viernes , 27 enero 2023

Boletín 134/2010 El Distrito Federal requiere un organismo que tutele el Derecho a la No Discriminación: Luis González Placencia

El Distrito Federal requiere un organismo que tutele el Derecho a la No Discriminación: Luis González Placencia
Boletín 134/2010

24 de mayo de 2010

 

Ante la deuda que subsiste con las mujeres, los indígenas, las personas con discapacidad, con la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Tránsgénero e Intersex (LGBTTTI), las niñas, niños y adolescentes, entre otras personas, se requiere un organismo especializado que promueva y dé seguimiento a un cambio de actitudes y comportamientos, así como a normas y disposiciones oficiales que, de manera estructural y fáctica, generan discriminación, aseveró el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Luis González Placencia.

 

Durante su participación en el Foro «Análisis de la Ley para Prevenir y Erradicar la Discriminación en el Distrito Federal», elOmbudsman capitalino celebró la pertinencia de la iniciativa para que l a ley considere la creación un organismo que responda clara y contundentemente a las personas que se sientan agraviadas en su derecho a la No Discriminación.

 

«Es pertinente discutir la Ley vigente, que deja mucho qué desear, así como la Iniciativa de Reforma presentada por el Diputado David Razú Aznar, porque se pretende que en la ciudad de México se cuente con una ley de avanzada para tratar un tema que, desafortunadamente, sigue siendo uno de los grandes rezagos en el Distrito Federal y en el país», añadió.

 

Lamentó que, en su limitada facultad para atender quejas por discriminación, la CDHDF atienda sólo aquéllas en las que es una autoridad la que comete discriminación, aunque desafortunadamente el fenómeno se produce de manera más extendida entre particulares.

 

Por su parte, el Presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), Ricardo Bucio Mújica, celebró que la iniciativa de reforma tome en consideración elementos sustantivos para su operación y resultados, tales como el reconocimiento adecuado del Derecho a la No Discriminación.

 

Asimismo, subrayó, la autonomía técnica y de gestión de un organismo encargado de tutelar este derecho; así como la participación real de la sociedad civil organizada, con al menos 50% de los espacios de un órgano colegiado; y capacidad de sancionar moral y pecuniariamente.

 

Finalmente, agregó Bucio Mújica, el organismo deberá regir también al resto de las instituciones públicas para que normativamente eviten cometer actos de discriminación y transversalicen ese derecho; y que promueva litigios estratégicos, con una perspectiva de sumar recursos jurisdiccionales y no jurisdiccionales, para atender tantos efectos como sea posible en la población.

 

Por su parte, el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Diputado David Razú Aznar, expresó la necesidad de que la ciudad cuente con un órgano jurisdiccional que combata de manera frontal a la discriminación y convertir el derecho a la No Discriminación en una garantía exigible.

 

«No se puede construir un derecho exigible si no existe un órgano operativo autónomo, que cuente con la participación de la sociedad civil y la capacidad de sancionar de índole administrativa y moral; es decir, construir ciudadanía entre aquellas personas que discriminan», manifestó.

 

El legislador local reiteró la urgencia de que el derecho a la No Discriminación sea exigible para la sociedad, porque «esa exigibilidad dará la posibilidad de tener un espacio específico en donde se pueda presentar una denuncia y así poder sancionar».

 

A su vez, el investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) campusIztapalapa, Jesús Rodríguez Zepeda, calificó al Consejo para Erradicar la Discriminación del Distrito Federal como una institución débil, sin presupuesto ni autoridad, sin capacidad para atender quejas y por ende artificiosa.

 

Ante ello, urgió a convertir al Consejo en una autoridad genuina, con autonomía presupuestal y de gestión, con estructura, recursos y procedimientos propios.

 

En representación de la Diputada Beatriz Rojas Martínez, integrante de la Comisión de Equidad y Género de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Delia González Cobos, expresó la necesidad de que la reforma considere acciones a favor del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.

 

En tanto, la Presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la ALDF, Diputada María Natividad Razo Vázquez, apuntó que 9 de cada 10 mujeres, personas con alguna discapacidad, indígenas, homosexuales, adultos mayores y pertenecientes a minorías religiosas, opinan que existe discriminación por su condición.

 

Señaló que la discriminación lastima, daña la dignidad humana e impide la construcción de una ciudad plena basada en la solidaridad y la convivencia respetuosa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *