viernes , 27 enero 2023

Boletín 305/2010 Prejuicios y discriminación disminuyen calidad de vida de los adultos mayores: CDHDF

Prejuicios y discriminación disminuyen calidad de vida de los adultos mayores: CDHDF.
Boletín 305/2010

11 de octubre de 2010

Vivimos en una sociedad con tendencia a que la mayor parte de la población sea adulta mayor y, sin embargo, «existen todavía prejuicios, prácticas y actitudes discriminatorios que disminuyen la calidad de vida de este sector», advirtió la Secretaria de Vinculación con la Sociedad Civil de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), María José Morales García.

Al inaugurar el Seminario «Envejecimiento y derechos humanos de las personas mayores en América Latina y el Caribe», dijo que si bien se valora la diversidad y pluralidad que expresa la población de la región, «todavía no podemos decir que la nuestra sea una sociedad para todas las edades, es decir, en la que todas las personas puedan acceder a los derecho sin discriminación».

 

Expuso que dado el incremento de la población adulta mayor, la garantía de todos los derechos para ellas y ellos representa retos particulares. «No hemos construido todavía el tejido institucional para dar respuesta a las demandas sociales de las y los adultos mayores, de ahí la importancia de que se involucren en la toma de las decisiones que las afectan y exijan que sus derechos sean reconocidos, garantizados y existan formas de reparación cuando son violados».

 

De manera general, apuntó, «nuestra obligación es garantizar todos los derechos para todas las personas adultas mayores, sin discriminación, con el objetivo de promover su autonomía, asegurar que sus decisiones sean respetadas en cualquier momento y que cuenten ellas con la seguridad, la solidaridad social y el bienestar material que les permitan una vida plena y de calidad».

 

Señaló que para lograr la sociedad para todas las edades a que aspiramos, necesitamos favorecer el diálogo intergeneracional como una vía para aprovechar el capital social y humano que esas personas representan, y también que el Estado garantice de manera universal todos los derechos para las personas mayores.

 

Por su parte, la Representante de Cáritas Alemania y Coordinadora del Programa Regional Trabajo Social a Favor de los Adultos Mayores en América Latina y el Caribe PRAM, Dorotea Schreck, explicó que éste empezó en 2004, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los adultos mayores en América Latina y el Caribe, poniendo especial énfasis en la promoción de su dignidad y su desarrollo integral.

 

Detalló que en su primera fase promovieron una imagen más positiva del adulto mayor y fomentaron su participación en redes relativas al tema. En la segunda etapa, añadió, contribuyeron a la prevención del maltrato y la violencia contra el adulto mayor e impulsaron una vida saludable y de auto cuidado, estimulando su participación como sujetos protagonistas en la sociedad.

 

Además, agregó, trabajaron por el mejoramiento de la seguridad social, mientras que en la tercera fase, el tema principal es la promoción de los derechos de los adultos mayores en América Latina y el Caribe. «Hemos seguido todos los esfuerzos para llegar a tener una Convención de Derechos del Adulto Mayor y un Relator Especial».

 

A su vez, el doctor José Sosa de la organización Desarrollo Institucional de la Vida Pública, se refirió a los derechos humanos y envejecimiento en la nueva agenda pública, y destacó que entre el año 2025 y el 2030 el 10% de los mexicanos serán adultos mayores, lo cual implica realizar acciones ahora, para la construcción institucional, tales como servicios gerontológico y geriátricos responsables y capaces, formar geriatras ahora.

Así también, el doctor Luis Miguel Gutiérrez, del Instituto de Geriatría, habló sobre estrategias de salud y derechos humanos, y destacó que hoy en nuestro contexto, el punto clave es reconocer que el adulto mayor pasa de ser un objeto de protección a un sujeto de derecho.

 

«En la actualidad tenemos que centrar nuestra atención en reconocer la necesidad de un acceso pleno de las libertades fundamentales, que la mayoría de las personas dan por sentadas, sin dejar de reconocer las diferencias y las necesidades particulares de una población, crecientemente mayor en edad, crecientemente dependiente y mayormente femenina».

 

Hizo énfasis en que se debe entrar en el desarrollo de servicios y su adaptación, ya que en la actualidad no hay más de once servicios geriátricos en un país de probablemente 120 millones de habitantes, los establecimientos de cuidados prolongados son insuficientes y son inexistentes los servicios transicionales que permitan el paso del hospital al domicilio.

 

A su vez, la Coordinadora de la Red Latinoamericana de Gerontología, con sede en Chile, Ximena Romero Fuentes, habló de la promoción de una Convención por los Derechos de las Personas Mayores y un Relator. Expuso que «el que los derechos de las mayores son violados es un hecho en la causa, se naturalizan formas de maltrato, y hacerlo visible es parte del trabajo de la sociedad civil».

 

Refirió que el poder establecer la Convención permitiría visibilizar los temas de envejecimiento, estimular la investigación, ya que hay áreas oscuras en el tema, «pensamos América Latina como un cuerpo común, pero la diversidad y especificidades son enormes», agregó.

 

Comentó que los obstáculos para llegar a una Convención tienen que ver con la falta de preocupación y compromiso que existe en los países con los temas relacionados con la vejez, el desconocimiento acerca de los cambios demográficos y visiones estereotipadas de parte de las autoridades.

 

En la apertura del Seminario se comentó que para el 2050 se calcula que las personas de más de 60 años llegarán a más de 2 millones a nivel mundial.

 

Entre 1998 y 2025, en América Latina, la proporción de personas adultas mayores se elevará de 8 a 15%, transformación demográfica hará que para mediados de este Siglo los porcentajes de la población de jóvenes y adultos mayores sean equivalentes, razón por la cual el envejecimiento acelerado de las sociedades es un tema de capital importancia para los países y las sociedades.

 

El Seminario fue convocado de manera conjunta por el Programa Regional Trabajo Social a Favor de los Adultos Mayores en América Latina y el Caribe (PRAM), por la Red Latinoamericana de Gerontología, por el Instituto de Geriatría, por el Ministerio Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo y la CDHDF.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *