jueves , 9 febrero 2023

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la celebración de bodas entre personas del mismo sexo.

Transcripción 28/2010
11 de marzo de 2010

Pregunta (P): Inaudible…

Doctor Luis González Placencia (LGP): …Obligaciones para el Estado, en este caso para el gobierno de la ciudad, y parte de esas obligaciones tienen que ver con la necesidad de crear una cultura de respeto por la diversidad. Me parece entonces que más allá del triunfo que tengamos que celebrar hoy, hay mucho trabajo por hacer todavía en materia de concientización, de generación de condiciones, de mayor respeto y tolerancia y de fortalecimiento de una cultura plena de los derechos que nos lleve a respetar a las personas que son diferentes.

P: ¿Algún llamado a las autoridades federales que se resisten a reconocer estas uniones?

LGP: Sí, yo creo que es importante aquí tener claridad de que cualquier obstáculo para que las personas que hoy adquieren matrimonio puedan tener acceso pleno a los derechos que tiene cualquier otro matrimonio heterosexual, es también un obstáculo y una restricción a los derechos humanos. En este caso sí hacemos un llamado, tanto a las comisiones locales como a la Comisión Nacional, para que estén vigilantes de esta situación y para que en la medida de sus competencias intervengan cuando exista la vulneración de derechos de personas que ahora están casadas y que son del mismo sexo.

P: ¿La entrada en vigor de esta reforma ayuda al proceso en la Corte…?

LGP: No, la Corte tiene sus tiempos, tiene sus procesos, ahí, como yo lo he expresado, tenemos confianza, de que la argumentación que se ha presentado por parte de la Asamblea, la historia que existe en esta materia en el mundo, ayuden a que la decisión de la Corte sea una decisión que apoye, que dé por constitucional las reformas al Código Civil. Yo creo que son rutas independientes, pero que al final tendrán que converger en un resultado común.

P: Finalmente ¿la Comisión sí tuvo contacto con el ..?

LGP: Todavía no, porque la Corte no ha anunciado la apertura de un periodo para recibirAmicus, sin embargo, en cuanto sepamos que el tema entra en estudio haremos lo que nos toca, para acercar nuestros argumentos a la Corte.

P: ¿Se va a incluir dentro de esta controversia los amparos para los derechos de Seguridad social y de adopción?

LGP: Desafortunadamente la Comisión local no tiene competencia en lo que corresponde al Seguro Social, no hemos recibido quejas directas por eso, lo que sí haremos es que en nuestra argumentación trataremos de ampliar los mecanismos para que de una buena vez la Corte se pronuncie por una protección integral de los derechos de quienes hoy contraen matrimonio.

P: Sobre este momento importante, que enmarca el respeto a los derechos humanos en la ciudad de México.

LGP: Sin duda, yo creo que es un día que hay que celebrar. No solamente es un día de celebración para la comunidad LGBTTTI, sino para toda la capital. Hay que resaltar que como se dijo durante la ceremonia, los efectos legales de estos matrimonios son para toda la República, e incluso en el extranjero. Entonces hay que estar ahora atentos a que ningún otro estado de la República o la Federación viole los derechos de las personas que hoy contrajeron matrimonio.

P: Sin embargo, se siguen sumando voces, doctor, voces reaccionarias en contra de este pleno uso de los derechos humanos.

LGP: Así es, yo creo que aquí vale la pena hacer un llamado nuevamente a evitar discursos que impliquen discriminación o que impliquen intolerancia. Creo que este es un logro. Entendemos claramente que puede haber personas que tengan una visión distinta sobre estos temas, pero estamos todas y todos obligados a respetar lo que hoy está en la ley, y especialmente lo que se ha conseguido el día de hoy con los matrimonios de estas parejas.

P: ¿Cuántas bodas son las que se van a celebrar este día?

LGP: Tengo entendido que se han registrado algunas más. No tengo el número claro, y eso habría que verlo con el Registro Civil. Pero independientemente de que sean muchas o pocas, lo que sí es importante es que hoy queda ya como manifiesto la posibilidad de conseguir ya este vínculo civil.

P: Doctor, políticamente hablando, ¿qué representan estas bodas y este logro del Gobierno del Distrito Federal?

LGP: Bueno, me parece que más allá de lo que significa para la comunidad, la ciudad sí se va consolidando como una ciudad respetuosa de los derechos humanos. Desde el punto de vista de la Comisión, la política tiene que ser una política de derechos humanos, y en este caso, y esa es la razón por la que hemos apoyado todas estas iniciativas, tanto la reforma al Código Civil, como la realización ahora de estos matrimonios, implican también la consecución de un logro importante desde la perspectiva de los derechos.

P: Doctor, este impulso que dio la Comisión de Derechos Humanos para los matrimonios entre personas del mismo sexo, ¿lo ven ya como un logro, un objetivo, una meta que se trazó y que se llegó a ella?

LGP: Así es, tanto la reforma como ahora ya la celebración de estos matrimonios forman parte del Programa de Derechos Humanos de la ciudad, y esa es una de las primeras metas que estamos consiguiendo, o más bien es la primera meta que estamos consiguiendo.

P: Doctor, ¿su punto de vista acerca de que el Gobierno federal rechaza y niega que no va a darles las prestaciones a los matrimonios como las prestaciones del seguro social…?

LGP: Como ustedes escucharon, los efectos de este ceremonia son para toda la República, de manera tal que no hay ninguna razón por la cual las personas que hoy contraen matrimonio no tengan acceso a algún derecho en algún estado de la República o en la Federación.

P: ¿Se buscaría el diálogo con el Gobierno federal para llegar a acuerdos?

LGP: Esperemos que no sea necesario, esperemos que simplemente se cumpla con la obligación del Estado. Cada vez que se consigue un derecho, ese derecho implica una obligación para el Estado, y en este caso para el Estado en su conjunto. Lo que haremos es hacer un llamado a las Comisiones locales, a la Comisión Nacional, para que estén atentas para recibir quejas, por si fuera el caso, de alguna obstaculización en algún estado o en la Federación.

P: Doctor, ¿este logro no se puede venir abajo con la controversia que interpuso la PGR? ¿Ustedes cómo lo han observado el desarrollo precisamente de todo este tema?

LGP: Bueno, nosotros tenemos confianza en que la Suprema Corte de Justicia fallará a favor de la reforma, pero si el fallo fuera contrario, ya una vez realizada esta ceremonia, quienes estén casados ahora, de acuerdo con este vínculo civil en el Distrito Federal, no perderían esa condición.

P: ¿O sea, podrían seguir siendo lo mismo legalmente?

LGP: Así es, legalmente no tendrían ninguna complicación porque no puede ser que una ley se aplique de manera retroactiva en perjuicio de los derechos de las personas.

P: ¿Y se acudiría en este caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos en caso de que la Suprema Corte eche abajo esas reformas al Código Civil?

LGP: Seguramente buscaríamos la participación de los organismos internacionales. Realmente pensamos que dado que en ningún país del mundo ha habido ninguna restricción a este tipo de reformas, no vemos por qué la Suprema Corte de Justicia tenga que hacerlo ahora aquí.

P: Doctor, por último de mi parte, preguntarle, ¿qué mensaje enviarle a todos esos grupos reaccionarios que se oponen a este logro que se obtenido este día en la ciudad de México?

LGP: Yo creo que sí es muy importante aquí plantear primero que esta reforma no afecta en dada al matrimonio religioso de ningún credo, de ningún culto. Estas ceremonias pueden seguirse realizando sin mayor complicación como se han realizado siempre. En segundo lugar, que la ampliación de los derechos de este sector no implica la restricción de los derechos de nadie. Hay mucha preocupación por el tema de la adopción, pero múltiples estudios demuestran que no hay ninguna complicación tampoco con eso. Es más, hay que verlo desde la perspectiva de los derechos de la infancia, que tienen derecho a tener una familia. En ningún lado dice que esa familia tenga que ser padre y madre, pueden ser perfectamente bien personas del mismo sexo. De manera tal que el llamado y la insistencia es a que no obstante a que estamos en un país libre en donde se puede expresar la opinión de cada quien, esa opinión tiene que estar limitada por el respeto a los derechos de las demás personas, de manera tal que no se genere discriminación, ni tampoco intolerancia.

P: ¿Haría un llamado a la no violencia, doctor?

LGP: Sí, desde luego. Yo creo que es muy importante hacer un llamado a la no violencia, al respeto y a la tolerancia.

LGP: …Estamos claramente presenciando un momento en el que se hace realidad una reforma que amplía derechos humanos para un sector que había estado excluido, por lo pronto, de ahora el matrimonio civil.

P: Sobre el posible endurecimiento de las posiciones que no aceptan las bodas entre homosexuales, ¿qué habría que decir?

LGP: Lo que he dicho todo el tiempo: esta es una ciudad y un país que permite la expresión libre de la opinión, pero siempre con los límites que implican el respeto a los derechos de las demás personas. Debemos tener mucho cuidado de que estos pronunciamientos no se conviertan en un llamado a la violencia, a la discriminación o a la intolerancia.

P: Miembros de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estaban resguardando el edificio y hacían comentarios, hasta cierto punto homofóbicos, ¿a ellos qué les dice?

LGP:Yo creo que estamos hoy celebrando un triunfo que, primero, hay que verlo en su sentido formal, en términos de la reforma a la ley. Segundo, en los términos de su materialización, ahora ya en una ceremonia como la que presenciamos. Pero todavía quedan pendientes muy importantes en materia de cultura, de derechos humanos, en materia de la educación que hay que darle a todas las personas para que sean tolerantes, para que acepten la diversidad. Ese es un pendiente que queda y todavía no podemos cantar victoria; bueno, es un pendiente para la Comisión, por supuesto, y para el Gobierno de la ciudad.

P: ¿Cómo actuaría la Comisión para atender este pendiente?

LGP:Desafortunadamente, la Comisión no tiene competencia cuando se trata de asuntos entre particulares; sin embargo, si hubiese quejas las recibimos y las canalizamos al Consejo Nacional para Prevenir y Erradicar la Discriminación (CONAPRED), que sería la instancia adecuada y vigilaremos, de cualquier manera estaremos vigilando, que las acciones del Gobierno de la ciudad, todas, sean conforme al espíritu de esta reforma.

P: En ese marco, ¿cuál es el llamado al Gobierno del Distrito Federal?

LGP: A ser congruente, a respetar en todo lo que vale el significado que tiene estos matrimonios, a generar condiciones de acceso igualitario a todos los derechos que tiene cualquier otro matrimonio heterosexual y a ser cuidadoso de la actitud que puedan tener ya los miembros, ya en lo personal, de cada una de las instituciones del Gobierno de la ciudad.

P: Y en otros casos, en lo que tiene que ver con lo del aborto, algunos estados se habían amparado, ¿cuál sería la invitación a los otros estados?

LGP: Yo creo que aquí habría que hacer dos tipos de llamados; uno a las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) de los estados que son miembros de la comunidad LGBTTTI para que se activen y promuevan que estos derechos también sean reconocidos en los ámbitos locales. Y, por otro lado, también hacer un llamado a estar atentos a las Comisiones locales de Derechos Humanos, a la Comisión Nacional, para ser sensibles ante la posibilidad de que autoridades que no son del Distrito Federal o de la Federación violen derechos de personas que aquí han contraído matrimonio. Yo creo que es importante generar una actitud positiva frente a estos avances. Me parece que está muy claro, lo digo con toda certeza, estos avances no significan restricciones a los derechos de nadie más, al contrario, significan abrirle la puerta a gente que no estaba, que no tenía acceso a esta posibilidad. De manera tal, que me parece que nadie debe sentirse ofendido o afectado porque hoy dos personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio. Lo mismo en el caso de la adopción, pensamos que, desde el punto de vista de los derechos humanos, ya hemos hecho los estudios correspondientes, y no hay ningún problema con que una pareja del mismo sexo adopte o crezca en su seno a un niño o alguna niña. Al contrario, el tema tiene que ver con cómo se establecen las relaciones de amor y de apoyo a la infancia y ese es un derecho que tienen las niñas y los niños.

P: ¿Y sobre la posición de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en torno a ese tema?

LGP: Esperamos que la Suprema Corte sea sensible también, que atienda todos estos argumentos, que considere que estamos hablando de una reforma que abre el horizonte de los derechos. De verdad sería lamentable que la decisión fuera en un sentido adverso, además de que sería históricamente reprochable, porque en ningún otro país del mundo ha habido una resolución que restringa este derecho para las personas homosexuales. Muchas gracias.