viernes , 27 enero 2023

Boletín 118/2010 Los niveles de sobrepoblación de las prisiones las vuelven ingobernables

Los niveles de sobrepoblación de las prisiones las vuelven ingobernables
Boletín 118/2010

10 de mayo de 2010

 

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, reconoció que la sobrepoblación penitenciaria se ha vuelto un tema prioritario para la ciudad, por lo que se pronunció por despresurizar los centros de reclusión capitalinos a través de la implementación de penas alternativas.

 

Durante la Preinstalación de la Mesa de Seguimiento de las Líneas de Acción de los Derechos de las Personas Privadas de su Libertad en la sede del Gobierno del Distrito Federal (GDF), pidió reconocer las consecuencias a las que ha llevado una política de seguridad en extremo agresiva.

 

“Puede tener desde el punto de partida la idea de proteger a las personas, pero a final de cuentas está ocasionando problemas mucho más graves a la hora de tener a un número importante de personas en reclusión”, recalcó.

 

El Ombudsman capitalino detalló que esta política tiene un sentido bien intencionado, pero lo cierto es que se tiene que revisar y ver lo que está pasando en los centros de reclusión.

 

Desde la Comisión, apuntó, se han hecho llamados para analizar esta problemática en su integralidad y en qué medida está siendo parte importante del fenómeno de hacinamiento que se presenta en los reclusorios.

 

También, agregó, se ha enfatizado en que los niveles de sobrepoblación de las prisiones capitalinas las vuelven ingobernables. “No es un tema de poner en entredicho la capacidad de los servidores públicos, sino que es un tema de objetividad”, señaló.

 

El Presidente de la CDHDF manifestó que el Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal puede ayudar a replantear la política pública desde la seguridad pública.

 

“Hoy en día el sistema penal produce internos, por ello hay que revisar alternativas para que las personas no lleguen a la prisión”, sentenció.

 

Expresó que el encierro no es la respuesta para abatir la delincuencia, porque produce circunstancias contraproducentes. “Tener como lógica al encierro me parece que puede resultar contraproducente y se debe pensar por lo tanto en esquemas alternativos que permitan buscar mecanismos de solución no privativos de la libertad”, manifestó.

 

Comentó la necesidad de que Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) se sumen a la atención de las problemáticas que enfrentan internas e internos, y empujen la creación de una red social que permita a corto plazo atenderlas y atenderlos, pues es un tema de corresponsabilidad.

 

Admitió que el reto es altísimo, pero aseguró que si se va por la línea de los derechos humanos se avanzará en una dinámica positiva que ayude a potenciar el tema de los centros de reclusión.

 

Reconoció que la construcción de nuevas prisiones puede ayudar en determinado momento a la despresurización, pero tarde o temprano esos espacios nuevos se volverán a llenar si no se cambia la política de seguridad.

 

“Construir algunos espacios carcelarios ayuda, pero junto a eso se tiene que tratar de excarcelar a las personas, evitar que lleguen a prisión y construir un modelo procesal que permita penas alternativas”, concluyó.

 

A su vez, el Subsecretario de Gobierno capitalino, Juan José García Ochoa, explicó que el Capítulo 13 del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal, titulado “Derechos de las personas privadas de libertad en centros de reclusión”, consta de 217 líneas de acción, de las cuales en total 18 entes públicos son responsables para su aplicación a través de 48 estrategias.

 

Expuso que las 217 líneas de acción se agrupan en 12 temas, como salud, alimentación, agua, espacio digno, educación, trabajo, derechos humanos, acceso a la información, tener contacto con el exterior, integridad personal, física y debido proceso.

 

Anotó que del total de estas líneas de acción, 114 ya están incluidas presupuestalmente, de las cuales 63 le corresponden a la Secretaría de Gobierno capitalina y 32 a la Secretaría de Salud.

 

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Diputado David Razú Aznar, aclaró que no existe divergencia entre el combate a la inseguridad y los derechos humanos, por el contrario, dijo, son conceptos que concuerdan.

 

Consideró que todo el sistema penal, tanto local como nacional, se encuentra en una severa crisis endémica, “por lo que ha llegado la hora de resolver este problema estructural y devolverle su vocación de readaptación social”.

 

En la Preinstalación de la Mesa de Seguimiento de las Líneas de Acción de los Derechos de las Personas Privadas de su Libertad estuvieron presentes el Secretario de Gobierno capitalino, José Ángel Ávila Pérez; el Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), Edgar Elías Azar; la Subsecretaria del Sistema Penitenciario de la ciudad, Celina Oseguera Parra; la Directora General de Derechos Humanos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), María Elena Alegría Escamilla; y representantes de Organizaciones de la Sociedad Civil.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *