martes , 31 enero 2023

74/2010 Conferencia Medidas Cautelares para Blanca Mesina y Silvia Vázquez por su Trabajo de Defensoras de Derechos Humanos en Tijuana, Baja California.

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la Conferencia Medidas Cautelares para Blanca Mesina y Silvia Vázquez por su Trabajo de Defensoras de Derechos Humanos en Tijuana, Baja California.
Transcripción 74/2010
17 de junio de 2010

Pregunta (P): Hay una propuesta de la Procuraduría capitalina de involucrar también a los padres cuando haya algún caso de algunos de sus hijos menores de edad que cometa un delito, para que los padres también se hagan responsables, ¿cuál es la posición de la Comisión?

Doctor Luis González Placencia (LGP): Bueno, como parte del sistema de responsabilidad que se supone que debería de ser el espíritu de la reforma en materia de justicia juvenil, se plantea en efecto que no se cargue a los niños y niñas, y adolescentes, la responsabilidad que corresponde a los adultos. Eso implica un margen amplio de responsabilidades, implica no solamente llamar la atención sobre la responsabilidad que tienen los papás sobre niñas y niños, sino en general los adultos, incluidos por supuesto las autoridades y aquellas otras personas que dentro de la delincuencia organizada utilizan a niños y niñas o adolescentes para cometer delitos. Entonces me parece que el llamado es atendible, pero hay que hacerlo con la amplitud debida para que involucre a todos los adultos que somos responsables de niñas, niños y adolescentes.

P: ¿Tienen que hacerse responsables de sus actos los adultos, los padres de los menores que cometan una infracción?

LGP: No se trata de trasladar la responsabilidad simplemente, sino de que asuman lo que tiene que ver con el otorgamiento de los satisfactores necesarios para el adecuado desarrollo de las niñas, de los niños y de los adolescentes. Es decir, no se trata por ejemplo de que ellos se responsabilicen del delito cometido por sus hijos, sino de que se responsabilicen de que las condiciones en las que viven los niños, niñas y adolescentes sean las adecuadas para evitar que los niños delincan. Te pongo un ejemplo: un niño que mata a una persona con una pistola, pues esa pistola se la tuvo que haber proporcionado algún adulto, en algún momento esa pistola provino de un adulto. Entonces tenemos que generar una serie de responsabilidades concéntricas que empiezan desde luego con la familia, que siguen con la escuela, que siguen con el resto del mundo adulto para evitar que los niños se vean involucrados en estos actos. Sin que eso signifique que dejan de tener responsabilidad. El concepto que se aplica es uno que se llama responsabilidad limitada. Los niños asumen su parte, pero los padres tienen que asumir la propia también.

P: Es lo que comentaba ayer el Procurador, que lo que buscaban era que los padres participaran en la reparación del daño y sobre todo comprender que la actitud de sus hijos no es adecuada, porque en muchos casos los padres, y él decía que es una reacción natural, niegan que sus hijos hayan cometido un delito.

LGP: Sí, desde luego. Lo que se debe de evitar es que el tema se traslade a los papás simplemente. Un daño patrimonial, por ejemplo, es probable que un niño o una niña no tenga dinero para cubrirlo, pero el tema es que desde la perspectiva de justicia restaurativa no basta con cubrir el daño patrimonial, sino con hacer un ejercicio de reflexión en el que la familia juega un papel muy importante, para que el niño entienda que cometió un acto ilegal, que tiene una responsabilidad que cumplir y para que el papá también entienda cuál es la parte que le toca de responsabilidad en la comisión de esos delitos.

P: Oiga, ¿llegan muchas quejas que no cumplan con la función que corresponde hacia los hijos?

LGP: No, porque como es un ámbito que se da entre particulares la Comisión no conoce de esos temas, aunque por otras vías sí nos enteremos desde luego con los programas que tenemos de atención a la infancia de que con frecuencia ocurre eso, que hay desprotección, que las niñas y los niños crecen solos en la calle; por razones que tienen que ver con diversas orígenes los papás tienen que trabajar, están fuera; cada vez vivimos en habitaciones más pequeñas; los jóvenes salen a la calle. Entonces se dan esas circunstancias, lo que creo que hay que evitar es responsabilizar directamente a los padres como si solamente fuese culpa de ellos y otras instancias del gobierno de la ciudad, como por ejemplo SEDESO, por ejemplo el INJUVE, por ejemplo la Secretaría de Educación, en lo que toca al Distrito Federal. Es necesario que también de manera institucional haya un entramado de instituciones que permita que los niños tengan acceso al deporte, a la salud, al trabajo, a la educación, etcétera.

P: ¿Y esta tendencia va en crecimiento o va en disminución el abandono hacia los niños?

LGP: Bueno, tanto no podríamos decir porque no conocemos tantos casos, conocemos casos que nos llegan a través de los programas que tenemos. Seguramente el Gobierno de la ciudad debe de tener una medición más concreta.

P: Oiga, y sobre la prostitución de la que son víctimas también los niños, que los obligan a ejercer este tipo de actividades, ¿qué tanto conoce la Comisión?

LGP: Bueno, a través de la Cuarta Visitaduría tenemos noticia con frecuencia de asuntos en los que se ven involucrados sobre todo adolescentes, mujeres adolescentes que participan en actos de prostitución. Emitimos una Recomendación el año pasado sobre el tema, alertando a las autoridades sobre todo en el área de San Cosme; aunque de acuerdo con el Informe que presentamos hace un par de años, prácticamente en todos los lugares donde hay prostitución se da el tema de prostitución también de niñas y de adolescentes.

P: ¿Y se atendió esta Recomendación?

LGP: Esa Recomendación no fue aceptada por la Delegación Cuauhtémoc, insistimos muchísimo, la propia Asamblea insistió, la Delegación no aceptó la Recomendación, pero estamos haciendo ahora, dentro de un mes más o menos, un foro acá que trate el tema para tratar que, aún cuando la Recomendación no fue aceptada, sea posible generar una política pública para atender el problema.

P: ¿Aquí en el Distrito Federal es muy grave esa problemática?

LGP: Sí, sí es uno de los estados en donde hay un mayor número de casos, de acuerdo con las informaciones que se tienen.

P: ¿Se tiene una cifra estimada?

LGP: Los expertos tienen cifras, la Comisión no tiene una cifra clara porque no es un tema en el que nosotros podamos hacer una valoración objetiva que se requiere; sin embargo, hay estudios que sí señalan al Distrito Federal y a otras zonas turísticas del país como las más importantes en el problema.

P: Doctor, ¿cuál es la importancia del Diplomado que se inicia o que se anuncia hoy esta tarde aquí en la Comisión?

LGP: Pues tiene como finalidad justamente sensibilizar a servidores públicos, a público en general, a Organizaciones de la Sociedad Civil sobre el tema de trata de personas, de brindar herramientas para reconocer la problemática y también para atenderla. Lo estamos haciendo con el Instituto de las Mujeres del Distrito Federal, la Comisión por supuesto, y la intención es que tengamos un grupo al final del Diplomado de expertos que sea capaz de atender el problema con mayores herramientas.

P: ¿En qué momentos nos encontramos en ese tema, doctor?

LGP: Bueno, desafortunadamente todavía hay mucho que hacer. El fenómeno de trata se ha extendido, a la explotación se añaden otros fenómenos como el de la migración, el de la pobreza, la marginación. Entonces todo eso son factores que propician la trata y la explotación sexual. Hay patrones culturales también, patriarcales todavía que siguen teniendo una concepción justificada de las mujeres, de los objetos sexuales en general, también en ocasiones de los propios hombres, y mientras esos factores no se atiendan el problema desde luego puede imperar.

P: ¿También hablamos de corrupción en este caso, porque por ejemplo en la zona de Buenavista por años se permitió, se toleró y hasta se solapó, según lo que han evidenciado los vecinos, de que hubiera menores de edad incluso prostituyéndose durante el día?

LGP: La Comisión nunca pudo verificar situaciones de corrupción; sin embargo, es claro que hay algún tipo de connivencia, ya sea porque las propias autoridades piensan que esa es la manera de tratar el asunto. Ustedes saben la medida que se tomó en la Delegación Cuauhtémoc de confinar en unas calles el problema, aunque eso técnicamente y directamente no se puede denominar como corrupción, sí es una forma de tolerancia que no ayuda a que el problema se solucione; al contrario, genera zonas en las que el problema se recrudece, afectando a los derechos de las personas que ejercen la prostitución también.

P: ¿Ustedes han dado seguimiento a este sexódromo , que algunos le llaman así?

LGP: No, no le hemos dado seguimiento, para decirte la verdad es que yo no sabía si ya estaba operando o no. Tenemos algunas quejas de parte de personas que no están de acuerdo con esa medida. Esas quejas están investigándose en la Tercera Visitaduría en lo particular.

P: ¿De qué tratan?

LGP: Tienen que ver con que no están de acuerdo con que se les confine en una calle para ejercer la prostitución.

P: ¿Pero son de vecinos, doctor, o de ellas mismas?

LGP: No, son de ellas mismas, sí de ellas mismas.

P: También hablaban de que había por allí patrulleros que las estaban obligando a irse a esa zona, como intimidando, ¿eso se los dieron a ustedes a conocer?

LGP:Sí, eso es parte de las quejas que recibimos, es parte de lo que estamos investigando. Yo te decía que son casos aislados ahora, pero probablemente podamos hacer una supervisión con motivo de la investigación.

P: Oiga, ¿pero el Comité Ejecutivo Nacional del PRI no ha interpuesto también una queja porque ocupan parte de sus calle, y ellos incluso señalaban que por imagen pública o por imagen política podrían resultar afectados con la decisión delegacional?

LGP: No, no han interpuesto queja. Lo que sabemos es que se han manifestado a través de los medios, particularmente porque fue la calle Colosio la que se tomó para estos fines.

P: ¿Pero fue un error haber hecho este sexódromo ?

LGP: Desde nuestro punto de vista sí, porque no se trata de segregar, de confinar un problema que sabemos que existe. Se trata de buscar mecanismos para por una parte integrar a la vida cotidiana normal fenómenos como este que se dan históricamente, para crear condiciones para que aquellas personas que sufren de algún tipo de explotación puedan salir de la problemática, y desde luego el tema de investigar la trata, porque si no lo que ocurre es que se encierra el fenómeno y ahí se invisibilizan otras problemáticas. La concepción es estrictamente comercial, si me permiten decirlo así, e incluso tiene tintes nuevamente de limpieza social. Implica esconder un fenómeno por razones de imagen, confinarlo a un espacio y el resultado que se puede tener de ello es que el fenómeno crezca aun dentro de ese espacio, invisibilizando prácticas de explotación y de trata.

P:¿Aunque se atiendan las demandas de los vecinos, doctor, porque el Delegado decía que esto es a solicitud y cumplimiento a la demanda vecinal?

LGP: Como en todos estos fenómenos el tema involucra no solamente a los vecinos, sino a los sujetos mismos de todas estas prácticas. Entonces lo que no puede ocurrir es que ni se les confine, ni que se les atienda desde una perspectiva asistencial. O sea, es importante atender a los vecinos, pero también es importante atender que este tipo de problemas tienen un trasfondo social que también es responsabilidad del Gobierno de la ciudad. Entonces no es fácil, es un tema muy complicado y en muchas ciudades del mundo se ha visto como tal, como un problema complejo, pero lo que es clarísimo es que solucionar en este caso las demandas de los vecinos puede implicar violar los derechos de las personas que están ejerciendo la prostitución. Muchas gracias.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *