miércoles , 1 febrero 2023

Boletín 120/2010 El Estado tiene las mismas obligaciones con los nuevos modelos de familia, que las que asume con la convencional

El Estado tiene las mismas obligaciones con los nuevos modelos de familia, que las que asume con la convencional
Boletín 120/2010

12 de mayo de 2010

 

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia , consideró que el Estado mexicano ya no puede pensar en la conformación de un modelo familiar único, sino en núcleos plurales frente a los cuales tiene las mismas obligaciones de protección y desarrollo.

 

En la conferencia en la que la CDHDF y organizaciones que conforman el Observatorio de Familias y Políticas Públicas dieron a conocer el posicionamiento sobre el Día Internacional de la Familia, señaló que desde los años 70’s se ha presentado una reconfiguración familiar.

 

Más allá de la desintegración familiar en esos años, agregó, lo que ha ocurrido son nuevas formas de integración, que ponen en entredicho el discurso paternalista de que las familias eran esta parte sacra muy importante de preservar, de papá, mamá e hijos.

 

«Ahora estamos viendo cambios muy importantes, vemos una recomposición en las familias», dijo.

 

El Ombudsman capitalino indicó que en la medida en que se producen nuevos modelos familiares, también existen nuevas obligaciones para el Estado, que no ya no puede pensar en la preservación de un modelo familiar único.

 

Detalló que el Estado debe de cumplir con su obligación de dos maneras: ofrecer las condiciones para que estos nuevos arreglos familiares tengan posibilidades efectivas de desarrollo y respetar el principio de autonomía.

 

En ese sentido, expresó la necesidad de reconocer estos nuevos arreglos familiares, pero también no deificar el concepto de familia.

 

«Reconocer que hay nuevas organizaciones sociales que tienen exactamente el mismo valor independientemente de quienes las conforman, y que frente a esas organizaciones el Estado tiene la misma obligación que con aquellas familias convencionales», subrayó.

 

El Presidente de la CDHDF reconoció que existe el prejuicio con respecto a las familias del mismo sexo, cuyas niñas y niños podrían ser discriminados. «Probablemente lo van a ser, pero esa condición motiva obligaciones específicas para el Estado y corresponsabilidad para las familias para evitar que eso ocurra, o si ocurre se actúe de manera inmediata para desprejuiciar», apuntó.

 

Aseguró que nadie debe sentirse avergonzado de su familia o en condición de desventaja, pues de lo que se trata es de generar condiciones para que los lazos se fortalezcan en el sentido de crear una ciudadanía responsable.

 

Declaratoria de la CDHDF y del Observatorio de Familias y Políticas Públicas con Motivo del Día Internacional de la Familia

 

En el documento signado por la CDHDF, las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y las instituciones académicas que conforman el Observatorio de Familias y Políticas Públicas explican que » En las últimas décadas, las familias han experimentado intensos procesos de transformación en su estructura, composición, ciclos y relaciones familiares».

 

De ahí, agregan, que hoy día observemos familias formadas por parejas sin hijos, de padres y madres sin cónyuge, formadas por una persona, por parejas del mismo sexo, personas unidas en segundas nupcias, las integradas por diferentes generaciones o por personas que no son parientes.

 

El posicionamiento llama la atención sobre algunas líneas estratégicas del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal , como un instrumento para el diseño de políticas públicas enfocadas al ejercicio de los derechos de la diversidad de familias.

 

Destaca también que, generar políticas públicas para las familias, es un reto para el Estado mexicano y sus instituciones, pero también para el mercado, para las relaciones de producción y de consumo.

 

En la Declaratoria se advierte desarrollar políticas públicas con enfoque de derechos humanos, equidad de género, generacional y de reconocimiento a la diversidad, precisa del respeto a la laicidad del Estado mexicano, la no imposición de creencias religiosas o ideológicas a los ciudadanos, el respeto a la libertad de conciencia, la autonomía entre lo político y lo religioso y la No Discriminación.

 

La CDHDF y el Observatorio de Familias y Políticas Públicas subrayan la necesidad de promover la compatibilidad entre el desarrollo colectivo de las familias, el desarrollo individual de sus miembros y las exigencias sociales y reconocer que lo esencial son los vínculos y el tipo de relaciones que se tejen en ellas y los valores para la vida democrática y ciudadana: libertad, solidaridad, equidad, respeto, igualdad y tolerancia.

 

«El asunto central es que se brinde afecto, seguridad, protección y oportunidades de crecimiento sano a todos sus integrantes», precisa el documento.

 

Impulsar políticas públicas que promuevan la flexibilización de los roles de género, relaciones de equidad, corresponsabilidad y afecto; y promover la inclusión de las familias como objeto de las políticas públicas, de manera transversal.

 

Además, se debe impulsar la evaluación del impacto de las acciones públicas y privadas sobre la estructura, funcionamiento y calidad de vida de las familias; y desarrollar legislaciones y servicios que generen una cultura del buen trato y respeto a los derechos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *