrativo del mundo, sólo superada por el tráfico de drogas y de armas.

“Este problema ha sido identificado como el tercer negocio más lucrativo para la delincuencia organizada, apenas por atrás del tráfico de estupefacientes y del tráfico de armas”, enfatizó.

En la clausura del Diplomado “Violencia contra las Mujeres, ‘Trata’ como una de sus Expresiones, Políticas Públicas y Derechos Humanos”, detalló que algunas estimaciones señalan que este negocio alcanza ganancias anuales acumuladas por 9 mil 500 millones de dólares.

Subrayó que no obstante las dimensiones de esta acción ilegal, su carácter transnacional, sus conexiones con las mafias del narcotráfico y sus graves implicaciones en las violaciones de derechos humanos, el tema de la trata no concita tanto interés en los gobiernos para combatirlo como al narcotráfico.

“Desde mi punto de vista todavía dista mucho para que la trata de personas se convierta en una verdadera prioridad de la agenda pública internacional”, señaló.

En el Auditorio Digna Ochoa y Plácido de la CDHDF, José Luis Gutiérrez Espíndola explicó que de acuerdo con cifras de las Naciones Unidas, al menos 27 millones de personas han sido víctimas de explotación laboral, sexual o comercial en los últimos 25 años, y cada año se agregan a esta cifra entre 600 y 800 mil personas más.

Apuntó que una de las poblaciones más vulnerables es la de migrantes indocumentados, y de entre ellas y ellos, las mujeres, las niñas y los niños.

Indicó que según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), mujeres y niños representan el 56% del total de quienes son objetos de explotación laboral y económica, y el 98% de quienes sufren explotación sexual.

Por su parte, la Subprocuradora de Atención a Víctimas del Delito y Servicios a la Comunidad de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), Dilcya García Espinoza de los Monteros, coincidió con José Luis Gutiérrez Espíndola de que la trata es el tercer negocio ilícito más rentable del mundo, aunque constantemente le pelea el segundo lugar al tráfico de armas.

Explicó que tanto el tráfico de drogas y de armas como la trata de personas siguen las mismas rutas, tienen muchos puntos de intersección y en muchos casos comparten los mismos responsables de los delitos.

“Es mucho más rentable vender una persona que vender cocaína, y desgraciadamente a partir de nuestro contexto cultural es mucho menos peligroso, porque la trata de personas esta inserta culturalmente”, comentó.

Dijo que según la Coalición Latinoamericana contra el Tráfico y la Trata de Mujeres existe aproximadamente una cifra negra de 1 millón 200 mil personas que se encuentran hoy siendo víctimas de trata, de las cuales 500 están únicamente siendo explotadas a través del comercio sexual.

A su vez, la Directora del Centro de Estudios Sociales y Culturales “Antonio de Montesinos”, AC, Alicia Mesa Bribriesca, denunció que en el Bosque de Chapultepec, la Alameda Central y en las cuatro centrales de autobuses foráneos de la ciudad, los proxenetas enganchan a las adolescentes y jóvenes para lograr la trata con fines de explotación sexual.

Resaltó que en la ciudad de México se ha avanzado a grandes pasos en normatividad y en políticas públicas para proteger los derechos humanos de las mujeres; sin embargo, precisó que es necesario el conocimiento de las mismas, la relación interinstitucional para ejercerlas y su fortalecimiento en la práctica de las y los servidores públicos.

“La trata es un ejemplo de que o se cambia la relación entre los seres humanos, o se irá al encuentro de algo peor: a la esclavitud, a la ausencia de todos los derechos”, manifestó.

Mesa Bribriesca aseguró que México ocupa el quinto lugar en desigualdad en el mundo y tiene 22.3 millones de personas en extrema pobreza. “Este contexto se ve más afectado por la desigualdad por motivos de género y los niveles de violencia que existen a nivel social, institucional, comunitario, familiar o en la pareja”, recalcó.

Aseveró que la trata de personas con fines de explotación sexual es el ejemplo más extremo de la violencia de género.

En la clausura del Diplomado “Violencia contra las Mujeres, ‘Trata’ como una de sus Expresiones, Políticas Públicas y Derechos Humanos”, estuvieron presentes la Directora del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Norma Blázquez Graf; y la Directora de Fomento y Concertación de Acciones del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (InmujeresDF), Beatriz Santamaría Monjaraz.