viernes , 27 enero 2023

96/2010 Quinto Congreso Nacional de OPAM, en Aguascalientes, Ags.

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la inauguración del Quinto Congreso Nacional de Organismos Públicos Autónomos de México (OPAM), en Aguascalientes, Aguascalientes.
Transcripción 96/2010
5 de agosto de 2010

Pregunta (P): La importancia de este tipo de eventos, de la Autonomía en estas instituciones.

Doctor Luis González Placencia (LGP): Las Instituciones autónomas surgen a partir de una necesidad ciudadana de crear confianza entre ciudadanía y gobierno y de ahí la relevancia que tienen estas reuniones. Es importante que quienes pertenecemos a las Organizaciones Autónomas estemos en intercambio continuo de información, que tengamos mecanismos para solidificar nuestras instituciones. Cada año le hemos dedicado un tema específico a los Congresos, en este año estamos abordando el tema de la Información, nosotros somos receptores de una gran cantidad de información y esa información hasta ahora ha tenido un destino institucional. La intención del Congreso en esta ocasión es la de ver cómo podemos utilizar la información pública en beneficio de la ciudadanía. Es información que nos dan ustedes, que nosotros procesamos para diversos fines, pero es importante también devolverla, por ejemplo, en política pública; por ejemplo, para motivar investigación académica o simple y sencillamente para que la ciudadanía esté informada. Los Organismos Autónomos somos una especie de instancia a medio camino entre el Gobierno y la ciudadanía, es importante que la gente encuentre en los Organismos Autónomos un espacio para poder hacer llegar sus demandas hacia el gobierno, y de regreso, de ahí la relevancia que tiene un Congreso como éste.

P: El papel histórico que tienen estas instituciones en la construcción de la democracia y la justicia.

LGP: Como sabemos, la Universidad Nacional Autónoma de México es una punta de lanza, eso se cuece a parte, pero justamente a partir del descrédito y de la desconfianza electoral, por ejemplo, llegamos a una institución como el IFE, una institución ciudadana, y a partir de ahí han venido surgiendo una gran cantidad de Organismos Autónomos. Hoy hay una discusión sobre si es conveniente que sigan surgiendo más Organismos Autónomos, pero por lo pronto, lo que es relevante es que estos Organismos han creado un nuevo nivel de Estado, todos son órganos de Estado, no son órganos de gobierno, eso es importante señalarlo, no dependen del gobierno, sin embargo son órganos de Estado y han creado un nivel intermedio que ayuda a consolidar la democracia. Pensemos en órganos electorales que dan certeza al voto ciudadano; pensemos en órganos como los de Información Pública que ahora construyen una ventana importante para ver las instituciones por dentro, las Comisiones de Derechos Humanos que desde luego juegan un papel muy importante en la protección de derechos, tanto individuales como colectivos. Lo que hemos configurado es un espacio para que la democracia adquiera sustancia, que no se agote solamente en el voto.

P: Finalmente, algunos temas espinosos, por categorizarlos así, como el asunto del aborto, las uniones entre parejas del mismo sexo, y ahora esta propuesta o comentario del Presidente sobre la legalización de las drogas, en este sentido el Distrito Federal ha marcado un avance interesante que no vemos en otros estados. Acá las Comisiones están parcializadas, dependiendo de Partidos, muy conservadoras, las oficinas de Derechos Humanos prefieren no emitir ningún tipo de comentario al respecto, cómo los ciudadanos influyen en estas decisiones y el papel del DF.

LGP: La respuesta tiene que darse en dos niveles, por una parte, hay que entender que el tema de los derechos humanos no está sujeto ni debe estar sujeto a la simpatía popular; es decir, estar a favor o en contra de una determinada política de Derechos Humanos debería de contar menos que la necesidad de insertar estas políticas como eje de la política pública, este componente de derechos humanos, me parece que en el caso del Distrito Federal se ha entendido de esa manera, independientemente del número de personas que estén a favor o en contra de una determinada reforma, desde la Comisión y otras instancias hemos hecho un trabajo importante para que el gobierno de la ciudad y el Poder Legislativo incorporen ese componente de Derechos Humanos. A veces eso da lugar a reformas populares que son bienvenidas, en otras ocasiones no es así, y es el caso del tema del aborto, del tema de los matrimonios entre personas del mismo sexo, de la adopción por parte de parejas del mismo sexo, pero lo que se ha demostrado es que estas reformas siempre tienen un componente de inclusión, es decir reconocen la actitud excluyente de las visiones más convencionales, las visiones que se alejan de los derechos humanos y que replantean la relación de manera tal que se incluyen, y otro tema que es fundamental es que estas reformas no dañan a terceros, es decir, estos mecanismos de inclusión no generan la exclusión de nuevos grupos o nuevas personas. Si lográramos que eso se entendiera en el contexto de la política pública nacional, daríamos un gran avance. Yo creo que por ejemplo, el tema que abrió el Presidente de la República sobre la legalización de las drogas, da cuenta de esa necesidad, de abrirse al debate público. Los temas no puede seguirlos poniendo solamente el gobierno, es necesario escuchar a los otros sectores, especialmente en estos casos, el sector técnico, al sector académico, para entablar un diálogo del que surjan propuestas sensatas, y si se tiene como eje a los Derechos Humanos hay una gran posibilidad de que las decisiones que se tomen son decisiones correctas. Yo creo que ese es el valor que tienen los derechos para la democracia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *