martes , 7 febrero 2023

Boletín 109/2010 Inició CDHDF queja de oficio por obstrucciones a la libertad de expresión y disolución de manifestación de quienes exigían saber el paradero de víctimas de una emboscada en Oaxaca

Inició CDHDF queja de oficio por obstrucciones a la libertad de expresión y disolución de manifestación de quienes exigían saber el paradero de víctimas de una emboscada en Oaxaca
Boletín 109/2010

30 de abril de 2010

 

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal inició investigación de oficio por obstrucciones al derecho a la libertad de expresión y disolución de manifestación, tras conocer que elementos de diversos cuerpos policiacos adscritos a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) capitalina replegaron la tarde de ayer a quienes exigían saber sobre el paradero y estado de salud de las víctimas de una emboscada en el estado de Oaxaca, el pasado 27 de abril.

 

A través de la Relatoría para la Libertad de Expresión y Atención a Defensoras y Defensores, la CDHDF conoció que entre los manifestantes se encontraban periodistas, defensores de derechos humanos, representantes de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y jóvenes estudiantes.

 

La queja en investigación está radicada en la Cuarta Visitaduría de la CDHDF, con motivo de la presunta agresión en contra de familiares y compañeros de los periodistas Érika Ramírez y David Cilia, de la revista Contralínea, víctimas de la emboscada en San Juan Copala, Oaxaca.

 

En la manifestación participaban también integrantes del Frente Nacional de Periodistas por la Libertad de Expresión, activistas, organizaciones no gubernamentales y estudiantes universitarios.

 

Mientras los manifestantes esperaban a ser atendidos por servidores públicos de la Procuraduría General de la República (PGR), arribaron unos 200 agentes de la SSP y golpearon a algunos manifestantes, entre ellos a los hermanos del periodista David Cilia.

 

Este Organismo había manifestado ya su indignación por el mismo caso, en donde se registró también el asesinato de al menos cinco personas, entre quienes se encontraba la defensora de derechos humanos, Bety Cariño, directora de CACTUS e integrante de la Red de Radios Comunitarias Indígenas del Sureste.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *