viernes , 27 enero 2023

Boletín 380/2010 Presentan el libro Hacia una propuesta de política pública para familias en el Distrito Federal.

Presentan el libro Hacia una propuesta de política pública para familias en el Distrito Federal.
Boletín 380/2010

4 de diciembre de 2010

 

Los entornos sociales, económicos, culturales y políticos de los últimos 30 años no han sido favorables para la consecución de mejores niveles de vida de las familias en México, ni para propiciar relaciones democráticas, equitativas y respetuosas de los derechos humanos de sus integrantes, aseveró la Consejera de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF),  Clara Jusidman Rapoport.

 

En la presentación del libro Hacia una propuesta de política pública para familias en el Distrito Federal, de las investigadoras Guadalupe Ordaz, Lilia Monroy y Martha López Ramos, publicado por Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social (INCIDE Social), destacó que las familias son un espacio primario de interacción y de construcción de los seres humanos.

 

Indicó que las familias han jugado un importante papel de amortiguación de los impactos de las varias crisis que ha vivido el país, han transformado sus dinámicas, estructuras y formas de organización para mejor utilizar sus recursos de tiempo, bienes y activos, capacidades de trabajo y redes sociales de apoyo.

 

Expuso que la omisión del Estado en el apoyo y protección de las unidades familiares, la precarización creciente de los medios de acceso al ingreso para la mayoría de las familias, donde la contención de los salarios ha sido el eje de la política laboral vigente, ya que la liberalización de los mercados sin contrapeso alguno, los recursos y estrategias de las familias se han ido agotando, han tenido un impacto en la calidad de vida de la población mexicana y de los seres humanos que como sociedad estamos construyendo.

 

Urgió a que el Estado, el mercado y otros actores sociales se comprometan a crear condiciones que les garanticen un nivel de vida desde un enfoque de derechos humanos, equidad de género y generacional.

 

Explicó que reconocer la diversidad y el principio de No Discriminación y laicidad del Estado mexicano son los preceptos que animaron la investigación que fue realizada entre 2007 y 2008 por INCIDE Social.

 

Detalló los cuatro capítulos del libro:

 

1) premisas conceptuales de las perspectivas de derechos humanos y género en torno al tema de familias que fundamentan su trabajo;

2) transformaciones de las familias en México, y en particular en el DF, con base en información censal y estudios académicos recientes, donde se encuentra la falta de información sobre las familias en México, generalmente se tiene que trabajar sobre hogares, y es una de las asignaturas pendientes en el país.

3) tendencias latinoamericanas de las políticas públicas relacionadas con familias. Se analizan las políticas del gobierno capitalino de la administración 2000-2006;

4) propuestas de políticas públicas para familias.

 

Por su parte, la Diputada Maricela Contreras dijo que las autoras analizan el contexto en el que ha vivido la familia bajo el esquema de hombre-padre-proveedor y mujer-madre-ama de casa, “circunstancia que genera una desventaja social, desigualdad de oportunidades, inequidad en el desarrollo y en el acceso a los ingresos que se traduce en una falta de reconocimiento de la ciudadanía de las mujeres con la problemática de exclusión y discriminación conocidas”.

 

Apuntó que las autoras deducen que se debe reconocer la diversidad de formas en las que se constituyen las familias, así como fomentar la igualdad al interior de los hogares, reivindicar el derecho de las y los integrantes a vivir sin violencia, al ejercicio y disfrute pleno de todos sus derechos, avanzar en un reparto equilibrado de las responsabilidades y en el mejoramiento de las condiciones de vida de sus integrantes.

 

El sociólogo Juan Guillermo Figueroa comentó que el trabajo es una investigación sistemática de cómo han ido cambiando los arreglos de convivencia cotidiana en los hogares. Insisten que está ausente en la definición de políticas públicas, salvo algunos casos, la dimensión de la diversidad sexual.

 

“Sugieren repensar las presencias de los hombres y las mujeres y la convivencia cotidiana, democratizar el entorno familiar y una propuesta es revisar que las políticas públicas que se relacionan con la familia, reconozcan a todos los miembros de la misma, los tomen en cuenta”.

 

Señaló que las políticas públicas que más se han trabajado en el Distrito Federal tienen que ver con violencia familiar, desempleo, pero son insuficientes para contrarrestar ciertas premisas e inercias culturales donde la gente sigue pensando en el concepto tradicional de familia.

 

A su vez, la Directora de Ririki Intervención Social, Nashieli Ramírez, citó la Convención de los Derechos de la Niñez y mencionó que los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a una familia para protección del infante, pero como un planteamiento en donde el Estado tiene que generar elementos que permitan que la familia cumpla con este derecho de protección.

“Hoy más que nunca hace falta discutir cómo generar políticas públicas y sistemas de protección a la familia y a sus integrantes, para reducir los niveles de violencia, los riesgos que viven niños, jóvenes y mujeres y poner en el centro que la violencia intrafamiliar se da entre adultos y entre adultos hacia infantes y que todo esto es un asunto público y no privado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *