domingo , 5 febrero 2023

Entrevista al Presidente de la CDHDF, doctor Luis González Placencia, en la reunion de trabajo con la Comisión de Seguridad Pública de la ALDF.

Transcripción 26/2010
 8 de marzo de 2010

Pregunta (P): Era muy insistente la pregunta de un diputado respecto a si la Comisión defendía delincuentes, usted decía que no ¿cuál es la postura?

Luis González Placencia (LGP): Desafortunadamente esa imagen existe, yo creo que es importante aprovechar el espacio que los medios otorgan, primero para que la gente sepa que la Comisión está para defender a las y los ciudadanos que se encuentran en una situación de desventaja o bien de abuso por parte de cualquiera de los órganos de gobierno de la ciudad, eso ocurre cuando un funcionario público hace mal su trabajo, ocurre también cuando un policía tortura, cuando un policía abusa de su poder, y con frecuencia, desafortunadamente tenemos este tipo de abusos tratándose de personas que están siendo procesadas o que son acusadas o señaladas por haber cometido un delito. Desafortunadamente eso provoca la sensación de que defendemos delincuentes, pero no, no es así. Nosotros defendemos víctimas en todos los casos. En algunos casos víctimas de abuso de los órganos de gobierno de la ciudad, en otros casos víctimas del sistema penal.

P: ¿Cuál es la prioridad en este proyecto que usted está presentando?

LGP: La prioridad es reformar la policía. Tenemos claridad de que el problema de la seguridad pública cada vez es mayor, tenemos claridad de que la policía como funciona hoy en la ciudad de México, y en general en el país, no ha ayudado a abatir el problema de la inseguridad, y no solamente en términos de la reducción del delito, como a veces se espera de la policía, sino tampoco en el decremento en la sensación de inseguridad que se vive en la ciudad de México. La intención, el proyecto es reformar de fondo, tanto a la policía de Seguridad Pública, como a la policía de Investigación asignada a la Procuraduría de Justicia de la ciudad.

P: inaudible…

LGP: Lo que se plantea en principio es la constitución de un Consejo para la reforma de la Policía. Ese Consejo tendría que definir dos áreas específicas de trabajo: una es toda la reforma organizacional de la policía; es decir, es necesario revisar si las instituciones que hoy anidan a la policía siguen siendo funcionales a una visión de policía democrática. El otro tema tiene que ver con la revisión legal de los marcos jurídicos que rigen hoy a las policías, hemos visto que hay una gran discrecionalidad en las leyes que rigen a la policía, en las normas que rigen a la policía, y eso se presta para abusos adentro de las propias organizaciones.

P: ¿No teme que dejen otra vez en la congeladora, a esta propuesta?

LGP: Espero que no, y creo que es importante que este acto haya sido público y que ahora podamos tener también evidencia de que no solamente se presentó en el seno del informe de labores del anterior Ombudsman, en marzo o abril del año pasado, sino que ahora lo estamos haciendo de manera pública ante la Comisión de Seguridad Pública de esta Legislatura, que asumió enfrente de los medios de comunicación el compromiso de llevarla adelante.

P: ¿Qué espera la Comisión en este sentido?

LGP: Esperamos que en principio efectivamente la Asamblea asuma la responsabilidad de convocar las mesas de trabajo que sean necesarias para conformar este Consejo de Policía, para revisar la propuesta inclusive si es necesario, y para activar los procesos que nos lleven efectivamente a un proceso de Reforma Policial.

P: …vemos que entregan patrullas a la Procuraduría, los centros de video vigilancia que hay, las cámaras, ¿estas herramientas no son suficientes si no hay la policía que se requiere?

LGP: Son necesarias, pero no son suficientes si no tenemos un modelo de policía que sea adecuado a los fines democráticos que se aspira tener en la ciudad de México. Son recursos, son herramientas que por supuesto facilitan, principalmente el tema de la persecución del delito, pero tenemos evidencia importante que nos permite señalar que hay otra función de la policía que esta tecnología no cumple, que es la de restitución de las redes sociales rotas por el delito, una policía más próxima a la ciudadanía, una policía que genere confianza, una policía a la que se pueda acercar cualquier persona sin temor a ser agredida, sin temor a no ser ayudada, a no ser escuchada.