viernes , 3 febrero 2023

Boletín 138/2010 Premiación del Concurso de Cuento ¿Y si yo fuera una persona refugiada? Comenzar de nuevo en otro País

Premiación del Concurso de Cuento ¿Y si yo fuera una persona refugiada? Comenzar de nuevo en otro País
Boletín 138/2010

27 de mayo de 2010

 

En la premiación del Concurso de Cuento ¿Y si yo fuera una persona refugiada? Comenzar de nuevo en otro país, organizado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), el Ombudsman capitalino, Luis González Placencia, dijo que los derechos humanos pueden comunicarse a través del arte.

 

El Presidente de la CDHDF destacó que luego de conocer los cerca de 1,500 trabajos enviados por los jóvenes a este concurso, «ratificamos que el tema de los derechos humanos no es patrimonio de los juristas, no es patrimonio de los técnicos, es más bien una oportunidad que se da para poder ser expresada a través del arte también».

 

Resaltó que fueron trabajos magníficos, trabajos de una gran sensibilidad y comprensión del sentido de la problemática, «eso da cuenta de que no se necesita ser experto o experta en la materia para entender la necesidad de empatía, el dolor que produce el desarraigo, la circunstancia difícil de llegar a un lugar en donde uno es visto como extraño».

 

Celebró el hecho de que lo hagan las y los jóvenes, «porque además da cuenta de este proceso de ubicuidad de los derechos humanos, que están fundamentalmente en la vida cotidiana, tienen que ver con la manera en cómo nos relacionamos entre todos y se expresan en esas actitudes que cotidianamente señalan la manera en la que tenemos que ver unos con otros, la relación que se da en un ámbito de respeto por la otredad y por la diferencia».

 

González Placencia comentó que el desafío es el de colocarse en el lugar de aquella persona que eventualmente vive y sufre esa circunstancia de ser refugiado.

 

Por su parte, el Presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), Ricardo Bucio Mújica, aseguró que el refugio de las personas en otros países es una puerta de salida a una situación extrema de discriminación, ya sea por sus ideas políticas, religión, color, raza, cultura, entre otros.

 

Ante esta expresión extrema de exclusión, señaló que una manera de prevenirla es poder conocer qué es lo que viven las personas refugiadas, es decir, «ponernos en sus zapatos».

 

«El mejor camino para la prevención de la discriminación es conocerlas y conocerlos como personas más allá de las etiquetas, antes de calificarlas, estigmatizarlas o prejuzgarlas», finalizó.

 

En su oportunidad, el Representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Fernando Protti Alvarado, afirmó que al país continúan llegando personas que huyen de la persecución, la violencia y las violaciones sistemáticas a los derechos humanos.

 

«Esas personas, las y los refugiados, lo han tenido que dejar todo para salvar la vida y comenzar de nuevo en un país donde encuentran desafíos importantes para alcanzar la integración, incluyendo la discriminación», apuntó.

 

Se dijo convencido de que en la educación está la esperanza de acabar con los prejuicios hacia las y los otros que son diferentes a las y los demás. «Cuando un país le abre las puertas a un refugiado le salva la vida», concluyó.

 

A su vez, la Coordinadora General de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), Katya Somohano Silva, indicó que existe un grave problema de la invisibilidad de las problemáticas que enfrentan las y los refugiados, por lo que el Concurso de Cuento ¿Y si yo fuera una persona refugiada? Comenzar de nuevo en otro país ayudará a contrarrestar este desconocimiento, que es la principal causa del rechazo y discriminación.

 

Los ganadores en la categoría de 13 y 14 años fueron: Eugenia Suárez Attie del Instituto Educativo Olinca del Distrito Federal con el cuento ¿Y si yo fuera un refugiado? (primer lugar). Mónica Celeste Laguna González del CECyT N°4 Lázaro Cárdenas del Instituto Politécnico Nacional (IPN) con el trabajo titulado Lubji del Chizumulu (segundo lugar). Escarlet Guillermina Ortega Jacquez de la Escuela Secundaria Técnica N°78 de Chihuahua con el cuento Dividido en dos añoranzas de vida (tercer lugar) y Rodrigo Farfán de Ascó del Instituto Educativo Olinca con Mi historia (mención honorífica).

 

En la categoría de 15 y 16 años ganaron Isabel Barba Lázaro del Instituto Alpes San Javier de Guadalajara, Jalisco, con el cuento Mis ángeles (primer lugar). Paula Martínez Gutiérrez del Instituto Educativo Olinca con el cuento Carrera hacia la libertad (segundo lugar). Alison Mirna Montero Walls del CECyT N°4 Lázaro Cárdenas del IPN con el cuento La guerra interna de la sociedad (tercer lugar) y Ximena Díaz Almaraz del Instituto Educativo Olinca con el cuento Hacia lo desconocido (mención honorífica).

 

En la categoría de 17 y 18 años ganaron Jorge Lazo del CECyT N°11 Wilfrido Massieu Pérez con el cuento Melodía de la libertad (primer lugar). Luis Eder Bayuelo González del CECyT N°9 Juan de Dios Bátiz del IPN con el cuento Peces pescados (segundo lugar). Rafael Ramírez Eudave del CECyT N°9 Juan de Dios Bátiz del IPN con el cuento Respirar, así bajito (tercer lugar) e Israel Macedo Cerna de la Preparatoria N° 3 Justo Sierra del Distrito Federal con el cuento Hay sol y tengo frío (mención honorífica)

 

En la premiación del Concurso de Cuento ¿Y si yo fuera una persona refugiada? Comenzar de nuevo en otro país participaron también la Secretaria de Vinculación con la Sociedad Civil de la CDHDF, María José Morales García; y las integrantes del jurado calificador del concurso, Jenny Pavisic y Eva Janovitz Klapp.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *