viernes , 3 febrero 2023

42/2010 Presentación del libro: Lineamientos internacionales en materia penal, del Doctor Javier Dondé Matute.

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la presentación del libro: Lineamientos internacionales en materia penal, del Doctor Javier Dondé Matute.
Transcripción 42/2010
15 de abril de 2010

Pregunta (P): ¿En qué medida, tener unos lineamientos internacionales en materia penal puede ayudar a uniformar los derechos humanos?

Doctor Luis González Placencia (LGP): Bueno, de unos años para acá, va quedando claro que el tema de los derechos humanos es el núcleo duro del Derecho en general. Y, a partir de los derechos humanos, se puede conformar una especie de eje que le da validez al Derecho todo y a la política pública. Eso ha implicado que se reconceptualice, por ejemplo, el concepto de soberanía y, los Estados son soberanos precisamente en función de su respeto a los derechos humanos. Entonces, si se mantiene esa visión, el resultado es que las resoluciones o, mejor dicho, las instancias de justicia internacional, se convierten en parte actuante de la resolución de los problemas que están relacionados con la justicia, independientemente de que se den a nivel nacional, local, internacional o trasnacional. Entonces, esa es la importancia que tiene este tema y, particularmente, en el ámbito de la justicia penal, en donde con frecuencia se encuentran casos en los que los gobiernos suelen servir como escudo para que no se lleve a juicio a personajes por razones de tipo político, por ejemplo, o de posición social.

P: ¿Esto de alguna manera le daría más fortaleza a organismos como la Comisión de Derechos Humanos Interamericana (CIDH) y también a la Corte de la ONU?

LGP: Sí, la Corte Interamericana y toda la serie de Organismos que conforman la justicia internacional y, en el tema penal, particularmente las que se derivan del Estatuto de Roma.

P: Pero también esto colocaría a los gobiernos en una situación, digamos, de respetar esta parte de resoluciones…

LGP: Así es…

P: …porque ya hay acuerdos internacionales firmados por países, pero ¿esto no los obligaría más?

LGP: Así es, se crea un nivel internacional para la jurisdicción que sirve para mantener un control más estricto sobre los gobiernos.

P: ¿Esto quiere decir que entonces se estaría universalizando los derechos humanos?

LGP: Sí, creo que es el paso que sigue, ya ha habido un proceso general de positivación de los derechos humanos, han entrado a las constituciones y a las leyes locales. Ahora lo que sigue es fortalecer el ámbito de las instituciones de justicia internacional.

P: Doctor, ¿cómo se encuentra México en materia de respeto a los tratados internacionales?

LGP: Bueno, en términos generales, como ustedes saben hay un debate sobre el tema de qué tanto valor tienen los tratados internacionales sobre la ley nacional. Aquí hay que decir que, por una parte, hay un grupo de tratados que ya han sido ratificados por el Senado mexicano y que se convierten en ley positiva para el país. Sigue en pie el debate sobre si estos prevalecen al nivel de la Constitución. Y ahora justamente la reforma que se aprobó en el Senado recientemente estaría planteando que estos tratados internacionales en materia de derechos humanos estarían al mismo nivel de la Constitución. Con eso se zanjaría ese debate.

P: Pero, ¿haría falta algo más, no?

LGP: Sí, desde luego, hacen falta los mecanismos para incorporar los criterios de justicia, de manera tal que se facilite el acceso a la justicia internacional; fortalecer los organismos internacionales de protección de derechos humanos y, por supuesto, capacitar a los operadores jurídicos nacionales para que incorporen estos criterios en sus resoluciones.

P: Doctor, en otro tema: el día de hoy observamos en un comunicado que envió la Subsecretaría del Sistema Penitenciario, en el que hace especial énfasis en el hecho de que hay una mujer que se desistió de la queja que interpuso ante la Comisión y también califica al hecho no como prostitución, sino como un hecho de acoso en contra de estas mujeres y, tampoco aborda el tema como trata de personas, ¿qué está sucediendo?, ¿hay aquí alguna opacidad por parte de la Subsecretaría?

LGP: No, me parece que hay que ponerlo en claro, son tres quejas que recibimos de tres personas que lo que dicen es que fueron obligadas a prostituirse. Efectivamente, desde el momento en que recibimos las quejas nos pusimos en contacto con las personas y con la Subsecretaría del Sistema Penitenciario. Hemos recibido ya documentación de parte de ellos, sabemos que han implementado algunas acciones, pero por lo pronto, la investigación de las quejas sigue adelante, para nosotros es importante que no se cierren los asuntos hasta que no tengamos nosotros plena certeza de que se trata de eventos aislados y de que efectivamente no constituyen elementos de una red que se esté dando dentro.

P: Pero, el hecho de abordar el tema como un acoso, deja la puerta abierta en el sentido de que no se acepta justamente, de que se haya tocado el tema de la prostitución, ¿no?

LGP: Bueno, sabemos que la propia Subsecretaría envió a la Contraloría a uno de los custodios acusados; sabemos también que se inició una averiguación previa en otro caso y, bueno, eso da cuenta de que hay certeza en la Subsecretaría de que efectivamente se trata de un asunto que tiene que ver con un delito y, claro, el Ministerio Público tendría que definir en su caso de qué delito se trata. Ahora, para la Comisión se trata de una violación al derecho de las mujeres a una vida libre de violencia y, probablemente también tendría que ver también con la afectación a la integridad de las reclusas. Nosotros investigamos esa parte.

P: Doctor, pero el mismo hecho de que las hayan obligado, como se menciona en las quejas, eso ya constituye un delito en sí mismo y también es un hecho de prostitución y de trata, el hecho de la obligación, ¿no?

LGP: Sí, como he dicho, quienes utilizan el término son las personas que se quejan, nosotros respetamos absolutamente ese término, independientemente de cómo lo califiquen otras autoridades.

P: Pero, en sí, se viene a configurar como un hecho de prostitución, porque, insisto, la Subsecretaría dice que es un acoso, pero el hecho de obligarlas ya…

LGP: Ahí, bueno, quien califica, en ese caso, somos nosotros en la investigación en materia de derechos humanos y, el Ministerio Público en lo que se refiere a la investigación penal; o sea, independientemente de cómo lo considere la Subsecretaría.

P: O sea, para la Comisión, ¿qué es, doctor?

LGP: Para nosotros es una violación al derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, así está…

P: Entonces, ¿tampoco lo reconoce la Comisión como un hecho de prostitución?

LGP: Partimos del hecho de que las internas hablan de eso, de prostitución; entonces, lo reconocemos así, lo que pasa es que formalmente hablando, en el catálogo no está así, en el catálogo nuestro. Sin embargo, podemos hablar de que si ellas dicen que están siendo obligadas a prostituirse, pues eso es lo que está ocurriendo.

P: Pero, en la investigación que lleva la Comisión, ¿es evidente una práctica de prostitución o solamente son visitas clandestinas inter-reclusorios?, ¿qué han detectado ustedes?

LGP: No, lo que sabemos es que, de ocurrir, esto ocurriría en los traslados de las mujeres hacia diversas diligencias que se cumplen en los juzgados que están en los Centros Varoniles. Todavía no tenemos hechos probados, estamos investigándolos y, de hecho, sé que tendremos junto con el sistema penitenciario una actividad que está destinada a reconstruir los hechos de una de las quejas. Nos importa mucho, hacer ahí una investigación, digamos, independiente; hay que tener claridad de que ellos nos envían información que, desde luego, ellos consideran como válida. Nosotros tenemos que validar esa información, tenemos que comprobarla y parte de la comprobación tiene que ver con la investigación in situ.

P: ¿Y es compatible, doctor, es compatible los informes que les mandan a ustedes con lo que ustedes han investigado?

LGP: Hasta ahora no puedo decir si es compatible o no porque todavía no hay una resolución final; es decir, toda esta información se va compilando y el análisis se hace al final. O sea, vamos compilando la evidencia y solamente cuando tenemos certeza ya podemos decir si efectivamente ocurrió o no ocurrió el hecho.

P: Doctor, si entendí bien, ¿va a haber reconstrucción de los hechos de una de las quejas? ¿Ese es el ofrecimiento de…?

LGP: No, vamos a proponerle a la Subsecretaria que nos permita hacer una visita al centro para a partir de una reconstrucción de hechos tratar de establecer nosotros mismos qué fue lo que ocurrió.

P: ¿Cuándo sería esto?

LGP: No lo sé todavía. Yo he estado hablando con la Subsecretaria porque a partir de que el tema emerge en los medios pues naturalmente hay una preocupación de aquel lado. Creo que es una oportunidad para que se dé la colaboración y podamos concluir las…

P: ¿De qué queja es?

LGP: Es la última de las quejas que recibimos, la de octubre…

P: ¿La de octubre, tienen la de febrero, junio y octubre?

LGP: Así es, de la de octubre, y estaríamos buscando una fecha para hacer esta…

P: ¿A qué reclusorio sería esto, doctor?

LGP:Tiene que ver cómo se dieron los hechos, entonces probablemente ni siquiera es un reclusorio específico.

P: Oiga, doctor, pero aquí se desprenden dos hechos. Uno, en que supuestamente fueron obligadas a prostituirse, de esto han derivado varias voces de las mismas internas que dicen que no son obligadas, que ejercen la prostitución por su propia cuenta. Entonces son dos fenómenos los que se presentan: la prostitución “permitida y ejercida” abiertamente por las internas y la posible trata de personas al obligarlas a ejercer la prostitución. ¿Qué opinión le merece esto porque se han detectado estos dos fenómenos?

LGP: Lo que sucede es que al tratarse de una situación de encierro, aún cuando hubiera voluntad de las propias internas para prostituirse, ahí hay una responsabilidad por parte de las autoridades porque no habría ninguna razón para que convivieran hombres y mujeres. Entonces, aún cuando fuera voluntario, habría que ver ahí si eso se está llevando a cabo la responsabilidad de quien lo está permitiendo. Ahora, no es el caso de las quejas. Sí insisto en que no es el caso de las quejas. Las quejas sí hablan de que fueron obligadas a prostituirse.

P: ¿Pero ninguna se ha retractado de esas tres mujeres?

LGP: Una sí, una de ellas se retractó.

P: ¿Pero se va a seguir la investigación?

LGP: Se retractó de la denuncia ante el Ministerio Público…

P: ¿Pero no de la queja? Porque hay otra, una de la que se desiste de la denuncia y una ante la queja ante la Comisión.

LGP: No, es un desistimiento respecto de la denuncia al Ministerio Público, y hasta donde sé esa queja se cerró ya. Sin embargo, el problema aquí es que las otras dos quejas que siguen vivas pues nos mantienen en la investigación, entonces aquella otra queja que implicó el desistimiento se vuelve significativa también.

P: ¿Pero esa ya no se investiga, doctor?

LGP: Estamos investigando el fenómeno completo.

P: ¿Por qué se retractó?

LGP: Hasta donde sabemos fue por su propia voluntad. Ahora, lo que pasa es que también en situación…

P: ¿Pero no hubo presión?

LGP: …En situación de encierro tenemos que verificar que efectivamente fue porque quiso hacerlo y no porque se sintió intimidada.

P: ¿De prostitución, han detectado ustedes a cargo de estas investigaciones si efectivamente se lleva a cabo la prostitución voluntaria dentro de los reclusorios?

LGP: No…

P: ¿Han recibido algún tipo de queja de los fenómenos que hayan detectado?

LGP: No, hasta ahora no.

P: Oiga, y en esto de los traslados, ¿es en los túneles donde se da en este inter del interior del reclusorio al área de juzgados, es en los túneles?

LGP: Aparentemente es en los túneles, pero eso no lo tengo claro. Aparentemente es en los túneles.

P: ¿Hubo tocamientos, hubo hostigamiento, fue verbal, cómo fue?

LGP: Lo que ellas dicen es simplemente que las obligaron. De la investigación tendrá que derivarse qué fue lo que pasó.

P: ¿Y no detallan qué tipo de relación sexual sostuvieron?

LGP: No, no detallan.

P: Le comento esto, porque hoy Celina Oceguera dice que todo quedó en insinuaciones, que en realidad no se concretó nada, que solamente fue el caso de un custodio que le propone a la interna, pero que en realidad nada se concreta. Sin embargo, ustedes ya tienen como que la palabra de que “nos obligaron a prostituirnos” y son cosas muy diferentes…

LGP: Claro, por eso es que nosotros no hemos cerrado la investigación, la tenemos abierta y hasta el momento en el que podamos tener certeza ya nos pronunciaremos y diremos si fueron tocamiento o qué fue lo que pasó.

P: Oiga, doctor, ¿no han detectado cierta opacidad en las autoridades, porque se manejan muchas cosas, que todo lo tratan de desvirtuar? En su propio comunicado, si usted ya tuvo oportunidad de verlo, todo se trata de opacar o se trata de hacer menos, entonces eso deja mucho que ver, como el hecho de que esta mujer también se haya desistido o se haya retractado de la queja que interpuso ante ustedes.

LGP: Bueno, yo creo que gracias a la intervención de los medios el tema se ha visibilizado y lo que les puedo decir es que en las últimas comunicaciones que he tenido con la licenciada Oceguera ella ha mostrado toda la disposición para que investiguemos y resolvamos con prontitud. Entonces espero que esa actitud que se nota se compense con la apertura para que efectivamente resolvamos los casos.

P: Doctor, hoy platicaba yo con un especialista del INACIPE y nos comentaba que incluso se había detectado en su momento que hay ciertos Secretarios de Acuerdo o personas mismas de los juzgados que firman esas actas para poderlas trasladar a otros lados de manera irregular para cometer este tipo de ilícitos. ¿Ustedes han detectado eso también en esta investigación que llevan?

LGP: No, no es el caso. Gracias.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *