jueves , 9 febrero 2023

66/2010 Ceremonia de Premiación del Concurso de Cuento, ¿Y si yo fuera una persona refugiada? comenzar de nuevo en otro país.

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la Ceremonia de Premiación del Concurso de Cuento, ¿Y si yo fuera una persona refugiada? comenzar de nuevo en otro país.
Transcripción 66/2010
27 de mayo de 2010

Pregunta (P): ¿Este incremento en las armas en el Distrito Federal no es una violación de los derechos humanos que no ha podido solucionar el Gobierno del Distrito Federal?

Doctor Luis González Placencia (LGP): Bueno, desafortunadamente el tema de las armas es un asunto federal. La regulación en ese sentido le corresponde el Gobierno federal. Aunque sí es importante que el Gobierno de la ciudad instaure una política para el desarme, y particularmente para evitar que las armas estén en manos de niñas, niños y adolescentes.

P: ¿Ha fracasado esta política de intercambio de armas por diversos artículos?

LGP: Yo creo que ha tenido éxitos muy localizados. Se han hecho esfuerzos, ustedes recordarán, en la legislatura pasada hubo un esfuerzo que me parece importante. Ese no se ha continuado, sería muy bueno que la Asamblea continuara con ese esfuerzo y la Secretaría de Seguridad Pública, y sabemos que ahora lo han hecho a nivel local algunas delegaciones. Es importante que sea un esfuerzo integral para que tenga efectos mayores.

P: ¿Pero hasta el momento las autoridades han sido incapaces de contener el problema?

LGP: Pues, desafortunadamente el tema es que vemos que hay armas en manos de jóvenes, y que estas armas se están usando. Ese un problema.

P: Señor, ¿se debe continuar entonces con la aplicación delPrograma Mochila Segura?

LGP: Nosotros nos hemos opuesto al Programa Mochila Seguraporque consideramos que es una medida invasiva. Más bien es importante seguir impulsando estos programas de desarme que ya se han dado en la ciudad, y particularmente concientizar a los padres de familia sobre la magnitud del problema, a los profesores, y generar condiciones para que con la participación de las niñas y los niños se reduzca la violencia dentro de los centros educativos.

P: Entonces, ¿a pesar de estos resultados la Comisión de Derechos Humanos sigue manifestando, sigue sosteniendo su oposición a la revisión de las mochilas de los jóvenes?

LGP: Sí, pensamos que no es necesariamente la medida más adecuada, y que desafortunadamente eventos radicales plantean la necesidad de soluciones radicales. Pero creo que hay otras herramientas para garantizar el derecho que tienen las niñas y los niños a no ser esculcados, a no ser invadidos a través de una política pública que ponga el énfasis en la resolución pacífica de conflictos y en la reducción de armas en la ciudad.

P: ¿Incluso ustedes tienen un programa que se llama Resolución No Violenta de Conflictos?

LGP: Sí, así es, desde la Comisión en la Dirección General de Educación hay un programa especial con el que vamos a las escuelas justamente para que los niños y las niñas sepan resolver sus conflictos de manera pacífica.

P: Doctor, yo le quiero preguntar sobre estas visitas que ha realizado la Comisión a la Comunidad para Adolescentes ayer y hoy, tengo entendido.

LGP: Sí, bueno, el día de ayer se realizaron las visitas sin mayor complicación. Pudimos verificar que se está ya regularizando la vida dentro de la Comunidad. Entraron los médicos a verificar las lesiones. Hoy asistieron también. Tengo noticia de que probablemente el día de hoy no los habían dejado entrar. Estamos verificando esa noticia. Hasta donde sé las cosas se normalizaron el día de ayer y seguiríamos nosotros adelante con la investigación.

P: ¿Qué hay con los muchachos que supuestamente están separados, como en un castigo, por los hechos.?

LGP: Bueno, uno de los temas que se verificaron ayer es que no hubiera jóvenes castigados. El reporte que tengo es que no los hubo, que ahora ya están integrados en sus dormitorios. No tenemos noticia de que haya habido nuevos castigados, pero estamos investigando si fueron segregados en algún momento anterior, entre el domingo y ayer.

P: ¿Hasta el momento no tiene ningún indicio de que haya sido así en algún momento?

