jueves , 26 enero 2023

Las y los migrantes padecen doble o triple victimización: CDHDF.

Boletín 329/2009
18 de diciembre de 2009

Ante la situación de riesgo y discriminación que padecen las y los migrantes en la ciudad de México, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), hace un llamado para exigir el respeto, la protección y la defensa de sus derechos.

En el marco del Día Internacional de las y los Migrantes, conmemorado hoy por los Estados parte de la Asamblea General de Naciones Unidas, la CDHDF se suma a los esfuerzos que las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), los sectores académicos y las instituciones públicas realizan para que las violaciones a los derechos humanos de este sector de la población no se queden en el destierro de la impunidad.

Las personas migrantes son consideradas en situación de vulnerabilidad y en estado de indefensión por los constantes abusos laborales y la agresión social de que son víctimas. La mayoría de las veces son doble o triplemente discriminadas por su condición de indígenas, por su apariencia física, vestimenta o por vivir en extrema pobreza.

De interior del país al Distrito Federal, de una urbe a otra, de la Sierra a la Costa, de México a Estados Unidos, del Sur al Norte, las personas migrantes buscan mejores condiciones de vida y oportunidades de trabajo, vivienda, estudio, servicios de salud, que posibiliten una vida digna.

Diariamente mujeres, hombres, jóvenes, niñas y niños, familias enteras abandonan sus lugares de origen, dejan lo suyo y a los suyos, y adquieren la categoría de personas migrantes. Se cuentan por miles, por millones en todo el mundo. Nuestro país no es la excepción y el Distrito Federal se distingue por ser el paso obligado rumbo al “sueño americano”.

Diariamente arriban a la ciudad de México con el propósito de trabajar durante algún tiempo y regresar a sus lugares de origen, o tránsito mientras cruzan las fronteras. De enero a octubre de 2009 arribaron al Distrito Federal 3 millones 512 mil 508 personas, según información del Centro de Estudios Migratorios del Instituto Nacional de Migración.

Por tales motivos, el Diagnóstico y el Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal dan cuenta de la situación que enfrenta este núcleo de la población y expone también las Líneas de Acción que las instancias capitalinas deben asumir para el respeto, protección y defensa de la dignidad de este grupo.

Entre dichas Líneas de Acción destaca a corto plazo, el capacitar y sensibilizar, desde un enfoque de derechos humanos y de género, a funcionarias y funcionarios de todos los órganos de gobierno, organismos públicos autónomos, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) y el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) sobre los derechos de las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo, especialmente de las mujeres y niñas, a fin de prevenir conductas discriminatorias o que limiten el ejercicio de sus derechos.

También sobresale el diseñar, implementar y evaluar una campaña permanente de divulgación, en diferentes idiomas sobre los requisitos administrativos o de cualquier naturaleza que deben cumplir las personas migrantes, para regular su estancia legal en el país.

Otra Línea de Acción contempla realizar un proceso de revisión, en el que intervengan OSC especializadas, de todos los programas existentes y ejecutados por las instituciones públicas en el Distrito Federal, a través de los cuales se puedan prestar servicios o materializar derechos de las personas migrantes.

Para mayor información, consultar el Capítulo 29 del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *