viernes , 3 febrero 2023

Boletín 108/2010 Las niñas y los niños no son adultos en potencia, sino sujetos con derechos humanos: CDHDF

Las niñas y los niños no son adultos en potencia, sino sujetos con derechos humanos: CDHDF
Boletín 108/2010

29 de abril de 20101

 

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, advirtió que todavía hay sectores en la sociedad que piensan que niñas y niños no son ciudadanos porque no son mayores de edad, que hay que moldearles la vida, que son objetos del derecho y no sujetos de los derechos.

 

“Todavía hay resabios acendrados de asistencialismo, de paternalismo y de adultocentrismo en la política pública de gobierno y la práctica cotidiana en el tema de los derechos de la infancia”, apuntó.

 

Durante el “Taller Latinoamericano: El modelo de incidencia política basada en datos desde el enfoque de derechos de la infancia”, organizado por la Red por los Derechos de la Infancia en México, exhortó a entender que las niñas y los niños no son adultos en potencia, sino sujetos con derechos humanos desde ahora, y que esto último significa la construcción de ciudadanía responsable.

 

“Aún hay quienes plantean que los niños y las niñas no son ciudadanos porque no son mayores de edad, y que hay que moldearles la vida desde la perspectiva de los adultos”, reiteró.

 

En este sentido, dijo, la CDHDF y la Red por los Derechos de la Infancia en México luchan por tratar de que la sociedad entienda que todo el sector infantil es sujeto pleno de derechos.

 

“En la medida en que el Estado y las personas sepan poner las condiciones adecuadas, la infancia aprenderá a ejercer su autonomía de manera progresiva y de manera cada vez más eficiente”, comentó.

 

El Ombudsman capitalino hizo un llamado a no tratar de que la niñez se comporte como adulto.

 

Reconoció que la ciudad de México es la urbe que más ha avanzado en el país en el reconocimiento de los derechos de la infancia y de las mujeres, gracias al impulso de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC).

 

“En realidad los avances que se han dado, tanto en materia legislativa como de política pública, han sido en gran medida producto de las acciones que las organizaciones civiles han llevado adelante”, concluyó.

 

Por su parte, la Coordinadora del Proyecto National Kids Count de la Annie E. Casey Foundation de Estados Unidos, Laura Beavers, manifestó la importancia de contar con estadísticas confiables sobre las necesidades de la niñez, pues con ellas se incidirá en las políticas públicas dirigidas a este sector, se hará al sector político más responsable y se visibilizarán los problemas que atacan a la infancia.

 

Aseguró que las niñas y los niños hispanos radicados en Norteamérica tienen una taza de pobreza dos veces más alta que la niñez anglosajona.

 

Esto significa, aclaró, que 28% de las y los infantes viven en pobreza y sólo 11% de los anglosajones presenta esta problemática, lo que representa que 4.4 millones de niñas y niños hispanos viven en pobreza, la mayoría en familias inmigrantes.

 

“Este es uno de los datos que utilizamos para dar luz a la realidad del bienestar de la niñez en Estados Unidos. Nosotros creemos que el uso de datos de forma imparcial puede mejorar sus vidas”, enfatizó.

 

A su vez, la Representante del Instituto Marista de Brasil, Jimena Djauara N. C. Grignani, reconoció que la ausencia de una cultura de datos para la incidencia política en América Latina es un lastre con el que se enfrenta la sociedad civil.

 

Por lo que pidió visibilizar el sector infantil, que muchas veces es olvidado por las acciones del Estado, y empoderar a las Organizaciones de la Sociedad Civil para que puedan tener acceso a la información gubernamental.

 

En el “Taller Latinoamericano: El modelo de incidencia política basada en datos desde el enfoque de derechos de la infancia” estuvieron presentes el Director Ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México, Juan Martín Pérez García, y el Relator para la Libertad de Expresión y Atención a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos de la CDHDF, Gerardo Sauri Suárez.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *