viernes , 3 febrero 2023

La CDHDF pide a la ONU y al Gobierno Federal responder por agresiones contra fotógrafos y manifestantes en la COP16.

Boletín 394/2010
14 de diciembre de 2010

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) manifiesta su preocupación ante la agresión cometida en contra del fotógrafo Jorge Silva, de la agencia Reuters, quien denunció haber sido golpeado y retenido por la policía de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) durante la cumbre del cambio climático en Cancún.

El fotógrafo fue liberado aproximadamente una hora después, al ser puesto a disposición de la Policía Federal, instancia que rechazó hacerse cargo de su custodia, según informó el agraviado.

El incidente ocurrió mientras el fotógrafo realizaba su labor cubriendo una manifestación encabezada por jóvenes ecologistas que desplegaron una pancarta con la leyenda «1,5° = Supervivencia». En ese momento, una gran cantidad de cámaras de televisión y fotógrafos se agolparon para conseguir las imágenes, justo a la entrada del edificio que albergó las conferencias de prensa y el plenario.

Cabe señalar que los miembros de la policía de la ONU no sólo abusaron de su autoridad con el fotógrafo, pues los manifestantes también fueron agredidos, lo cual se considera una violación al derecho a la libertad de expresión.

Como consecuencia de la actitud de la policía de la ONU, varios informadores gráficos de diferentes medios nacionales e internacionales decidieron retirarse de la cobertura de la Cumbre por lo que consideraron una «arbitraria» detención y un ataque a la libertad de expresión.

De acuerdo con las declaraciones de la víctima, él se identificó plenamente e incluso uno de los policías de la ONU le arrancó la acreditación y se negó a devolverla cuando el fotógrafo la requirió de vuelta.

Según el acuerdo entre la ONU y México, país anfitrión de la Cumbre, la seguridad del organismo multilateral está encargada de mantener el orden dentro del complejo donde se celebró la reunión y la policía mexicana en el exterior, por lo que esta actuación de ninguna manera está justificada y representa un hecho lamentable en contra de la libertad de prensa en México.

La Relatoría para la Libertad de Expresión y Atención a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos de la CDHDF tiene la certeza de que esta acción aislada no refleja la postura de la ONU sobre el derecho a la libertad de expresión pues sus representantes han sido enfáticos en la necesidad urgente de garantizar plenamente este derecho.

Por ello, la CDHDF exhorta respetuosamente a las autoridades federales vinculadas con la seguridad de este evento internacional y a la ONU, a explicar los hechos señalados, a fincar responsabilidades a las personas agresoras y a buscar una forma de reparar el daño cometido en contra del fotógrafo Jorge Silva.

Esta CDHDF estima inadmisible e innecesario el uso de la fuerza, tanto en contra de las personas que se manifestaban, como de los representantes de los medios de comunicación que realizaban su trabajo en la cobertura de la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático que culminó el pasado fin de semana.