sábado , 4 febrero 2023

Por un Estado Constitucional de Derechos y no asistencial se pronuncia la CDHDF.

Boletín 327/2010
16 de diciembre de 2009

 

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, exhortó a proteger los derechos de la niñez porque al hacerlo se garantiza su satisfacción, y se pronunció por consolidar el Estado Constitucional de Derechos y no el asistencial.

Durante la presentación del Capítulo 22 del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal referente al tema de infancia, el cual contiene 28 estrategias para mejorar sus condiciones de vida, aseveró que el Estado está obligado a satisfacer los derechos de toda la ciudadanía.

Explicó que las dos primeras estrategias del Capítulo 22 se refieren al cambio de paradigma en la atención de la niñez y la necesidad de crear institucionalidad. “Una cosa es proteger a las personas y otra proteger sus derechos, pues cuando se plantea la idea de proteger a las personas se corre el riesgo de que se realice desde la óptica particular de quien protege”, detalló.

El Ombudsman capitalino apuntó que el crecimiento y desarrollo de la infancia está en función del contexto a su alrededor, por lo que es importante brindarles las condiciones para que puedan de manera autónoma y progresiva aprender frente a determinadas circunstancias.

“Las políticas públicas asistenciales ven a la persona, y en cambio las políticas con perspectiva de derechos se centran en su situación, independientemente de su condición”, subrayó.

Por ello, dijo, el Estado está obligado a modificar esta situación para empoderar a las personas en situación de riesgo, vulnerabilidad o discriminación.

Expresó también la necesidad de construir institucionalidad; es decir, que el Gobierno del Distrito Federal cuente con el andamiaje necesario para garantizar el ejercicio pleno de los derechos de niñas, niños y adolescentes, su protección y la reparación del daño en los casos de violaciones a sus derechos.

El Presidente de la CDHDF expresó la necesidad de armonizar las normas, las políticas públicas y las prácticas de gobierno, porque “de nada sirve una ley progresista si las prácticas siguen siendo tutelares, y para ello hay que tener tres principios: integralidad, equidad y transversalidad”.

A su vez , el Director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), Gerardo Sauri, subrayó que aun en la agenda de Derechos Humanos, la infancia se coloca como un grupo de población invisible, de ahí la importancia de que los compromisos establecidos en el Programa de Derechos Humanos sean acompañados con un presupuesto que avance en temas estructurales.

Indicó que ni en el Congreso Federal ni el local hay una Comisión de Derechos de la Infancia y eso dificulta que exista una instancia que dé seguimiento a las tareas legislativas relativas a esta población. Dijo que la Comisión que se hace cargo del tema es con frecuencia la de atención a grupos vulnerables.

Lo anterior, añadió, provoca que ciertas medidas de política pública sólo atiendan a paliar los efectos últimos de la violación a los derechos. “Es la punta del icebergde la falta de una nueva institucionalidad, capaz de proteger, promover y defender con toda la fuerza posible los derechos de la infancia”

Destacó que en el marco del 20 aniversario de la aprobación de la Convención de los Derechos de la Niñez (CDN), la Red presenta una compilación del Capítulo de Infancia del Diagnóstico y Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal, una edición de la CDN elaborada por organizaciones de la Red, y un juego de Serpientes y Escaleras con información sobre la Convención y datos demográficos de la población de niños y niñas en la ciudad.

Reconoció que ni desde la Red ni las distintas dependencias del poder público que armaron el Programa y el Diagnósticolograron que las voces y perspectivas de niños y niñas fueran incluidas; “para el 2010 debemos elevar la capacidad de las instituciones públicas y de sociedad civil de escuchar las voces de niños de manera individual y su capacidad organizativa”, apuntó.

Por su parte, el Director de El Caracol, Juan Martín Pérez García, habló de la necesidad de reconocer la diversidad de infancias, no sólo tener una imagen ideal, “porque hay niños y niñas trabajadoras, niños y niñas sin cuidado parental, indígenas migrantes, en conflicto con la ley, vinculados con el delito organizado.

Aseveró que en el caso de la ciudad de México existen exclusiones acumuladas: niños, niñas, indígenas, migrantes, viviendo en la calle, en conflicto con la ley, “a quienes la sociedad y las instituciones tienen muy poco que ofrecerles hoy, de ahí lo oportuno de la ALDF de tratar de articular y hacer trasversal lo que está fragmentado”.

También, la Secretaria de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Aleida Alavez Ruiz, señaló que si bien en la ciudad de México hay instrumentos legales para la protección de la infancia, aún hace falta fortalecer el Sistema de protección de los Derechos de la Infancia para que estos se traduzcan en planes y programas que garanticen la trasversalidad en el ejercicio del gasto público.

Dijo que la ALDF acordó convocar a una mesa de trabajo entre los poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Sociedad Civil y la CDHDF, para armonizar la agenda legislativa, “porque a los niños se les trata como objetos de protección, sin posibilidad de una voz que sea considerada en la toma de decisiones”.

Reconoció que en materia legislativa aún está pendiente si los niños y las niñas son sujetos plenos de derechos, ya que en América Latina y en México, se considera a este sector como menores, seres vulnerables de segundo orden, sin derechos o cuyos derechos de pueden vulnerar o restringir según el libre albedrío de las y los adultos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *