martes , 7 febrero 2023

1/2010 Presentación del VIII Informe Interamericano de la Educación en Derechos Humanos.

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la Presentación del VIII Informe Interamericano de la Educación en Derechos Humanos.
Transcripción 1/2010
13 de enero de 2010

Pregunta (P): ¿Cómo percibe la CDHDF el ambiente que se vive en estos momentos entre la Iglesia y el PRD a raíz de la publicación de la Ley de matrimonios gay en el DF?

Doctor Luis González Placencia (LGP): Es una situación preocupante porque cualquier planteamiento que tienda a la exclusión es un planteamiento discriminatorio, y si bien es cierto que un Estado democrático da cabida para la expresión de distintas formas de la moral, también lo es que el valor del Estado laico radica en el respeto a las leyes que rigen dentro de ese Estado, y en este momento, siendo legales estos matrimonios y no obstante que las personas pueden expresar su posición frente a ello, lo que no pueden hacer es llamados a desobedecer la ley, o bien llamados que generen respuestas de odio, esto hay que tener muchísimo cuidado.

P: En este caso, ¿la CDHDF podría emitir recomendaciones a la Iglesia, al sector religioso?

LGP:No, porque no es nuestra competencia, sin embargo lo que sí estamos haciendo es empezar a hacer un sondeo entre diversos sectores que tienen que ver con la problemática, seguramente estaremos planteando la posibilidad de un foro para ahí resolver dudas, donde la gente se pueda expresar. Yo me voy a reunir la semana siguiente con un grupo importante de asociaciones y organizaciones que tienen que ver con los derechos a la diversidad sexual, y estaremos planteando ahí la necesidad, probablemente de hacer un foro que explique con claridad cuáles son los efectos que tiene esta ley, por una parte, y también donde podamos discutir los efectos que tienen estos discursos segregadores como generadores de violencia, tanto los que provienen de la Iglesia ahora, como los que se han generado también en los medios de comunicación.

P: En este caso ¿la Iglesia está fomentando la violencia o un discurso violento en contra de los grupos vulnerables, en este caso los homosexuales?

LGP: El riesgo es que puede hacerlo, efectivamente, porque se exacerban los ánimos, porque lo cierto es que todavía falta crear condiciones para que sectores importantes de la sociedad acepten, con tolerancia, los cambios que se van dando. Si no hay un adecuado manejo de estos discursos, la responsabilidad de quien los emite es alta, si se genera violencia, si esto se traduce en violencia.

P: ¿No se tardó en hacer este foro la Asamblea, el Gobierno capitalino, luego de aprobar una ley que, según algunas organizaciones evangélicas dicen, el 70% de los capitalinos rechazan?

LGP: Hay que tener en cuenta que cuando se habla de derechos humanos estos no están sujetos a plebiscito, ni están sujetos a mayorías. Los derechos hay que irlos consagrando en la ley, y uno de los elementos importantes es que la consagración de un  nuevo derecho implica obligaciones para el Estado, pero no implica obligaciones directas para las personas, quien no quiera hacer uso de ese derecho puede no hacerlo, en el caso de este en particular, eso no obliga a nadie a casarse con una persona del mismo sexo. Entonces, el sentido de los foros tiene una finalidad más bien expositiva, explicativa, en la que se da la condición que quienes quieran expresar su posición frente al tema lo pueden hacer, y por otro lado también para que estén en posibilidades de resolver dudas, hay muchas dudas que se derivan de la ignorancia, estos foros sirven justamente para eso.

P: ¿Hay una percepción por parte de la Comisión de que realmente sea una mayoría de capitalinos los que rechaza esta ley, sobre todo en su apartado de que pueden adoptar las personas del mismo sexo?

LGP: Es difícil hacer una apreciación en ese sentido, porque tendríamos que tener datos duros, y no los tenemos, y dudo mucho que se tengan, no conozco ningún informe que dé cuenta de una estadística objetiva y válida, que nos diga eso, pero aunque fuera así, hay que tener en cuenta que los derechos humanos protegen alas minorías, al proteger a las minorías, protegen a las mayorías; entonces, en sentido, la fuerza de los derechos humanos radica en esta posibilidad, y por eso es que no están sujetos a ningún tipo de valoración que tenga que ver con el número de personas que los aceptan o los rechazan.

P: ¿Existe algún riesgo de que se eche para atrás esta ley?

LGP: A mí me parece que no, por lo pronto en el Distrito Federal es un hecho, yo creo que esta ley seguirá vigente hasta que no haya, un planteamiento jurídico, que lo veo muy difícil, que provenga de alguna instancia superior, pero hasta el momento me parece que eso no es un escenario.

P: Las controversias constitucionales que solicitan que interponga la PGR…

LGP: Las acciones de inconstitucionalidad, pero de acuerdo con el análisis que nosotros hemos realizado no hay ningún planteamiento que implique que la ley puede ser inconstitucional.

P: ¿Cómo inicia la CDHDF este 2010? ¿Cuáles son los temas prioritarios para el organismo?

LGP: Iniciamos ya con un equipo renovado, se integran nuevas personas, algunas permanecen, también con una mentalidad nueva, y tenemos una agenda muy interesante inmediata, un tema importantísimo es el de poblaciones callejeras. Estamos trabajando ya en una estrategia integral en la Comisión para atender el problema. Está por supuesto este tema en el que vamos a insistir todo el tiempo, la Reforma al Sistema de Justicia penal, particularmente el tema de las prisiones. Es un tema que nos tiene preocupados y ocupados, y el tema de discapacidad, frente a la presentación del Informe del Estado mexicano respecto de la Convención. La Comisión forma parte de los mecanismos que existen para la evaluación de las acciones en materia de discapacidad en el Distrito Federal, entonces ahora se está elaborando un Informe que se presentará junto con los informes oficiales.

P: En materia del Sistema Penitenciario, ¿cuáles son las líneas de acción de la Comisión?

LGP: A finales del año tuvimos una primera reunión con la Subsecretaría de Gobierno, que tiene que ver con el tema, porque sabemos que el Gobierno de la ciudad está pensando en un programa para despresurizar las cárceles, ese primer acercamiento nos llevó a plantear una agenda de trabajo que ya empezaremos a desarrollar seguramente esta semana con la finalidad, por una parte sí de valorar cuáles son los elementos de la estrategia que el Gobierno de la ciudad está planteando, y también con la finalidad de aportar elementos para que desde la sociedad civil se pueda crear una red de contención para que las penas alternativas puedan ser una realidad. Hoy por hoy eso no es posible porque no está desarrollado ni en el Gobierno de la ciudad ni en las Organizaciones sociales, una plataforma que permita que estas penas puedan llevarse a cabo. Hay que trabajar en ese, hay que construir. Tuvimos a finales de año una reunión con Organizaciones de la Sociedad Civil para que conozcan los contenidos de la reforma penal, para que empiecen a involucrarse, vamos a seguir trabajando con esas reuniones, con la finalidad, primero de atender este tema penitenciario y en un periodo posterior otros aspectos de la reforma.

P:Sobre la construcción del nuevo penal, ¿ya informó el Gobierno del Distrito Federal a la Comisión?

LGP: No todavía no, pero lo que sí hemos platicado es que hay que tener en cuenta que ese penal no va a resolver la sobrepoblación penitenciaria. Tenemos una sobrepoblación de más del 100%, el número de lugares que prevé ese nuevo penal es realmente muy reducido, entonces quizás lo que haya que ver es pensar en, estratégicamente cómo utilizar ese nuevo penal si es que finalmente se construye, pero junto a eso tiene que venir una política penitenciaria que impida que la gente llegue a prisión. O sea aquí el tema no es tanto sacarlos, ahorita hay que hacerlo así, pero hay que pensar en perspectiva que muchas de las personas que hoy están prisión no tendrían por qué estar ahí, entonces hay que evitar que lleguen.

P: La medida anunciada por el GDF de ya no aceptar a más reos federales, ¿qué opinión le merece sobre esto, es una medida viable para evitar el hacinamiento?

LGP: Me parece que en parte es un elemento que da cuenta del proceso de crecimiento del Distrito Federal como una entidad como que deja de ocuparse de los temas federales para ocuparse de los temas locales. Creo que el llamado tiene sentido porque la Federación por muchos años descansó en los penales del DF para tener aquí a sus reos. Seguramente existen diversos mecanismos, que eso le toca ya al gobierno de la ciudad plantear con el gobierno federal, de esquemas en lo que podría tenerse cuotas, por ejemplo, un número determinado de reos federales, de manera que la Federación también se encargue ya de lo que son sus problemas en ese sentido.

P: ¿Sería conveniente entonces aumenta esta cuota del socorro de ley?

LGP: Más bien en lo que hay que pensar es menos gente dentro para que los servicios que otorga la prisión sean más efectivos. Uno de los cambios que desde la perspectiva de derechos humanos se plantea en el terreno penitenciario es dejar de ver como problema al individuo y más bien ver cómo está interactuando el sistema carcelario en la reproducción de fenómenos ilícitos; entonces, a lo mejor más allá de incorporar el socorro que ahora se mide por interno, lo que hay que ver es cómo se aprovecha en términos de la garantía de derechos para las personas que están internas.

P: Esta estrategia para atender a poblaciones callejeras, ¿en qué se basa?

LGP: Tiene dos sentidos. Por una parte es una estrategia de defensa, estamos trabajando en las cuatro visitadurías, porque hemos visto que tiene distintas aristas el problema, entonces tiene que ver con los albergues, tiene que ver con intervención de la Policía y de la Procuraduría, tiene que ver con la visión de política social de derechos, de derechos sociales y tiene que ver con un sector específicos que son las poblaciones callejeras, entonces la estrategia de defensa se está planteando con esas cuatro vertientes, y además eso se va a acompañar en un segundo momento inmediato, de una estrategia más bien de prevención. Hay otra parte, el Programa de Promoción de Derechos Humanos de la Comisión está empezando ya a trabajar para intervenir con una perspectiva educativa, con una perspectiva también de educación para los Derechos Humanos, tratando de incidir en el problema.

P: inaudible.

LGP: Se está presentando el Informe del Instituto Interamericano de Derechos Humanos sobre Educación en Derechos Humanos.

P: ¿Cómo queda México?

LGP:Formalmente queda bien, lo que hay que ver es el tema de cuál es el resultado efectivo que tienen estos procedimientos. Ustedes van a darse cuenta acá que lo que se hace es una valoración de los libros de texto, se analizan libros, tanto públicos como de editoriales privadas, con una matriz que verifica algunos conceptos específicos, y en ese sentido el caso de México es interesante porque tiene contenidos explícitos, cubre los programas, ha tenido un desarrollo importante, pero el tema aquí es cómo se transforma eso en actitudes, en valores vivenciales en los alumnos.

P: Sin embargo en los hechos, en este caso, de los matrimonios gay, se están viendo intolerantes tanto los partidos políticos en el Distrito Federal, el gobierno capitalino y la iglesia de alguna manera, con algunas declaraciones, como las que se hicieron el domingo en Catedral.

LGP: Sí, algunas de estas declaraciones son claramente discriminatorias y el problema es que pueden ser incitatorias de discursos de odio o de prácticas de odio, entonces hay que tener mucho cuidado, hay ser muy responsable a la hora de emitir cualquier juicio sobre lo que está sucediendo ahora, en los cambios legales que se están dando en la ciudad de México. A mí me parece que al contrario, hay que fomentar la tolerancia, se vale expresar la opinión, por supuesto que se vale, en una democracia eso es posible, pero lo que no se vale, es utilizar esa libertad de expresión para condenar o para discriminar o para fomentar el odio frente al otro.

P: Estos crímenes de odio que ya se dan en algunos estados del país, aunque no se reconocen así ¿podría convertirse en el Distrito Federal de continuar este discurso como incitando en un lugar donde estos sucesos aumenten?

LGP: Esperemos que no, hasta ahora sólo ha sido una batalla de discursos. La Comisión se va a reunir la próxima semana con un grupo importante de organizaciones de personas, que ven bien la Reforma y que tienen preocupaciones por las consecuencias que puedan tener estos discursos y vamos a tratar de establecer una estrategia, para que conjuntamente con la Asamblea del Distrito Federal y quien se quiera unir, hagamos un llamado a la tolerancia, y hagamos un llamado a la necesidad de hacerse cargo de las consecuencias que puede tener impulsar un debate, que en este caso se va instalando como una incitación al odio y a la discriminación.

P: Reuniones con ministros de puntos religiosos, no, ¿hasta hora no?

LGP: Vamos a ver cómo planeamos la estrategia, si consideramos necesario hacerlo, lo haremos, por supuesto.

P: ¿Cuál sería su opinión sobre los asesinatos a defensores de derechos humanos, activistas como el de Josefina Reyes, cuál es la situación del país?

LGP: Bueno como ustedes saben, tanto los defensores como los periodistas son dos sectores altamente sensibles al tema de la violencia, tanto institucional como la que se produce a manos de la delincuencia organizada. A mí me parece que hay que hacer ahí también un llamado importante para que el Estado mexicano tome cartas en el asunto, genere una estrategia nacional de protección, tanto a defensores como a periodistas, esa estrategia debe incluir por supuesto cambios legales que permitan tipificar los delitos contra periodistas y defensores, como tales, asociados a la profesión que desempeñan y también mecanismos que generen redes que impliquen la posibilidad de poner a salvo inmediatamente a cualquier persona, que sienta o que tenga alguna evidencia por mínima que sea, de que puede ser agredido en su integridad física o de que su vida corra peligro.

P: Sin  embargo hasta el momento ninguna instancia federal, no sé, Gobernación se ha pronunciado al respecto.

LGP: No, quiero aprovechar para comentar que justamente en la Comisión estamos ya trabajando en una estrategia, tenemos una Relatoría, justamente para la defensa de periodistas y de defensores de derechos humanos que inicia actividades ahora en enero y uno de los objetivos principales es el de crear una Red Nacional de Protección, lo vamos a tratar de impulsar a través de las relaciones con las comisiones locales y la idea es que el Distrito Federal se convierta en una entidad protectora de defensores y de periodistas.

P: ¿La procuraduría capitalina ya se puso en contacto con ustedes para hablar del tema de los inmovilizadotes?

LGP: No, todavía no, no tenemos ningún dato.

P: ¿Pero ustedes ya lo discutieron dentro del Consejo, en dado caso que se les presente está propuesta?

LGP: Sí, nosotros por nuestra parte estamos haciendo una investigación para ver cuáles pueden ser las consecuencias del uso de estas pistolas. El Consejo lo que ha dicho, el Consejo de la Comisión es que la Comisión acepta el uso de armas no letales, pero es absolutamente necesario garantizar que en este caso, por ejemplo, existen condiciones para limitar el abuso. El posible abuso en estas armas.

P: ¿Ustedes conocen de afectaciones que pudieran generar, como daños al corazón o algo así?

LGP: Hay datos en algunos informes internacionales que señalan que por ejemplo en personas que han ingerido alcohol o que están bajo la influencia de alguna sustancia tóxica, puede ser que sus muertes y afectaciones estén relacionadas con el uso de estas pistolas, pero eso es un información que se ha difundido a nivel internacional para nosotros es muy importante poder verificarla.

P: Pero, ¿qué opinión le merece que en la prueba piloto, en la cual el Procurador ha anunciado que los va a invitar, para darle certeza, las máquinas los inmovilizadotes, los vayan a utilizar con el propio personal de la Policía Judicial, como si estos elementos no tuvieran derechos?

LGP: Claro, ahí vamos a tener mucho cuidado, porque primero no hemos recibido la invitación, pero lo que te puedo decir es que vamos a valorar con mucho cuidado, las condiciones en las que la prueba piloto se va a realizar, desde luego la Comisión no va a participar en un evento en el que eventualmente se pueda poner en riesgo la integridad de las personas, de los policías en este caso.

P: La Federación ha manifestado la posibilidad de que ya no les van a dar recursos al sistema penitenciario del DF, para instalar el sistema de bloqueos de celulares en al menos seis centros, ¿Qué opinión le merece?, mientras tanto siguen operando los extorsionadores, los reos que se dedican a esto.

LGP: Sí, bueno yo he comentado, que una de las estrategias necesarias para combatir este tipo de delitos es la despresurización de la sobrepoblación penitenciaria. Las condiciones en las que están operando ahora las cárceles es totalmente imposible general cualquier tipo de control, entonces digamos hay que buscar la manera, de que si no se pueden colocar sistemas que eviten la salida de señales, haya sistemas, controles físicos que impidan el acceso de celulares dentro de estas instituciones. Mientras la sobrepoblación sea como hasta ahora, es prácticamente imposible.

P: A pesar del fracaso de este sistema en el Reclusorio Norte, se sigue apostando por este sistema

LGP: Sí, me parece que es importante aquí que el sistema penitenciario evalúe, con mucha claridad, con mucho detalle, con mucha objetividad, cuál ha sido el resultado que han tenido estos programas y en su caso revisarlos para sustituirlos

P: Hay varios temas pendientes, la agenda de la Comisión y de la Procuraduría capitalina, casoNew’s Divine, caso Martí, caso Coppel, ¿cómo van con todos estos asuntos, ¿el caso New’s Divine ya esta cerrado para la Comisión , para la Procuraduría?

LGP: No, como he dicho, nosotros denunciamos desde el momento en el que se emitió el informe, la necesidad de que la Procuraduría investigara a todos los funcionarios públicos implicados en el caso, estamos, seguimos acompañando los procesos y para nosotros no estará cerrado el caso hasta que no se agoten todos estos procesos, esto es en la parte penal, hay otra serie de recomendaciones que se hicieron, que tienen un carácter más social, que tampoco se han cumplido, tenemos un porcentaje de avance en la Recomendación, pero todavía está lejano poderse considerar como una Recomendación totalmente cumplida.

P: ¿Qué opinión le merece que hoy un evento público, se presentara con documentos en mano, el juez Rafael Guerra que lleva la causa del New’s Divine , se presentará a pedirle casi un tipo de asesoría al procurador capitalino Miguel Ángel Macera, en presencia de una funcionaria del Distrito Federal, que al parecer se presentó como intermediaria?

LGP: La verdad es que desconozco los detalles de la reunión, en principio lo que te puedo decir es que un sistema que guarda el debido proceso, no permite que haya interacción entre el juez, el acusador y la defensa tampoco, entonces de entrada te puedo decir que eso podría aplicar una violación al debido proceso, hay que revisar con detalle cuáles fueron las circunstancias del encuentro y qué resultados tuvo en todo caso, por qué se busco.

P: El caso Coppel, la presencia de un relator internacional, ¿qué respuesta les ha dado la Procuraduría?

LGP: Nos han respondido que ya se solicitó la ayuda, la Subprocuradora de Víctimas me dijo textualmente que ya fue a solicitar la ayuda, yo intenté verificarlo con el señor Brunori, me dijo que estaba fuera de la ciudad y no tenía él el dato concreto, esa es la información que tenemos hasta ahora.

P: El avance de la Recomendación.

LGP: Seguimos igual, la parte sustantiva es esta intervención del Alto Comisionado, esa todavía no se ha dado, lo demás tiene que ver con otros planteamientos que tienen que cumplirse a mediano plazo, todavía están en proceso de cumplimiento.

P:¿Qué opinión le merece la creación de un ombudsman para la Policía Judicial que reciba la quejas?

LGP: Bueno esa fue una recomendación que se hizo a partir del reporte de la Consulta “La policía que queremos”, ustedes recordarán que se presentó hace un año el informe y ahí se prevé la posibilidad de que exista un mecanismo, que permita garantizar los derechos de los y las policías. La razón principal es que hoy por hoy por limitaciones constitucionales y legales, la Comisión no puede entrar a conocer de violaciones a  derechos humanos de ese sector, por eso es importante que exista. Ahora, tiene que tener una serie de características que permita que sea un organismo autónomo y que sus recomendaciones puedan tener efectos vinculantes, ahí sí se puede que la Recomendación tenga aun efecto vinculante.

P: Pero va a ser puede, un órgano autónomo, donde lo va a nombrar la Procuraduría.

LGP: No, no podría ser así, no podría ser una persona que pertenece a la institución.

P: ¿De qué manera va a coadyuvar la Comisión de Derechos Humanos en este tema?

LGP: No nos han hecho un planteamiento todavía en concreto de cómo se va a resolver, tenemos una reunión los próximos días, sino me equivoco esta misma semana hay una reunión del Consejo y ahí vamos a discutir lo términos de este planteamiento. Yo no conozco detalles todavía.

P: ¿Sería suficiente que el Consejo en el cual forma parte de la Comisión de Derechos Humanos, en la Procuraduría avalara la presencia de este ombudsman, la creación de esteombudsman?

LGP: La creación de la figura está avalada, lo que no podemos avalar es que no sea un funcionario autónomo, eso la Comisión no lo va a acompañar y hasta donde puedo preverlo tampoco otros miembros del Consejo lo avalarían.

P: Los restos de este año.

LGP: En este año, atender el asunto de poblaciones callejeras, que es uno de los temas con los que cerramos el año anterior, ya tuvimos una primera reunión, un primer acercamiento con el gobierno de la ciudad y creemos que puede ser uno de los temas de inicio, también dentro del Programa  Derechos Humanos de la ciudad, ya se está trabajando en la Comisión en una estrategia integral para atender ese tema. El segundo asunto que también es prioritario y que también ya empezamos a atender es el de las sobrepoblación penitenciaria y en términos generales el de la Reforma Penal Constitucional que hay que bajarla al Distrito Federal. También ya iniciamos una serie de trabajos que están destinados a resolver ese tema  a abordarlo desde la perspectiva de derechos humanos.

P: Recientemente varias organizaciones y sobre todo twiteros y gente que se ubica en esto de las redes sociales, fue a exigir a la Comisión Nacional  una postura más firme sobre estas legislaciones de abortistas, usted, ¿Cómo ve la acción que ha tomado la Comisión realmente le ha faltado contundencia en este tema o realmente es suficiente todo lo que ha abordado?

LGP: No, a mí me parece que es necesario iniciar una discusión a nivel nacional, por supuesto con la Comisión Nacional pero también con las comisiones locales, para tratar el tema, porque el tema no es menor, es verdad que hay una importante cantidad de personas que se oponen a esta reforma o que han venido acompañando el proceso de contrarreforma respecto al tema de la Interrupción Legal del Embarazo, pero las comisiones de derechos humanos tenemos que tomar una posición pro derechos, esto es muy importante, nosotros no somos una entidad que tenga que responder a las mayorías, somos una entidad que tiene que responder técnicamente al discurso de los derechos, a la protección de los derechos humanos y en ese sentido, es importante empujar una visión que instaure una moral laica, una moral postconvencional, que respete el pensamiento de las personas y la posición de las personas, pero que no se deje influir por una sola posición. El tema justo del valor de los derechos radica en la posibilidad de que coexistan armónicamente distintas posiciones  morales.

P: … en la Comisión Nacional de que se defienden los derechos humanos de los ciudadanos, de las mujeres

LGP: Hasta donde sé ellos están valorando que acciones tomar a raíz de la presentación de estas firmas, también sé que se presentaron otra cantidad muy alta de firmas, en contrario, pero no es un debate aquí de mayorías contra minorías, ni tampoco es un asunto que pueda verse como blanco y negro. Insisto mucho en que la posición de la Comisión Nacional tiene que ser muy responsable y también tiene que ser articulada con la que tendríamos que tomar, por supuesto la que ha tomado la Comisión del DF y las que tendrían que tomar las demás comisiones de derechos humanos.

P: ¿Pero si tendría que tomar una postura?

LGP: Sí, claro, naturalmente sí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *