viernes , 27 enero 2023

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, después de finalizar la Mesa de Trabajo con las Comisiones Unidas de Hacienda y Presupuesto y Cuenta Pública de la ALDF.

Transcripción 136/2010
22 de noviembre de 2010

Pregunta (P): A últimas fechas se ha estado dando a conocer mucho esta situación de niños sicarios en el crimen organizado, ¿cómo ve usted esta situación?

Doctor Luis González Placencia (LGP): Bueno, yo creo que es un tema que aunque ha emergido ahora ya tiene varios años que se ha estado planteando, sobre todo en algunos estados del país y es un tema altamente preocupante. Ello da cuenta de la ausencia del Estado en materia de derechos de la infancia, concretamente en el terreno de la educación y en el terreno de la protección que el Estado debe brindar cuando la familia no es capaz de hacerlo. Eso es algo que hemos denunciado ya desde hace mucho tiempo y pensamos que es una de las prioridades a las que el Estado debería de dedicarse.

P: ¿Y en el Distrito Federal hay este fenómeno?

LGP: No tenemos noticias, no tenemos datos de que haya niños como tal participando en actividades de sicariato. Tenemos otros datos que son relevantes, como por ejemplo el hecho de que cada vez más jóvenes o son víctimas de actos de violencia o son victimarios. Eso pensamos que también es una llamada de atención. Ahora no tenemos noticia de que niños estén participando de estos actos.

P: Pero como burreros por ejemplo en la zona de Tepito, ¿qué tanto conocimiento tienen ustedes de esta situación, debido a que son utilizados como burreros por estas organizaciones?

LGP: Sabemos que hay una tentación fuerte por el hecho de que se considera que niñas, niños y adolescentes no son castigados por el sistema penal o que salen con relativa facilidad. En ese sentido, nosotros hemos hecho un llamado insistentemente para reformar la ley. Es necesario reformar la ley del Distrito Federal en materia de justicia de adolescentes y también la del DIF-DF, porque es importante generar una política de infancia con perspectiva de derechos humanos. El tema no sólo tiene que ver con seguridad y justicia, tiene que ver con educación, tiene que ver con salud, tiene que ver con todo lo que es necesario proveer para el cumplimiento de los derechos de niñas, niños y adolescentes.

P: ¿En qué forma deberían de haber estas reformas?

LGP: Nosotros hemos insistido mucho en que esto debe de ser transversal. Es decir, no solamente es algo que le toca al DIF-DF o al Instituto de la Juventud, sino que cada instancia debe de, por ejemplo, proyectar sus presupuestos, generar sus políticas públicas de manera transversal para poder cumplir integralmente con los derechos de la infancia. Sobre todo le toca una parte al sector social, la otra parte al sector de justicia, pero en todo caso complementario.

P: Comenta que si bien no se ha detectado en el Distrito Federal esta situación de sicariato entre los niños, sí lo señala que es cada vez los niños que están siendo homicidas, ¿hay algún diagnóstico de qué edad están ya dándose casos?

LGP: Se acaba de presentar un diagnóstico en general del país. Lo que se aprecia en ese diagnóstico es que desafortunadamente cada vez hay más niñas, niños y adolescentes que son víctimas de la violencia. El número no lo tengo en este momento, pero es un número alarmante, y también son victimarios. Insisto mucho en que estas situaciones, aunque es muy crudo hay que decirlo de esta manera, son niños, niñas y adolescentes que están matando también a niñas, niños y adolescentes.

P: ¿En el homicidio están incursionando los menores, en qué delitos son?

LGP: Desafortunadamente en hechos cada vez más violentos, en algunos casos homicidios, sin duda.

P: ¿A qué edad se tienen registros?

LGP: Sabemos más bien, en el Distrito Federal, de adolescentes, en personas que están entre los 12 y los 18 años, pero en otros estados de la República no lo sabemos.

P: ¿Están en alguna organización delictiva, el homicidio por qué se da, o usted tiene detectado por qué se está dando?

LGP: No, no tenemos detectado. Desafortunadamente sabemos que en términos generales eso se debe a una deficiencia en el cumplimiento en el acceso a los derechos de todos estos niños y niñas. Es decir, todo este sector debería de estar en la escuela. No está en la escuela. Está entonces al alcance de la oferta de grupos de criminalidad organizada y grupos de violencia en general.

P: Oiga, justamente ahora que habló del presupuesto, del Programa de Derechos Humanos, mucho de eso estaba enfocado a adolescentes, ¿cuál ha sido el avance en eso de parte de ustedes?

LGP: En la Comisión hemos tenido un avance interesante porque hemos logrado acercarnos. Cada vez hay más grupos organizados de jóvenes que están trabajando y están preocupados por el tema de la seguridad, y hemos tenido experiencias muy importantes, por ejemplo acercando a los jóvenes a la policía. En las próximas semanas vamos a tener una reunión con el Procurador de Justicia de la ciudad, porque queremos que de viva voz el Procurador y las autoridades conozcan el sentir de los jóvenes. La experiencia que tuvimos con la policía fue muy importante porque hubo un reconocimiento mutuo de la necesidad de apoyo que se da entre policía y jóvenes de manera mutua.

P: ¿Y los compromisos que el Gobierno ha adquirido con ese sector sí los ha cumplido?

LGP: Hemos ido ahí insistiendo mucho. A raíz de la Recomendación New´s Divine, como todos ustedes saben, se generó la necesidad de revisar todo el programa de juventud de la ciudad. Está ahora en el ámbito del seguimiento a esa Recomendación, se está revisando el programa y se está revisando muy puntualmente porque pensamos que es necesario aportar una perspectiva de derechos; es decir, que el programa deje de atender coyunturas, que deje de hacer planteamientos que pueden ser digamos interesantes o que pueden entretener a los jóvenes en algún momento, porque más bien lo que necesitamos es una política de derechos sólida. Estamos trabajando en el seguimiento de la Recomendación y esperamos que antes de que termine este sexenio en la ciudad podamos tener una política pública sólida.

P: Pero son programas aislados, porque todo mundo habla de los niños a nivel federal o local, pero nadie hace nada.

LGP: Tienes toda la razón, justamente eso es a lo que me refería. No podemos estar tapando hoyos, al contrario, lo que se necesita es una política integral, una política que sea transversal, una política que permita garantizar este acceso de manera total, y además que esté encadenada con lo que está sucediendo en otros estados de la República, porque si no finalmente caeríamos en situación de generar islas donde sí se protejan los derechos y lugares donde no.

P: ¿Pero significa que todas estas leyes y reformas que se han hecho son sólo parches en su opinión o no?

LGP: En la política pública al menos sí. Atiende a determinadas problemáticas, busca resolver esas problemáticas, pero no va al fondo, y eso es lo que necesitamos.

P: Sobre esta situación que comentaba usted de niños o adolescentes que ya están matando a niños y adolescentes, ¿qué nivel tiene la ciudad de México, grave o no grave? ¿En su opinión cuál es?

LGP: Lo que sucede es que el criterio de gravedad aquí está en función de la pérdida de vida, sobre todo de personas menores de edad. Independientemente de que estemos hablando muchos o pocos, el que se den estas situaciones en el Distrito Federal es un foco rojo, es una llamada de alerta que tiene que hacer intervenir a todas las instituciones del Gobierno de la ciudad de México.

P: Quisiera preguntarle sobre otro tema, acaba de pasar la cumbre de alcaldes y del tema del cambio climático y la Iglesia lo criticó a través de su semanario, ¿cuál es el punto de vista desde los derechos hacia el tema ambiental, el tema de las ciudades y la crítica de la Iglesia?

LGP: Para nosotros ese es un tema estratégico, porque el tipo de violaciones que se generan en el ámbito ambiental no se ven de inmediato, entonces por ejemplo las invasiones de zonas de recuperación del manto acuífero, otras acciones que tienen impacto en la capa de ozono no se ven de inmediato, se ve en el mediano o en el largo plazo, por eso es importante atenderlo desde ahora. Poder problematizar desde ahora, generar condiciones para hacer una valoración del impacto a mediano y a largo plazo y en esa medida ir construyendo soluciones que desde ahora nos permitan afrontar el problema en el futuro.

P: ¿Sobre esta crítica que hace la Iglesia?

LGP: Perdóname, no supe en qué sentido fue la crítica.

P: Que no debería de decir que es una ciudad de vanguardia, que les debería de dar pena invitar a los alcaldes por todo lo que sucede en el Distrito Federal, desde el divorcio exprés hasta abortos.

LGP: Claro, esa es la perspectiva de la Iglesia. A nosotros nos parece que los resultados ahí son evidentes; o sea, el hecho de que hoy por hoy la ciudadanía en el Distrito Federal goza de más libertades eso es inobjetable, por lo menos en el plano formal. Hay que hacer una valoración ya en el plano de los hecho, pero por lo menos en el avance legal que tenemos me parece sin duda que la ciudadanía del Distrito Federal hoy tiene muchas más libertades. Muchas gracias.