LGP: Hasta el momento no, solamente testimonios, pero tenemos que verificarlos.

P: ¿Hay testimonios de segregados?

LGP: Hay testimonios, sí.

P: Perdón, ¿entonces no fue acertada la información que dio a conocer ayer la Segunda Visitadora, que decía que había por lo menos dos jóvenes que fueron aislados?

LGP: Tenemos testimonios en ese sentido, ahora estamos haciendo la investigación para corroborarlos.

P: Sí, porque las autoridades penitenciarias han dicho muchas cosas y la mayoría de ellas falsas, ¿no?

LGP: Desafortunadamente por la falta de transparencia y la falta de apertura para dar la información, pues sí se generan estas contradicciones. Yo ahí aprovecho para recordar que el domingo estuvieron presentes Visitadores nuestros que tienen fe pública, se levantaron las actas. De lo que se dio fe en esas actas se puede considerar como absolutamente cierto.

P: Doctor, se dijo que incluso encontraron a jóvenes con aliento alcohólico y que se habían tomado el gel antibacterial, ¿ustedes tienen este reporte?

LGP: Eso nos lo hizo saber la Directora, Raquel Olvera. También estamos investigando el asunto. Necesitamos verificar la verisimilitud de esa versión. Hay que saber en todo si eso ocurrió, cómo es que ocurrió y que efectos tiene la ingesta del gel.

P: ¿Pero los médicos que ingresan el miércoles lo detectan o es nada más por lo que les dicen?

LGP: No, ya no es posible determinarlo, es una versión que dan las autoridades, pero tenemos que verificarlo a partir de la existencia de reportes que digan si hay antecedentes de ingesta de gel que produzcan este tipo de efectos o algunos otros que produzcan vomito o alguna otra señal.

P: ¿Esta versión que da a conocer o que vierte el sistema penitenciario a través de esta área es para eximir su responsabilidad, para evadir su responsabilidad en hacer un cargo hacia los jóvenes, que pudieran estar alterados y que por eso reaccionaron violentamente?

LGP: Es una explicación a la que ellos recurren, realmente a ellos también les corresponde verificar, de cualquier manera para eso estamos nosotros, para contrastar esa versión.

P: ¿A qué se debe esto, es una omisión también de su parte, una falta de observancia en la conducta de los jóvenes que pudieran estar embriagándose con gel y que ellos no se dieran cuenta?

LGP: Efectivamente hay un deber de cuidado que implica la necesidad de medidas de seguridad en todos los ámbitos y este es uno de ellos. Si era necesario que se verificara el uso que se le da al gel. En todo caso me parece que habría podido identificar señales de ingesta generalizada o en grandes cantidades como se argumentó.

P: En las pláticas que ustedes han tenido con las autoridades les han dado a conocer que supuestamente hay algunos jóvenes que en realidad son adultos pero que están ingresando, que mienten y se niegan a que les hagan análisis?

LGP: No tenemos noticia. Te puede decir que la Convención lo que plantea es la presunción de minoría, entonces le toca al Estado probar en todo caso que ellos son adultos y la manera de hacerlo es a través del acta de nacimiento, y sólo si faltara algún documento oficial que lo determinara así, entonces un examen médico podría eventualmente dar algunos indicios. Sin embargo ante la duda hay que presumir minoría de edad.

P: ¿Pero todos se niegan a hacerse los estudios, dicen que es su derecho?

LGP: Si hay otra manera de verificarlo, si ellos pueden verificar su edad a través de otros mecanismos, por ejemplo un acta de nacimiento, pues entonces ya no hay razón para hacer algún estudio. Si no hubiera alguna manera de verificarlo, entonces sí tendrían que someterse a algún tipo de valoración para establecerlo.

P: ¿Pero puede negarse a someterse a ese estudio?

LGP: Ellos pueden negarse desde luego, pero la autoridad aquí está obligada a garantizar a que se ha recurrido a todos los medios posibles para verificar la edad antes de hacer una valoración.

P: ¿Entonces no hay pretextos para que en estos Centros haya personas mayores de edad?

LGP: Es posible que los haya porque se dan casos en los que se ingresa a los 16 o 17 años con sentencias de hasta 5 o 6 años, entonces existen esa posibilidad.

P: ¿Esta falta de una política integral de desarme en la capital es riesgosa para los habitantes de la ciudad y puede ocasionar que se registren hechos como el ocurrido hoy en la mañana?

LGP: Sí, naturalmente. Mientras existan armas sin control en la ciudad hay un riesgo latente de violencia armada y pérdida de vidas.

P: ¿Puede hacer más, ha sido insuficiente lo que ha hecho el Gobierno capitalino?

LGP: Creo que puede hacer más, de hecho esta Comisión tiene que asumir eso como un reto. Es necesario concientizar a las personas del peligro que implica la sola tenencia de las armas; con más razón su uso y por supuesto de manera inaceptable el uso por parte de adolescentes, niñas y niños.

P: ¿Ha habido omisión por parte de las autoridades capitalinas a este respecto?

LGP: Creo que lo que ha faltado es una atención integral; se ve que está la preocupación, se ve que hay medidas, pero son medidas todavía muy localizadas que no dan oportunidad a que se extiendan de manera detallada y con la profundidad que necesita el problema.

P: Pero, si no hay una política integral, ¿no es responsabilidad de las autoridades hacerlas?, ¿no han fallado?

LGP: Bueno, es su responsabilidad de las autoridades, yo lo que diría es que los alcances no han sido suficientes.

P: Hablaba de un motín, como se configura en las protestas que hubo por la cantidad de gente que participó y sus resultados, ¿se puede configurar una especie o un motín en el caso del domingo pasado?

LGP: Bueno, tenemos testimonios suficientes y la evidencia que hemos recogido validan la versión de que fue una riña, de que ese es el inicio. No creo que sea conveniente compararlo con un motín; un motín obedece a otras razones, aunque en el contexto de esa riña y de la acción de la Comisión se dan a conocer situaciones que molestan a los jóvenes, en el caso de la alimentación y en el caso de las revisiones, hasta donde podemos establecerlo; no quiere decir que eso haya sido la causa de la violencia, más bien se trata de una pelea que no pudo ser contenida, que no supo ser contenida, que originó la cantidad de personas lesionadas que ustedes ya conocen.

P: ¿Se está entrando ya en una etapa de confrontación entre la Subsecretaría del Sistema Penitenciario y la Comisión?, porque ustedes dicen una versión y ellos salen y desmiente, no digo que sea el caso de la Comisión de Derechos Humanos, pero ellos están al tanto de toda la información que ustedes están virtiendo para sacar una versión corregida y aumentada de lo que ustedes mencionan.

LGP: Bueno, no hablaría yo de una confrontación, yo creo que ellos asumen la necesidad que tienen de aclarar lo que desde el punto de vista de ellos.

P: Aclarar y justificar.

LGP: Aclarar y justificar, desde luego, lo que desde su punto de vista ocurre. Nosotros, en este caso, tenemos los instrumentos legales para validar nuestras versiones y el valor jurídico de nuestras resoluciones es garantía de veracidad de lo que nosotros decimos, o sea, lo que decimos no lo decimos sin elementos ni sin bases, está perfectamente sostenido en la evidencia que recabamos, en la fe pública de nuestros Visitadores y en la investigación que hacemos.

P: ¿La Procuraduría capitalina les ha pedido informes de las pesquisas que realizan como parte de la averiguación que ellos ya iniciaron, para determinar las posibles lesiones en contra de los jóvenes?

LGP: Hasta este momento no, es posible que lo hagan, sí, desde luego, y la Comisión valorará la cooperación que debe de brindar, pero hasta este momento no ha habido ninguna solicitud oficial, que yo sepa.

P: La denuncia que van a presentar ustedes, que ayer mencionaba la Visitadora, ¿sigue en pie?, ¿está en curso?, ¿cuándo se darían las condiciones para hacerlo?

LGP: Bueno, si se abre ya, como probablemente ya ocurrió, por parte de las autoridades del Centro, nosotros ya no haríamos otra cosa más que darle seguimiento, ya no insistiríamos en ello. Si verificamos que esa denuncia no se ha realizado, entonces sí, ya veríamos el mecanismo para hacerla nosotros mismos. Muchas gracias

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *