lunes , 24 junio 2024

Boletín 137/2010 Reprueba CDHDF uso excesivo de la fuerza en la Comunidad de Diagnóstico Integral para Adolescentes

Reprueba CDHDF uso excesivo de la fuerza en la Comunidad de Diagnóstico Integral para Adolescentes
Boletín 137/2010

27 de mayo de 2010

 

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) reprueba el uso excesivo de la fuerza en contra de adolescentes de la Comunidad de Diagnóstico Integral, para intentar contener una riña entre dos internos, ocurrida el pasado domingo 23 y que originó 91 jóvenes lesionados. La Comisión estima que «la represión genera más violencia y más delito».

 

En conferencia de prensa, la Segunda Visitadora de la CDHDF, Rosalinda Salinas Durán, subrayó su preocupación por el uso de la fuerza hacia los adolescentes para contener una pelea en la sala de visita familiar, y porque el día de los hechos acudió un grupo de nueve personas adscritas a la CDHDF que tuvieron que esperar alrededor de dos horas para poder ingresar.

 

Salinas Durán señaló que en estos hechos, los guías técnicos -que son la figura de seguridad y custodia especialmente designada para los adolescentes-, no pudieron contener la riña y el problema se acrecentó a tal grado que el grupo de guías que participaba aumentó y posteriormente estuvieron apoyándose en equipo de reacción; es decir, escudo, toletes y gas pimienta para controlar estos disturbios.

 

Dijo que al día de hoy se tiene el dato que hay 91 adolescentes lesionados, seis de ellos por acciones directas de personal del propio sistema penitenciario y los demás por los hechos mismos, es decir, por acciones directas de los adolescentes en contra de las instalaciones, ya que se rompieron algunos vidrios y eso les causó las lesiones.

 

Explicó que las demandas de los adolescentes eran la insuficiencia en la cantidad de alimentos que se les da, y que las revisiones a la visita no fueran excesivas ni afectaran la dignidad de los visitantes, es decir que no sean más allá de lo estrictamente necesario para controlar la seguridad y que si es revisión corporal sea de mujeres hacia mujeres, que no invada la intimidad y no sea abusiva hacia la persona.

 

Indicó que uno de los temas críticos que deja este suceso es que hay que poner más atención a la capacitación de estos guías técnicos, en el trato a adolescentes y uso racional de la fuerza, «porque estando presentes el día de los hechos verificamos que no tienen claro de hasta dónde usar la fuerza cuando una persona ya está sometida».

 

Apuntó que las agresiones sucedieron en el contexto de tratar de contener la riña, algunos de ellos hicieron unas puntas con vidrios que rompieron de algunas ventanas, se les trató de someter, pero una vez sometidos, vinieron acciones innecesarias.

 

Indicó que estos guías técnicos (alrededor de 60 en esta comunidad) son ex policías bancarios, que dependen de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario, y lo que de principio se planteó es que fueran una figura especialmente capacitada en trato a los jóvenes.

 

Lamentó la obstaculización de la autoridad para que personal de la CDHDF realizara su trabajo y para que médicos pudieran entrar y certificar a los adolescentes. Anunció que personal de la Segunda Visitaduría de la CDHDF acudirá hoy a la Comunidad de Adolescentes y manifestó su confianza en que puedan ingresar los médicos para recabar las certificaciones de los jóvenes y las evidencias para documentar la queja que tiene la CDHDF.

 

La Segunda Visitadora de la CDHDF refirió que la riña ocurrió el pasado domingo 23 de mayo, alrededor de las 15:00 horas, entre adolescentes de la Comunidad de Diagnóstico Integral en donde se ubican al día de hoy 330 adolescentes que acaban de ingresar al Sistema y que posteriormente serán clasificados.

 

Abundó que el día de los disturbios acudieron en apoyo del personal médico de la Comunidad de Adolescentes tres médicos de la Secretaría de Salud capitalina para certificar a los adolescentes.

 

Explicó que el personal de la CDHDF se retiró de la Comunidad de adolescentes alrededor de la media noche, luego de certificar y corroborar que los jóvenes lesionados fueran atendidos de inmediato y que si era necesario algún traslado se realizara, lo que no fue indispensable ya que la atención médica se les dio en la propia comunidad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *