jueves , 26 enero 2023

67/2010 Entrega de la Primera Ministración de Recursos a Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), en el marco de la Convocatoria de Iniciativas Ciudadanas en Materia de Educación y Promoción de los Derechos Humanos en el Distrito Federal.

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la entrega de la Primera Ministración de Recursos a Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), en el marco de la Convocatoria de Iniciativas Ciudadanas en Materia de Educación y Promoción de los Derechos Humanos en el Distrito Federal.
Transcripción 67/2010
1 de junio de 2010

Pregunta (P): La semana pasada hablaste con relación al tema de la revisión de las mochilas, decías que no es la mejor forma, entonces ¿cuál sería tu propuesta, la propuesta de Derechos Humanos, cuál sería una forma adecuada?

Doctor Luis González Placencia (LGP): Yo creo que lo que hay que evitar es que se tomen medidas, a la luz de la emergencia, no es que en sí misma sea mala la revisión, lo que pasa es que si solamente es la revisión y no se acompaña de otras medidas que tengan un efecto integral, entonces, la pura revisión a la postre se agota, y queda en un tema de vigilantismo, de invasión de las pertenencias de las niñas y los niños. Lo que nosotros hemos planteado es que algunas de estas medidas pueden combinarse; primero de manera tal que no impliquen una revisión total de niñas y niños, de todos los días, es decir se puede lograr un programa en el que estas revisiones sean aleatorias, que ocurran con relativa frecuencia, pero que no toquen a todos, y eso tiene que acompañarse también de otros programas de política pública, por ejemplo como los que se han hecho en otros momentos de despistolización, en los que se invita a la ciudadanía a entregar sus armas a cambio de una cantidad de dinero el Gobierno de la ciudad les otorga. Junto a eso hay que hablar con los papás, porque aunque es verdad que hay un tema de inseguridad en la ciudad, que ha provocado que la gente tenga armas en sus casas, lo cierto es que eso implica una responsabilidad, una responsabilidad muy grande para los padres que tienen que verificar que esas armas no estén al alcance de sus hijos. Eso, entre otras medidas, que pueden llevarse delante de manera integral, creemos que es lo que puede funcionar, porque si no todo se lo cobramos a las niñas y los niños, se convierten ellos en el objeto de atención, en este caso para revisarles las mochilas, cuando la problemática está en otros lados.

P: Me llama la atención que en este caso en particular del niño que le dispara a su compañera, fue en una de las escuelas en donde se negaron a que se llevara a cabo esa revisión, y vemos esto, no sé si como consecuencia.

LGP: Yo creo que hay que tener cuidado de no hacer derivar este hecho de una actitud de la escuela en el sentido de ser respetuoso con las pertenencias de las niñas y los niños. El asunto es que ese niño no tenía que haber tenido acceso a esa arma, ese es el tema, y me parece que ahí hay que llevar la responsabilidad a quien efectivamente la tiene, en este caso, desafortunadamente los padres, que dejaron el arma en una situación en la que los niños podían disponer de ella. Ahora, insisto mucho en que no por ello tenemos que adoptar una medida, que ahora en los hechos implique criminalizar a niños y niñas, es decir, hacerlos ver como sujetos de riesgo cotidiano y en esa medida esculcarles sus pertenencias, por eso insisto mucho en que tiene que tratarse de una medida integral, y es importante también que los padres asuman su responsabilidad que les toca.

P: Correcto, preguntarte por ejemplo en otro tema, ¿recuérdanos tu postura, si fueras tan amable, en cuanto a la píldora para evitar los embarazos, porque es un tema que ahorita de nueva cuenta está tomando fuerza?

LGP: Bueno, pues ahí coincidimos con el fallo de la Corte. Desde nuestro punto de vista no se trata sino de otro más de los medios anticonceptivos que están al alcance, en este caso, de las parejas, de las mujeres, pues para hacer uso de él en los términos en los que a ellos les parece necesario. Nosotros pensamos que eso forma parte del ámbito de las decisiones personales, y el derecho a decidir implica la posibilidad de hacer uso de esta píldora sin que haya ninguna restricción por parte del Estado.

P: ¿Tú crees que en los estados del país, independientemente del ámbito al que perteneces, se esté sobrepasando los derechos de las mujeres en donde no se quiere adoptar una política como esta?

LGP: Sí, ya en otros momentos he dicho que es importante activar los mecanismos para que la discusión no genere una confrontación innecesaria entre derechos, particularmente en un momento en que los derechos de las mujeres están siendo ampliamente impulsados, por ejemplo, en el caso de la capital de la República, y en momentos en los que incluso la Corte se ha pronunciado, ya claramente lo hizo en el caso del aborto, ahora lo hace en el caso de la píldora. Me parece que darle la vuelta a las decisiones de la Corte por la vía legislativa sí implica una confrontación en este caso con los derechos que han sido conseguidos por las mujeres. Entonces ahí hay que hacer un llamado para que esto no ocurra, para que se debata lo que sea necesario debatir, eso es otra cosa, porque todo mundo tiene derecho a emitir su opinión, pero de manera tal que logremos que haya convergencia entre los criterios que por ejemplo emiten los organismos públicos de defensa de los derechos humanos, la Corte como principal órgano de opinión jurídica de este país y la sociedad misma que está en un proceso de maduración que hay que respetar.

P: ¿Doctor, cómo va el caso de los jóvenes que fueron agredidos en el Centro de Detención? ¿Ya pudieron ingresar los médicos de la Comisión?

LGP: Sí, por fortuna se normalizó el tema de la investigación. Tenemos ya acceso pleno. Yo lo he estado platicando con las autoridades. Ayer tuve una reunión con el Secretario de Gobierno, con el licenciado Ávila, y pues por fortuna se ha normalizado el tema del acceso, así que espero que pronto tengamos una resolución ya sobre la investigación.

P: ¿Pero qué es lo que han podido investigar?

LGP: Bueno, lo que ustedes ya conocen, efectivamente se debió a una riña entre los jóvenes. Tenemos el caso de seis jóvenes que fueron directamente agredidos por los guías. Estamos investigando si en esa intervención hubo exceso de fuerza o no, no fue digamos la que tuvo que haberse aplicado para contener la violencia.

P: ¿Cuándo estaría lista la investigación?

LGP: Espero que pronto, tenemos bastantes evidencias ya que se están analizando, así que yo esperaría que en el curso de no más de un mes estemos ya ofreciendo resultados.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *