martes , 7 febrero 2023

Boletín 350/2010 La delincuencia organizada aprovecha la debilidad institucional en el caso de trata de personas

La delincuencia organizada aprovecha la debilidad institucional en el caso de trata de personas.

Boletín 350/2010

13 de noviembre de 2010

 

La delincuencia organizada opera en la Trata de personas aprovechando las debilidades que existían históricamente de parte del Estado, ya sea por ausencia, por omisión o por colusión, señaló el Relator para la Libertad de Expresión y Atención a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Gerardo Sauri Suárez.

 

Al participar en la mesa Crimen organizado: Reclutamiento y victimización en el Segundo Congreso Nacional «Explotación Infantil y Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes», Sauri Suárez expuso que la Trata de personas es un fenómeno frente al cual se produce muy poca estadística y muy poca información de inteligencia policiaca.

 

Indicó que la política de Seguridad Nacional debe combatir de manera contundente la Trata de personas, así como se hace con el trasiego de drogas o tráfico de armas, «el esfuerzo para hacer mapas de delincuencia organizada que operan el tráfico de drogas o armas no es el mismo para la Trata de personas».

 

Planteó que si el Estado no ha tenido la capacidad de erradicar la Explotación Sexual que ocurre en la comunidad, en centros, albergues religiosos o no, ¿tendrá la capacidad de respuesta para combatir la Trata de personas que realiza la delincuencia, con su capacidad de captación, poder económico y destructivo puede someter de una manera distinta a niños, niñas y adolescentes?

 

Desde la CDHDF, dijo, se plantea un cambio de paradigma, transformar el modelo actual que concentra gran cantidad de energías, atención y recursos en las estrategias de seguridad pública, a un modelo que desde los derechos humanos genera dinámicas económicas equitativas y entornos libres de violencia.

 

«Esta es la política que queremos acompañar, pero que también queremos que el Estado se haga responsable, como signante de los Tratados internacionales, como son la Convención sobre los Derechos del Niño», apuntó.

 

Por su parte el investigador del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), René Jiménez Ornelas, advirtió que la Trata de personas, laboral y de Explotación Sexual, es una de las fuentes que está siendo absorbida por el crimen organizado.

 

Expuso que en una investigación realizada por el IIS de la UNAM sobre la Explotación Sexual Infantil en el Distrito Federal (Venustiano Carranza y Gustavo A. Madero) y el estado de Morelos, encontraron como factores familiares de las personas encuestadas, ausentismo de la madre o el padre, familia disfuncional, violencia física, psicológica y sexual.

 

Como antecedentes: abandono de la primaria, trabajo infantil; factores emocionales: baja autoestima, rasgos depresivos, carencias afectivas; situación actual: consumo de drogas, situación de calle, explotación sexual, manejo de pensamiento concreto y no darse cuenta de su realidad.

 

Indicó que las condiciones de riesgo en las que se encuentran los menores son diversas, desde una falta de acceso a los servicios de salud, hasta condiciones referentes al trabajo infantil, incursión en distintas formas del narcotráfico, entre ellas la Trata de personas, principalmente con fines de Explotación Sexual.

 

Es necesario, puntualizó, el combate a las redes de Trata de personas nacionales e internacionales, desde sus líderes, el rompimiento de esas redes, «porque hay que acabar con toda la estructura para enfrentar esta problemática, cambiar la cultura de la muerte, de violencia, la del sistema patriarcal de comercialización de los cuerpos como objetos desechables que hoy viven los adolescentes».

 

Este cambio, añadió, debe ser por el de una cultura basada en la concepción de comunidad, respeto, tolerancia, acceso a la información, y ejercicio responsable de su libertad y su sexualidad, así como la construcción saludable de las mismas.

 

A su vez, la Directora de la Organización Civil Ririki Intervención Social, Nashielli Ramírez, señaló que no se sabe cuántos menores de edad están siendo reclutados por el crimen organizado, las estimaciones oscilan entre 25 mil y 40 mil.

 

Mencionó como factores que hacen que la población infantil sea fácil presa de la explotación del crimen organizado: falta de oferta educativa que falla en la cobertura, pero sobre todo en la pertinencia; transporte inadecuado, viviendas promotoras de hacinamiento, ausencia de opciones culturales y con un déficit de adultos educadores, a lo que se suma la población infantil migrante.

 

Expuso que investigaciones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) indican que el crimen organizado es capaz de reclutar una persona en tres meses, «dependiendo de la edad, empiezan como vigilantes, después se hacen chivos, y según sus habilidades pueden ser contratados como sicarios con tan solo 16 años».

 

Opinó que la Ley debe centrarse en los criminales y no en los niños y adolescentes explotados por estos, por lo que es necesario atajar las salidas revictimizadoras, como el planteamiento de la reducción de la edad penal.

 

Señaló urgente poner fin a las «ciudades fuera de control», ya que las peores formas de explotación se están produciendo en estas urbes controladas por grupos delictivos. «Se requiere una estrategia para la edad de estos niños, niñas y adolescentes: educación, desarme, acompañamiento, desmovilización».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *